Category Archives: Artículos

DE LA BENDICIÓN SACERDOTAL A LA BENDICIÓN APOSTÓLICA 

Conocida como la bendición sacerdotal o Aarónica consiste en una bendición especial del sacerdote al pueblo. Dios le dio a Moisés las palabras para una bendición especial, que hablaba de seguridad, gracia y paz mediante el uso de la cual los sacerdotes debían bendecir al pueblo. 
El y Ti, son formas singulares en hebreo, y se usan para dirigirse de manera individual, aunque aquí pueden ser interpretadas como una referencia a todo Israel. Se incluye aquí en poema con tres versos; cada uno de ellos contiene dos verbos que aluden a YAWEH. Se le conoce como la bendición de Aarón o sacerdotal y muchos cristianos hoy en día la citan literalmente. 

En el mundo antiguo se creía que las bendiciones y maldiciones tenían un poder propio que podía hacer que se cumplieran. Es evidente que la fuente de toda bendición es Dios y el pecado la fuente de toda maldición. Es obvio que era la bendición de Num. 6:22-27, la que los sacerdotes debían dar al pueblo después de participar de algún ritual en el tabernáculo de Moisés, templo de Salomón, de Zorobabel y templo de Zorobabel remodelado por Herodes. Dos pequeños rollos de plata fueron encontrados en Jerusalén del siglo VI o VII a.C., y contenían esta bendición.  

El concepto de la brillantez del rostro de Dios que produce misericordia se encuentra en documentos de Mesopotamia del siglo XII a.C, así como la invocación de la carta de Ugarit pidiendo cuidado y bienestar. También se usaba en los saludos ugariticos y acadios, y la frase el Señor te bendiga y te guarde también está incluida en Hebreo en las palabras de una Jarra del siglo IX a.C. encontrada en el nordeste del Sinaí. 

La bendición apostólica de Pablo a los Corintios es el punto mas alto de la bendición sacerdotal de Num. 6:22-27. (La bendición cristiana). La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amen. (2Co. 13:14). Significa que la bendición de Números apunta a la bendición congregacional que proviene de la santísima trinidad. 

BENDICIÓN SACERDOTAL O AARÓNICA 

El Señor te bendiga y te guarde. La bendición sacerdotal comienza con lo mejor, con el origen de todas las bendiciones… El Señor mismo. Dios es la mejor bendición, no solo porque su presencia es lo que mayor satisfacción nos trae, sino también porque Él es el portador y la fuente de todas las demás bendiciones. Luego de pedir por la presencia de Dios y todos sus beneficios, pasamos a la segunda petición: “El Señor te guarde”. “Guardar” en hebreo es Shamar. Literalmente significa: poner un cerco de espinas alrededor de algo para protegerlo y cuidarlo. ¿Por qué necesitamos un “cerco alrededor”? Porque hay amenazas afuera. Después de darnos la bendición, Dios quiere que la mantengamos y que nadie nos la robe. El quiere que la guardemos, la atesoremos, la conservemos. 

Por lo general nosotros no pedimos protección sino hasta que el peligro que amenaza está sobre nosotros. Pero Dios quiere protegernos mucho antes que eso (Sal. 121:1-8). El quiere poner un cerco a nuestro alrededor para evitar el peligro. “Guardar (heb. Shamar”), es la misma palabra que se usa para obedecer, es decir, “guardar los mandamientos” (Ex. 20:6). Cuando obedecemos a Dios, Él nos guarda de todo mal. 

El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti. “Resplandecer el rostro” es una figura idiomática utilizada en hebreo. El verbo que se traduce como “resplandecer” es “OHR”, que literalmente significa: Luz. pero cuando su pueblo obedece, el Señor resplandece su rostro sobre ellos. Esto es lo que clamó David: Escucha, oh Señor, mi voz cuando clamo; ten piedad de mí, y respóndeme. Cuando dijiste: Buscad mi rostro, mi corazón te respondió: Tu rostro, Señor, buscaré. No escondas tu rostro de mí; no rechaces con ira a tu siervo; tú has sido mi ayuda. No me abandones ni me desampares, oh Dios de mi salvación. Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el Señor me recogerá. Señor, enséñame tu camino, y guíame por senda llana por causa de mis enemigos (Sal. 27:7-1). “Esconder el rostro” implica salirse de su presencia, y de su gracia. Por el contrario, cuando Dios “resplandece su rostro”, esto significa que nos lleva ante su presencia. Implica tener una buena relación con Él, y por consiguiente contar con su gracia y favor. 

El resultado de estar en la presencia de Dios, en el resplandor de su rostro, es que nosotros también comenzamos a “resplandecer”, es decir, reflejamos la luz del Señor a los demás. Esto fue lo que le sucedió a Moisés. (Ex. 34:29) Al descender del monte, Moisés no sabia que la piel de su rostro resplandecía por haber hablado con Dios. También nosotros somos llamados a ser luz, a reflejar el resplandor de Dios en el mundo. (Sal. 119:135). Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo, y enséñame tus estatutos. Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? ¡Alza, oh Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro! (Sal. 4:6) Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mt. 5:16). 

La luz será nuestra obediencia y buenas obras. De esa forma, reflejaremos al mundo quién es Dios, y lo glorificaremos. (Sal. 67:1-3) Dios tenga piedad de nosotros y nos bendiga, y haga resplandecer su rostro sobre nosotros; para que sea conocido en la tierra tu camino, entre todas las naciones tu salvación. Te den gracias por los pueblos, oh Dios y le conocemos como Él es, no nos queda más que dar gracias. (Sal. 89:15-16) ¡Cuán bienaventurado es el pueblo que sabe lo que es la voz de júbilo! Andan, Señor, a la luz de tu rostro. En tu nombre se regocijan todo el día, y por tu justicia son enaltecidos. 
Tenga de ti misericordia. En la Biblia se habla de varios tipos de “misericordia”. La que se menciona acá es “Janan” que literalmente significa doblarse o inclinarse en bondad hacia un inferior. Es moverse a favor de alguien mediante una petición. Este tipo de misericordia se conoce más como “gracia”. Es un favor no merecido. Aun así, Dios se inclina a favor de uno, en toda su bondad, y nos lo concede. Nosotros no merecemos estar en su presencia; sin embargo, ése es el deseo de su corazón. El nos creó para que viviéramos con Él. Aunque hayamos pecado, Él está dispuesto a perdonarnos y limpiarnos de toda maldad para que podamos regresar a su presencia. Esa es su gracia, su misericordia y su gran amor. 

El Señor alce sobre ti su rostro. La expresión “Alzar el rostro” se aplica a alguien que va a pedir un favor. Por ejemplo, cuando un súbdito se presenta ante el rey, lo hace con los ojos bajos, en señal de humildad. Pero cuando el rey atiende su causa y concede su petición, el súbdito puede levantar su vista y agradecer al rey. Sabiendo esto. Puede extrañarnos que esta expresión pueda aplicarse al Señor, al Rey de Reyes. ¿No somos nosotros quienes nos presentamos con humildad ante el Señor, esperando levantar el rostro cuando Él responda? Para entenderlo, debemos aprender otra expresión hebrea. 

En un sentido opuesto, encontramos la expresión de “rostro caído”, la cual se aplica a alguien que está molesto o lleno de ira. La Biblia describe a Caín con un “rostro caído” cuando el Señor no aceptó su ofrenda (Gn. 4:6). Esta misma expresión la encontramos en Jeremías: (Je. 3:12) Ve y proclama estas palabras al norte, y di: “Regresa, infiel Israel” – declara el Señor -, “no te miraré con ira, porque soy misericordioso” – declara el Señor -; “no guardaré rencor para siempre. Donde dice: “no te miraré con ira”, en hebreo literalmente dice: “mi rostro no caerá”. 

A causa de nuestro pecado, el Señor debería tener “su rostro escondido” de nosotros, al igual que el “rostro caído” en señal de enojo por nuestra infidelidad. Deberíamos ser nosotros quienes nos presentáramos ante Él con humildad, con rostro bajo. Lamentablemente, el pueblo de Dios tarda en arrepentirse. Por eso, el Señor mismo sale a buscarnos. Como Jeremías dice, Él no tiene rostro caído, no guardará rencor ni ira para siempre, porque es misericordioso con su pueblo. El Señor ha alzado su rostro –no sólo en señal de que perdona a su pueblo, sino en espera de que nosotros nos arrepintamos y regresemos a Él. “Alzar el rostro” es el equivalente a sonreír y tener una disposición favorable. 

Y ponga en ti paz. En el diccionario la definición de “paz” es la ausencia de conflicto. Pero la paz bíblica va más allá que eso. Paz en hebreo es Shalom, que literalmente quiere decir: completo. Es no tener necesidad de nada; es tener bienestar total e integral, en todas las áreas de la vida. El deseo de Dios es que su pueblo no tenga necesidad de nada y que esté en paz, sobre todo en paz con Él. Para reconciliarnos consigo, Dios envió a su Hijo para pagar el precio de nuestros pecados. Todo lo que tenemos que hacer es creer en Él, y seguirle. (Ro. 5:1-2) Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 

Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré. 

Bendición con el Nombre 

¿Cuál será el efecto que tendrá esta bendición sobre el pueblo? El objetivo de la bendición es poner el Nombre de Dios sobre ellos. Al hacerlo, el Señor derramará su bendición sobre ellos. (Num. 6:27) Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré. 

El Señor explica que lo que el sacerdote está haciendo al proclamar esta bendición sobre el pueblo es “invocar el Nombre de Dios” sobre ellos. En hebreo dice literalmente “pondrás mi Nombre (V’Simu et Shemi) sobre los Hijos de Israel”. ¿Cómo se pone el Nombre de Dios sobre alguien? Hoy se podría comparar con poner el apellido. En cierta forma, el Señor los está adoptando como hijos, como ciudadanos de su Reino. Si los Israelitas llevan el Nombre de Dios es porque ya son considerados de su familia, pues llevan su Nombre. 

Pero este privilegio no sólo implica tener las bendiciones y los derechos que eso trae, sino también las responsabilidades. Ahora somos ciudadanos del Reino, hijos del Rey de reyes, y debemos proceder como príncipes y princesas. Si llevamos el Nombre de Dios, no nos faltará nada porque el Señor bendecirá a sus hijos en todo lo que necesiten y más (Mt. 6:31-33). La bendición proviene de “conocer a Dios” –saber quién es Él, cómo es Él, de lo que es capaz, entender su carácter, confiar en sus promesas y entrar en una relación íntima, personal y profunda con Él a través de Cristo. Todo lo cual nos llevará a obedecerle y vivir como Él manda. Todo esto traerá todo tipo de bendición a nuestra vida. 

La Bendición Apostólica 

Pablo dice en su impresivo a los Corintios: La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión dl Espíritu Santo, sea con todos vosotros (2Co. 13:14). Al final de la carta el apóstol dispensa esta bendición a favor de la iglesia de Corinto y de la iglesia de Cristo de cada generación “Es la bendición apostólica”. La bendición inicia con la gracia del Señor Jesucristo: que es una frase vinculada a la salvación que es la primera y mas importante de las bendiciones que Dios ofrece al hombre que se entrega a Cristo. (Ef. 2:8-9). 

El termino gracia procede de la acepción del griego del nuevo testamento “Chari” que significa lo máximo en belleza, favor, buena voluntad nacida de amor profundo e incondicional, sin esperar nada a cambio. También alude toda obra digna de elogio con virtudes fuera de lo común. 

Los griegos disfrutaban el Chari (La Gracia) a través de la filosofía, los deportes, la poesía, el teatro, la escultura y la arquitectura. Cuando contemplaban las montañas, ríos, costas, un amanecer y el atardecer, ellos decían que estas cosas estaban llenas de gracia; por tal razón el significado de Chari también incluye las obras, acciones y pensamientos bellos. Todo lo que se considere lleno de gracia. 

La belleza de la gracia de Dios manifestada al hombre a través de Jesucristo, el hijo eterno, es donde Chari encuentra su verdadero sentido. Juan dice: Vimos su gloria, gloria como del unigenito del padre lleno de gracia y de verdad (Jn. 1:14), y reitera: pues la ley por Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo (Jn. 1.17), y Pablo dice a los efesios: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios (Ef. 2:8), la gracia del Señor Jesucristo apunta hacia la belleza de la salvación. 

El Amor del Padre 

De cuatro términos que existen en la cultura griega para amor, solo se usan dos en el griego del Nuevo Testamento, Philos y Ágape. El 1ro. trata del amor filial dispensado a la familia y amistades, en tanto que ágape y Agapao es el amor de Dios, es el amor transparente, puro, fiel y eterno. Es el amor que se sacrifica por sin esperar recompensa, es el amor mas valioso en este mundo. Una vez quebrantados los demás todos por el pecado la 1ra. Pareja humana., fue expulsada del huerto y desde entonces, Dios en su amor hacia el hombre comenzó a prometer un salvador (Gn. 3:15), el cual se hizo hombre para morir en la cruz por el hombre caído y todo lo hizo por amor. Le dio el triunfo de vida eterna con su resurrección y con el sentarse a la diestra de Dios y promesa de su regreso le vindicó. 

Jn. 3:16 es la historia de la salvación revelada en amor en miniatura (en un solo texto Bíblico), bien dice el apóstol Juan; Dios es amor (1Jn. 4:8), en esto se mostró el amor de Dios para con nosotros , en que Dios envió a su hijo unigénito al mundo, para que viviéramos por él.

En esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su hijo en propiciación por nuestros pecados. (1Jn. 4:9-10). 

La Comunión del Espíritu Santo, con todos nosotros 

Comunión significa compartir juntos, una asociación, un compañerismo con otro al hacer algo, participación conjunta, participación en el mismo pensar, comunicación, compañerismo compartido. Cada aspecto de este detalle contribuye como una llave a la restauración de presencia y gloria del Espíritu. La comunión del Espíritu de Dios no es un método, no es un programa, no es un sistema, es una relación de intimidad que se fundamenta en la sensibilidad del devoto.  

La relación creciente con el Espíritu Santo es la comunión con él. Esa comunión es la llave a todo despertamiento del poder de Dios para producir grandes moveres del Espíritu en iglesias de centros urbanos y comunidades rurales. 

Recapitulando, debo decir que la bendición apostólica está llena de gracia, belleza y autoridad y cuando es declarada o soltada sobre un pueblo se produce una activación de bendición aplicada que pasa del mundo invisible al mundo visible. Que la bendición sacerdotal y apostólica se constituyan en un norte de gracia de Dios en Cristo a favor de su pueblo. Gracia, misericordia y paz de Dios, bendiciones. 
Pastor Luis A. Reyes
Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana
809.620.1360
jfacentral@gmail.com
http://www.jesucristofuentedeamor.com

 

Advertisements

PRINCIPIOS DE LA BUENA Y MALA ENSEÑANZA

Particularidades Escriturales 

La Biblia es el libro de Dios, es el libro sagrado de los cristianos, y revela las verdades que comprenden principios y leyes del Reino de Dios. Lo que significa que todas sus enseñanzas son fieles y verdaderas. Ya que Pablo dice a Timoteo: Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. (1Tim. 3:16-17). Y Pedro dice: porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. (2P. 1:21). Y en cuanto a la verdad de la palabra de Dios, Jesús dijo: santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad (Jn. 17;17). 

Pablo dice a Tito en referencia a los requisitos de los obispos: retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen (Tito 1:9). Significa que buena enseñanza es toda la Biblia y los maestros verdaderos son aquellos que además de enseñar la sana doctrina, viven de acuerdo a ella. Porque no puede estar dividido el corazón, enseñar la verdad y vivir la mentira, la Biblia y el cielo lo reprueba. Los tales caen en el plano de falsos maestros aunque enseñan la verdad, porque no viven esa soberana verdad de justicia. 
La mala enseñanza no tiene que ver con la Biblia, sino con el hombre que la enseña, distorsionando la verdad escrita. Pedro alude a Pablo indicando la sabiduría que le ha sido dada y que conforme a ella os ha escrito. Entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras escrituras, para su propia perdición así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. (2 P. 3:15-17), pasaje demasiado entendible y claro. De los falsos maestros y falsas enseñanzas dicen los apóstoles en: 1Tim. 1:3-7, 4:1-5; 2Tim. 4:3-5, 2P 2:1-22; Jn. 4:1-6 y Judas 1:3-16. 
Los cristianos sinceros estamos comprometidos con la sana enseñanza, que se separa de las distorsiones en que han caído muchos en el día de hoy. Nada nuevo, porque en cada generación dentro de la obra de Dios siempre se han levantado falsos profetas y falsos maestros que usan la fascinación y el encantamiento para engañar los ingenuos y a muchos que están llenos de morbosidad y ansiedad por oír los nuevos inventos que estos demonios tienen que decir. Decimos con el apóstol Pablo: Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: conoce el Señor a los que son suyos; y apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. (2 Tim. 2:19).    
La Buena Enseñanza 
Comprende en la consideración literal de la Biblia en su lectura y estudio. Aunque es obvio que la Biblia tiene muchas figuras de dicción, uso acostumbrado por los pueblos del cercano y lejano oriente. 

La buena enseñanza se fundamenta en considerar la Biblia su propio intérprete, la correlación de los textos bíblicos aclara pasajes con poca claridad. 
La buena enseñanza descansa en una relación íntima del maestro con el Espíritu Santo, quien es el inspirador de las sagradas escrituras y el iluminador de sus dichos y declaraciones. 
La buena enseñanza de la Biblia fluye del sosegamiento, la concentración, la cultivación de espiritualidad verdadera, disciplina dedicación de tiempo, respeto, sensibilidad reflexiva, entendimiento vivo y la habilidad intuitiva del que enseña.  
La buena enseñanza se desprende del hecho, de ser guiado por el espíritu de Dios a ir mas allá de la letra de la palabra y tocar el espíritu de la palabra (Jn. 6:63), para llevar a los oyentes a la esencia misma, al corazón mismo de la verdad y activar la vida de la palabra. 
La llave de la ciencia de Lc. 11:52, es la llave que usa el creyente fiel, bajo la guianza del Espíritu Santo, quien abre las escrituras y el entendimiento del que estudia la palabra y hace fluir la ciencia de las escrituras para provecho y edificación de quien la enseña, y de quienes escuchan con humildad de corazón y espíritu enseñable.  
Enseñar la palabra con frescura, belleza, ciencia, revelación, y con riqueza de espiritualidad verdadera, asegura la edificación y el provecho de los oyentes. Alimento que lleva al crecimiento espiritual, en dirección de la cultivación de una estatura que se aleja de los primeros pasos del evangelio. 
La buena enseñanza depende del Espíritu Santo que revela la palabra, para que quién estudia tenga buen entendimiento espiritual, y cuando la enseña haga fácil lo difícil, use un lenguaje apropiado, práctico y entendible, que conlleve claridad y que los oyentes tengan un entendimiento ágil. El oído abierto (horadado) y un espíritu enseñable. De donde fluye la riqueza de la ciencia del Reino de Dios, es únicamente de lo espiritual, lo que no podía ser mezclado con ideas humanas, caprichos, sentimientos y cosas del folklore. Lo enseñable a considerar proviene de las sagradas escrituras solamente, la Biblia es suficiente y completa y tiene todo lo que el hombre necesita saber de su origen, presente y destino. 
La buena enseñanza se fundamenta en considerar seriamente que todas las verdades proclamadas en la Biblia, son verdades absolutas y no relativas. Principio que cierra el camino a la manipulación humana e interesada del texto sagrado. 
La buena enseñanza es como un tren cuyos rieles son el propósito de Dios en Cristo Jesús, a través de la historia de la salvación, en la cual el segundo en la santísima trinidad, Jesús, el ungido del Señor es el gran protagonista. 

La Mala Enseñanza 

Enseñar una doctrina diferente se distingue de la buena enseñanza, que la buena doctrina es de la misma clase (allos), pero la mala enseñanza es diferente (heteros), lo que significa que es contraria a la fe verdadera. (1Ti. 1:3 y 6:3). 

La mala enseñanza se origina y se desarrolla en los falsos maestros, quienes tuercen las sagradas escrituras para su propia perdición y de los que siguen sus engaños y mentiras. 

El falso maestro es el engañado por satanás, porque la palabra de Dios es perfecta (Sal. 19:7), y útil para todo lo de buen nombre, para toda buena obra en quienes la enseñan y la reciben con verdad. (1Ti. 3:15-17). 
Los falsos maestros niegan verdades fundamentales del evangelio, en cambio sirven malas enseñanzas, controversiales, perniciosas y heréticas que producen confusión, divisiones y perdición.  

A muchos creyentes engañados les atrae unirse a las causas exóticas de los falsos maestros cuya estampa está impregnada en la mala enseñanza. No debemos de tener comunión espiritual con falsos maestros ni con sus confundidos seguidores. 
Hay un común denominador en todos los engañadores que sirven falsas enseñanzas de las escrituras, y es que “toman lo de Dios como fuente de ganancia”, son inmorales, codiciosos en extremo y aman el lucro, su dios es el dinero (mamón), manipulan la gente para lograr sus fines egoístas (2P. 2:1-3). 

Los mensajeros de falsas enseñanzas que se han infiltrado en la obra de Dios se distinguen por su carácter sensual. Tienen dos grandes males: falso estilo de vida moral y falsas creencias, lo que implica falsas y malas enseñanzas. 

Las malas enseñanzas se desprenden de falsas doctrinas: que es torcer y distorsionar lo que la Biblia dice y las herejías del griego “Haireseis” que es hacer una preferencia basada en una opinión o sentimiento, lo que degenera en falta de unidad, afiliarse a un bando, tener diversidad de creencias, crear disensión y sustituir la verdad con opiniones arbitrarias. (1P. 2:1). 
La doctrina de Balaán en la iglesia de Pérgamo (Ap. 2:14), era enseñar a Israel a comer cosas sacrificadas a los ídolos y a fornicar. En tanto que la doctrina de los nicolaitas (Ap. 2:15), llevaba a la idolatría y a la inmoralidad, y la doctrina de Jezabel enseñaba a seducir a los creyentes a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos en la iglesia de Tiatira. Ayer como hoy los instrumentos del infierno de la mala enseñanza están presentes para destruir la vida de justicia y santidad de creyentes ingenuos, que son sorprendidos con la tramposería de los falsos maestros. 
La mala enseñanza fascina a los oyentes que la aceptan como buena enseñanza, pero el resultado es destrucción, radicalismo rancio, locura religiosa, ceguera espiritual, confusión bloqueo de la mente, dureza de corazón y embotamiento del entendimiento. 
Reflexión Final 

Tenemos que volver a la palabra de Dios, y no aceptar enseñanza que no esté sustentada genuinamente en la palabra. Pedro dice: Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. (1 Pedro 4:11). Y Pablo dice a los Corintios: Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿Qué os favorecerá, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina? (1Co. 14:6). Y reitera: ¿Qué hay, pues hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene Salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. 

Hágase todo para edificación (1Co. 14:26). Y a los Colosenses dice: A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre. (Col. 1:27-28). 

El Señor nos dé entendimiento de estos pasajes para que seamos edificados en el conocimiento de leyes y principios del Reino de Dios, a fin de que seamos vasijas útiles en su servicio y que sigamos firmes en la verdad del evangelio en el cual hemos sido instruidos y perseveremos. 
Gracia, misericordia y paz de Dios.

Bendiciones,

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

PRESENCIA DE DIOS; MÁS ALLÁ DE UNA ATMÓSFERA

Escrituras Diversas de Presencia de Dios

Dios le dijo a Moisés: mi presencia irá contigo y te daré descanso. (Ex. 33:14), Moisés respondió: si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí (33:15). Por el resplandor de su presencia se encendieron carbones ardientes (2 Sam. 22:13).

 En los días temprano de la era de los profetas Elías y Eliseo dicen: vive Jehová en cuya presencia estoy (2 R. 5:16). Vive Jehová en cuya presencia estoy (2 R. 3:14). Job dice: pero si el determina una cosa, ¿Quién lo hará cambiar? Su alma deseó e hizo. Acabará lo que ha determinado para mí. Por lo cual, yo me espanto en su presencia; cuando lo considero tiemblo a causa de él. (Job 23:13-15). Y el salmista: En tu presencia hay plenitud de gozo, deléite a tu diestra para siempre (Sal. 16:10).

 Dice del justo: Porque lo has bendecido para siempre; lo llenaste de alegría con tu presencia (Sal. 21:6). Venid ante su presencia con regocijo (Sal. 100:2). Tu presencia supliqué de todo corazón (Sal. 119:58). No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo espíritu (Sal. 51:11). Los rectos morarán en tu presencia. (Sal. 140:13). El rey Darío dice; Teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel (Dan. 6:26). Desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras (Dan. 10:12). El Señor Jesús a Bartimeo, mandó a traerle a su presencia (Lc. 18:40). Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio (de descanso, de paz y sosiego). La presencia de Dios está mas allá que atmósfera humana porque toca, ministra y transforma las fibras del corazón. Consecuencias que no produce la atmósfera creada por los hombres.

 El sabio Salomón dice: Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie: y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios porque no saben que hacen mal. (Ecl. 5:1). El predicador recuerda que no basta con ofrecer sacrificio de animales, lo realmente valioso es que todo el que viene a la casa de Dios tenga la disposición de obedecerle. (Sal. 15:22, Sal. 40:6, Pr. 15:8, Os. 6:6, Am. 5:21-24 y Miq. 6:6-8).

Preparación de Atmósfera Humana

Una atmósfera constituye la resultante de los elementos y circunstancias que están presentes en un lugar determinado, un condicionante absolutamente humano.

 El caso de Haina, en nuestro país: según el almanaque mundial actual, es la comunidad o ciudad que ocupa el 10mo. Lugar en el mundo, como el sitio con atmósfera contaminada y tóxica., por causa de las empresas que producen desechos químicos, sin control de medio ambiente, dichos desechos son expuestos en ríos, van al aire y produce que se respire un aire viciado, la gente se enferma mucho, sufren los niños (siempre vulnerables), y se mueren antes de tiempo, porque los cuerpos absorben todo ese veneno. (Eso es en el mundo físico).

En el mundo espiritual una iglesia puede tener un templo bien preparado y lo que es necesario, para lo que se entiende entre los hombres “una buena liturgia”. Tales como, buenos equipos de sonido y nuevos (que son necesarios), buenos músicos, con muchos estudios y grados musicales, muy profesionales, dedicados a la música, que toquen muy bien afinado, con muchas habilidades y destrezas. Un buen ministerio de adoración, maravillosos cánticos, buena entonación, afinación y armonía delicada, cánticos que suenen como mil violines al oído y el público presente entre espectadores y adoradores, mucha reverencia, pero nadie habla algo, muy importante. De todo esto se desprende que hay un buen ambiente, una buena atmosfera, las letras de los cánticos se pueden leer en las pantallas. Todo está en el punto. Hay buena tecnología, buenos músicos, buenos cantores con voces fuertes, claras, bellas y con gran entonación. Buenos oradores en la exposición de la palabra de Dios, con ministración muy aceptable.

 La atmósfera puede constituirse en un evento repetitivo sin producción de cambios, enajenada de tocar a profundidad elementos espirituales vinculados al reino de las tinieblas. Pero la presencia del Señor eclipsa poderes extraños escondidos en la disposición de la atmósfera humana. (Mc. 1:21-28). 

El Espíritu Santo en el Culto Público

El verdadero sentido y esencia de estar en la presencia de Dios, es entrar en unidad, compañerismo y asociación con el Espíritu Santo, para ser transformados en su presencia. La atmósfera afecta los sentidos, enerva las emociones, pero la presencia de Dios ministra lo interno cuando el Señor vive su vida en nosotros. 

Ahora bien, el Espíritu Santo operando en la unidad de los creyentes, es más que un ambiente creado, más que un ambiente producido, más que una atmósfera preparada. El Espíritu Santo no es una metodología, implica en su mover una revelación revelada al creyente. Significa que el ambiente y la atmósfera debe ser un resultante de la presencia de Dios, no un sustituto. La atmósfera no produce creyentes obedientes a Dios, pero su presencia sí. La prioridad la tiene la presencia manifestada de la cual se deriva el orden y el accionar de la liturgia.

Una atmósfera con un escenario de excelencia, resultante de la preparación y creatividad humana es importante, pero muy secundario ante “La presencia de Dios”, que va más allá de una atmósfera creada, vinculada a los sentidos humanos.

La presencia de Dios es mas que una función de excelencia, es más que humo, es más que fuegos artificiales, es más que gritos sin consagración, es más que bullicios vacíos, es más que emociones y sentimientos, es más que lágrimas y engranojos, es más que alegría manifiesta, es más que danzas, es más que sonido de instrumentos musicales, es más que enseres nuevos en la liturgia, es más que arte.

 La presencia de Dios es invisible, sin embargo estremece la tricotomía del hombre (cuerpo, alma y espíritu), la presencia de Dios es espiritual, opera en el hombre interior primero. Es activa, sutil, gratificante, transformadora del ser, es presencia de descanso al alma, de paz al corazón, que produce despertamiento y vida al espíritu del creyente. Es lo imprescindible, el Dios infinito, inmenso y soberano dentro y fuera del creyente activado en un mover de hermosura y sobrenaturalidad. Su presencia guía nuestro ser a su santidad solemne, a su justicia eterna, a una obediencia incondicional, a un servicio voluntario y de gozo.

Su presencia nos llama al orden de Dios, a honrar su voluntad, su presencia nos llama al regocijo, al júbilo, a la danza a la fiesta del espíritu, al banquete del reino, pero también al sacrificio, la negación de sí mismo, a rendir nuestra voluntad, sentimientos, emociones y sueños. Su presencia vive y se manifiesta fuera del tiempo de los hombres, no es un mover desesperado, el Espíritu Santo no tiene prisa, tiene su modo, estilo y manera en su mover. Nadie lo está esperando, pues su omnipresencia todo lo suple en los santos.

Honramos al Señor por esa presencia maravillosa del Espíritu Santo que por gracia nos ha llegado por su triunfo en la obra de redención. Le amamos y le exaltamos en la majestad de su señorío y en el día de su poder por lo que él es.

Reflexión Final

Muchos pasajes de las Sagradas Escrituras avalan el carácter imprescindible de la presencia de Dios en nuestras vidas, separándola de la atmósfera creada por los hombres en una estancia determinada. La presencia de Dios satisface todas nuestras necesidades y transforma todo nuestro ser, pero la atmósfera creada es percibida por los sentidos y solo mueve las emociones. ¡Que el Espíritu de Dios, nos dé la visión y el entendimiento para discernir entre presencia de Dios y atmósfera puramente humana! Dios te bendiga ricamente, Gracias y Paz.
Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

AMOR INFINITO

El amor mas que un sentimiento, es elección, simpatía hacia alguien, identificación de afectos y empatía, es una actitud de la voluntad del cristiano.
En la historia de la humanidad desde el principio hay una inclinación de amor a los que llevan la propia sangre. La familia, el clan, los vecinos que a veces son amados hasta el sacrificio, hay una especie de tolerancia para los de la nación, pero un odio declarado hacía todos los demás. Ya que el extranjero es sinónimo del enemigo potencial o real. El mundo antiguo se divide en 3 grandes grupos a los cuales se les dedicaban sentimientos distintos: amor hacia el prójimo, justicia hacia lo de la propia nación y odio y guerra hacia los que eran de otras naciones. A lo largo de los siglos se levantan voces que piden justicia y un poco de amor a connacionales (los de la nación donde se vive). Y que al extranjero se le trate con menos indiferencia.

 En la antigüedad ningún maestro predicó amor a los enemigos ante que Jesús, ni tampoco que convirtieran el amor en el centro de su mensaje. 4 siglos a.C. el sabio chino, Me-Ti, escribió en el libro Kie-Siang-Ngai, que todos los hombres debían amarse. En el fondo el sabio chino pide más cortesía y respeto, que verdadero amor.

La Doctrina de Confucio

Se Basa en la rectitud del corazón y el bienestar del prójimo, se predicaba cada amor filial y benevolencia universal, pero no condenaba el odio. En el Ta-Hio se lee: Sólo el hombre justo es capaz de amar y odiar a los hombres como conviene.

 En el Budismo

La predicación del amor termina en una forma muy alta de amor a sí mismo, porque tiene el propósito de llegar al nirvana, el supremo anhelo personal del budismo. El hermano es amado por amor a sí mismo, para ahuyentar el dolor, dominar el egoísmo y prepararse para la supresión de todo dolor.

En El Libro de los Muertos de Egipto

Libro sagrado de la religión del antiguo Egipto, se hace elogio del hombre bueno, se manifiesta la alegría de no haber hecho daño a nadie y se habla de las obras de misericordia, pero no se habla del amor al prójimo, ni del amor a los enemigos.

Entre los griegos del mundo antiguo

En el “Ayax” de Sófodes la diosa atenea dice a Odiseo que la risa mas placentera es reírse del enemigo. Sócrates Dice a Critón: No devolver a nadie injusticia por injusticia, mal por mal, sea cual sea la injusticia que haya recibido. Una vez mas florece la justicia pero no el amor.

 Entre los romanos. Séneca: Afirmó que el sabio no se venga, sino que olvida las ofensas. Pero el olvido no es el verdadero perdón, mucho menos el verdadero amor.

 En el Judaísmo. En el Antiguo Testamento hay un camino hacía el amor pero a ciegas porque a veces se acerca a las enseñanzas de Jesús pero otras veces casi se santifica el odio. En Éxodo está el ojo por ojo, y diente por diente, la invitación a no sobrepasar la justicia pero el perdón está muy lejos.

 La piedad hacia viudas, huérfanos, extranjeros y pobres de la tierra proclamada en Éxodo y Deuteronomio, no necesariamente era vivido por el pueblo de Israel. Además, era mas cumplimiento de mandatos bíblicos que amor puro y auténtico. Mas tarde Salomón dice en Proverbios no digáis: yo devolveré el mal, espera en el Señor y el té salvará. El enemigo debe tener castigo pero del Señor y no de la parte afectada. Los Salmos imprecatorios hablan por sí mismos. Tanto los rabinos, Hillel como Gamaliel resumían toda su doctrina en esta frase: no hagas a los demás lo que a ti no te gusta: esa es toda la ley, no es aún el absoluto mandato del amor, pero es una cercanía a la enseñanza de Jesús sobre el amor. El asunto es que Dios se manifiesta en el Antiguo Testamento como el justiciero, el Dios de la justicia y de la misericordia (Sal. 136 y Miq. 6:7-8). Y en el Nuevo Testamento como Dios de amor (1Jn. 4:8).

Jesús y el Amor

La gran revolución de Jesús inició con un cambio de eje de la moral; la palabra “Amarás” pasa a ocupar el centro de su mensaje. En el sermón del monte el Señor derriba del trono de los hombres el egoísmo y establece el amor. Va mucho mas lejos que nadie con una demanda radical, la mas absurda posible, “El amor a los enemigos”, lo que pide el Señor no es ir más allá de lo que señala la justicia, sino hacerlo por amor, contrario de lo que pide la justicia. Yéndose por el camino extremo del amor y del perdón. (Es el centro y esencia de la fe cristiana), y locura humana. (Mt. 5:43-48). Jesús empezó la gran y verdadera revolución en este mundo “La revolución del amor”.

El Gran Mandamiento

La vida del Señor es la expresión misma del amor del Padre hacia el hombre que está vinculado con la enseñanza de Dios como Padre de amor (Es la gran aportación de Jesús a la historia). En Jesús el amor no es una aportación teórica, no es consejo de un moralista, ni un superávit humano. Para Jesús el amor no es una actitud moral ni un simple sentimiento. Para Jesús amar es estar vivo, no amar es estar muerto. Amar es empezar a vivir, es estar con Cristo. No amar es estar lejos de Jesús. Para el Señor el amor es la verdad, es condición imprescindible para que algo sea verdad, a quien le es revelado el amor, el Espíritu Santo le ha revelado a Jesús: el amor es encontrar el camino de la verdad y la vida. Papini dice que el sermón del monte es la carta magna del nuevo linaje de hombres justos, verdaderos y fieles unidos al Padre en Cristo por el vínculo eterno del amor, que aleja la miseria humana del egoísmo.

El Amor Tridimensional (el nuevo amor enseñado por Jesús)

El amor evangélico es tridimensional: 1ro. Hay un amor que viene de Dios al hombre, (Jesús reveló que Dios nos ama). 2do. Hay un amor que sube del hombre hacía Dios, (Jesús reveló que Dios quiere ser amado). 3ro. Hay un amor de los hermanos entre sí, (Jesús revela que el amor a Dios y al hermano son inseparables).

 a) Grupos carismáticos exaltan el 1ro. solamente., b) grupos piadosos solo se preocupan por el 2do., solamente. c) grupos sociales que solo se preocupan por el 3ro., solamente.

 En Mc.12:29-31, Jesús une (Dt. 6:5 y Lv. 19:18), para Jesús el amor a Dios es fundamento y origen del amor a Dios. Jesús va mas lejos enseñando el amor a los enemigos (Mt. 5:43-47). El Dios del Antiguo Testamento es bueno y clemente, pero es sobre todo justo. El Dios del Nuevo Testamento es sobretodo Padre, es Dios que perdona y que crea en Jesús una nueva familia. La ley de esa familia es el amor; amad a vuestros enemigos para que seáis hijos de vuestro Padre celestial. El que no ama no es hijo, el que ama es simiente del Padre.

 Amor de Dios

Para Jesús Dios es el único bueno (Mc. 10:18), el Padre amoroso (Mt. 5:45 y 6:9), que busca la oveja perdida (Lc. 15:4-7). Es Dios que busca y acoge lo que se había perdido (Lc. 15:2). Y Juan dice: En esto consiste el amor no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que el nos amó primero a nosotros (1Jn. 4:10), hemos conocido y creído el amor que nos tiene Dios (1Jn. 4:16), en esencia Dios es amor (1Jn. 4:8-16), el que permanece en el amor, en Dios permanece y Dios en él. (1Jn. 4:16). No puede haber un culto al Dios del amor, que no sea un culto de amor.

 Jesús dijo: me has amado desde antes de la fundación del mundo (1Jn. 17:24), les has amado a ellos como me ha amado a mi (Jn. 17:23), y yo les he hecho conocer tu nombre y se lo haré conocer para que el amor con el que me has amado esté en ellos y yo en ellos (Jn. 17:26). Como el Padre me ha amado a mí, así os amo yo a vosotros (Jn.5:9). Jesús reconstruyó la paternidad de Dios (Jn. 11:41, 16:32; Lc. 23:46). Dios quiere ser amado, es el amor al Dios que se ha mostrado a través de Jesús. Amor al hombre, parábola del buen samaritano. (Lc. 10:25-37).

 El amor de Jesús no es platónico, es amor sincero, por eso nos advierte del pecado y fuego del infierno, por eso nos reprende y amonesta. Disfrutemos al Dios de amor, al salvador de amor y al espíritu de amor en el servicio de amor.

 Reflexión Final

El amor ágape es el amor puro, transparente, desinteresado, fiel y eterno, es el amor de Dios. El carácter, la naturaleza y la esencia misma de Dios es amor (1Jn. 4:8). Ese amor infinito se ha manifestado al mundo a través del Señor Jesús, el hijo eterno quien amó a todos de manera incondicional a tal punto que dio su vida por la humanidad de cada generación, el Padre lo envió y él quiso venir a morir por nuestros pecados, enfermedades y males, a fin de que seamos felices en este mundo. Y por su resurrección tengamos la esperanza inigualable de vida eterna. Cristo te ama, pero también espera ser amado por ti. ¿Por qué no recibes su amor ahora? Confiésale como único salvador personal, solo uniendo el corazón con la boca, creyendo para justicia y confesándole para salvación (Rm. 10:9-10). ¡Echa mano del don de la vida eterna hoy!

En el nombre de Jesús. Amen. Bendiciones y Paz.

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

Biografía

1. Vida y Ministerio de Jesús de Nazaret – José Martín Descalzo

2. Los Cinco Lenguajes del Amor – Gary Chapman

 

 

 

 

 

Cómo Predicar un Mensaje Evangélico

IGLESIA JESUCRISTO FUENTE DE AMOR, INC.


SEMINARIO DIRIGIDO A PREDICADORES

I. NACIDO CON UN DESTINO

La persona marcada con un destino es llamada desde su nacimiento. Para lograr ejercer ese llamado es necesario que la persona tenga la certeza y la seguridad en su corazón de que ha sido llamado por Dios.

Existen personas que suelen decir que en verdad no se siente llamados a lo que están desempeñando, lo cual es un caso que deber ser revisado, porque el verdadero llamamiento queda confirmado en el interior de cada persona.

¿Y quién da el don al que ha sido llamado? Todos los dones son dados por Dios conforme al propósito a que cada uno ha sido llamado.

Jeremías 1:5

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

Romanos 8:28 

“28Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.”

Los dones no pueden ser dados o creados por el hombre, sin embargo, el que ha recibido un don de Dios tiene la responsabilidad de que sea pulido y desarrollado. 

II. VOCACIÓN AL MINISTERIO CRISTIANO

Es bueno dejar claro que no hemos pagado ningún precio: Los dones son un regalo por la ascensión de Cristo. Los hemos recibido por gracia.

1 Pedro 4:10

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”

¿Cómo podemos saber o identificar cual es nuestra vocación? Pues hay tres tipos de confirmaciones que debemos recibir que nos ratifican nuestra verdadera vocación o llamado.

1. Lo que hacemos nos tiene que gustar: En nuestro interior debe arder la pasión por lo que estamos realizando y sentir que verdaderamente nos gusta.

2. A la gente le gusta lo que haces: El don “luego de ser trabajado y pulido” tiene que ser evaluado también por las personas que lo ven puesto en práctica, no con esto buscaremos la admiración de la gente pero un don destacado difícilmente pase por alto entre personas cristianas maduras que nos puedan ayudar a confirmar que lo que estamos desempeñando resulta de edificación.

3. Recibes el respaldo de Dios: La providencia espiritual o fluidez como también la providencia material se puede observar claramente cuando Dios es que ha puesto el don.

 

¿Qué nos corresponde a nosotros hacer para sentirnos confirmados?

• Dedicación: Es necesario que el don sea pulido. La preparación y el estudio con profundidad de la palabra es indispensable y algo que amerita tiempo y alta dedicación de la persona, además debe adquirir material que le ayude con el estudio. 

• Orar por sabiduría: La revelación de la palabra se conquista en la oración. Todo buen predicador debe dedicar tiempo a la oración personal para que pueda recibir la asistencia del espíritu santo y sabiduría.

• Revelación de Dios: Debemos apegarnos a la palabra revelada por Dios, lo revelado es para nosotros, por lo que se deben evitar las interpretaciones humanas que carecen de apoyo bíblico o que contradicen el sentido general de las escrituras.

• Consagración: Buscar continuamente una vida aprobada por Dios y totalmente apartada del pecado es imprescindible para todo predicador que decide hablar de lo que Dios ha dicho.

III. CONSAGRACIÓN DE LOS PREDICADORES.

El que va a repetir la palabra de Dios debe tener una lengua muy santa y estar constantemente en la presencia de Dios. Ese es el fundamento en el ministerio de la palabra, conectarse con Dios y entrar en su presencia para luego poder salir y hacer una declaración profética, “verdades sembradas” en la persona que escucha, pero esa conexión no se debe procurar el día que predicamos el mensaje o pocas horas antes de subir al pulpito, sino que es un estilo de vida que debe estar latente en cada decisión que tomamos día tras día.

Es bueno dejar claro que si no se está predicando de la Biblia no es un mensaje, ya que un mensaje se fundamenta en la Palabra de Dios. Durante la predicación se debe mostrar la consagración del predicador, esta se muestra en que su predica no es su propia idea ni mucho menos su persona o experiencia personal sino lo que dice la palabra. 

IIII. ELEMENTOS DEL ÁMBITO DE LA PREDICACIÓN.

Existen elementos claros que se observan en el ámbito de la predicación:

a. Emisor: Es el responsable en emitir la idea sobre un pasaje leído. Tienen un gran compromiso ya que el receptor no tiene en ese momento la oportunidad de participar activamente o pedir una mayor aclaración o profundización del tema que se está tratando, por tal razón las ideas declaradas deben ser coherentes, claras, entendibles y digeribles y deben incluir la información suficiente que necesita el receptor para entender de lo que trata el mensaje.

El emisor debe tener carácter y seguridad en la voz, pues debe estar en la capacidad de poder declarar lo que Dios dice sin titubear. Su voz debe ser entendida por lo que su tono debe ser apropiado. El tono de su voz debe ir acorde al mensaje que predica, por lo que debe tener un dominio de las inflexiones y estar en la capacidad de detectar cuando debe enfatizar o resaltar una verdad declarada.

Ej.: Expresiones de aflicción o tristeza deben emitirse en un tono suave y dando respeto a lo que se está diciendo, jamás podemos resaltar una situación de tristeza con tono de alegría porque estaría proyectando lo contrario a la idea que están transmitiendo nuestras palabras.

El objetivo primordial del emisor es conectar con el público, involucrarlo en la declaración del mensaje. Se pueden hacer repeticiones de una declaración, logrando así, captar la atención y dejar sembrada la verdad declarada.

Durante la predicación se debe incluir la creatividad para evitar el aburrimiento del oyente. Hay que lograr un despertar en el público y una respuesta positiva, logrando así un ambiente interactivo.

Estamos en una cultura rica en gestos, hay que cuidar de no usar gestos que den motivo de burla o que destruya o dé motivo de burla o risa al público, y peor aún se pierde el sentido de la predicación, ya que bajo ese ambiente difícilmente alguien reciba el mensaje que inicialmente pensaba transmitir.

b. Receptor: Es aquella persona a quien va dirigida la predica o mensaje; realiza un proceso inverso al del emisor, ya que descifra e interpreta los signos elegidos por el emisor; es decir, descodifica el mensaje.

Nota: En los primeros 5 minutos el receptor preparado puede detectar si hay conocimiento bíblico en la persona que está emitiendo el mensaje.

c. Mensaje: El mensaje siempre debe estar centrado en la persona de Cristo, con los principios y leyes del reino; debe ser un mensaje lleno de verdades e ideas claras, “grandes verdades”. Un mensaje debe ser juzgado por la cantidad de verdades que contenga. Todo análisis bíblico y teológico debe llegar a la persona de Cristo. “Cristo es el mar, y todos los ríos deben llegar a Él” pues debemos tener claro que el sentido general de la escritura es el mensaje de salvación que es por medio de Cristo y nosotros como predicadores hemos sido enviados a llevar estas buenas nuevas de salvación.

V. ASPECTOS DE LA PREPARACIÓN DEL MENSAJE.

Antes de arrancar debe buscar alinearse con Dios a través de la oración. Adicionalmente hay pasos claves que no deben ser violados para poder trazar correctamente la palabra de verdad.

a. Observación: ¿De qué predico? La observación es para elegir el pasaje apropiado para el momento y el lugar apropiado. El proceso de observación es precisamente para ver, buscar pasajes, ayudarse con libros auxiliares y concordancias de la Biblia para poder determinar y establecer los límites de lo que se va a decir.

 Por ejemplo: Si le toca disertar la palabra en su iglesia, haga la elección del pasaje conforme al momento que este atravesando la iglesia. Si por el contrario va de invitado a una iglesia es bueno orar a Dios con insistencia pues imagínese usted en una iglesia de mucha necesidad espiritual o de poco crecimiento espiritual y que usted no sepa llevar un mensaje fresco, digerible y claro sino que por el contrario le caiga a palos y correcciones fuera de lugar que no edifican sino que más bien condenan a la persona haciéndola sentir culpable. 

2 Timoteo 1:13

“Retén la forma de las sanas palabras que de mi oíste, en la fe y el amor que es en Cristo Jesús.”

 La persona que no tenga verdades claras que no predique, ya que cae en necedad y los necios no tienen nada edificante que decir.

Es necesario que la persona que predica tenga una preparación: hay hermanos que quieren predicar pero que no se quieren preparar. Para predicar hay que prepararse.

b. Investigación: Hay muchas verdades incluidas en los pasajes que la gente no ve. Un predicador deber tener: diccionarios, concordancias, compendios, etc. Pero la frescura y la belleza para presentar esos pasajes te la dará Dios.

 Hay que tener suficiente información para poder hacer una plataforma que incluye lo sociológico, étnico y cultural, cuidándonos para lograr transmitir algo que no se le olvide a nadie.

c. Predicación: Cuando te llega el momento de iniciar la predicación te deben entregar un ambiente ya preparado, pues por lo general se predica luego del tiempo de adoración y ya los corazones de los receptores están en la disposición de recibir la palabra de Dios, ese ambiente no lo puedes dejar caer, tienes que tener libertad y fluidez para hablar, no puedes llevar inseguridad ni tensión al púlpito. Tienes que tener una concentración para poder mantener el mensaje.

Los mensajes no se deben fundamentar en la subjetividad, no se puede basar tu mensaje solo en testimonios, a menos que sea un mensaje evangelístico, que resultaría apropiado para inconversos, pero una iglesia no crece solo con testimonios, crece con la palabra de Dios. “Hay que predicar de la palabra de Dios” y los testimonio que sean bien cortos y solo para iluminar un poco la verdad de la palabra, pues hay que tomar en cuenta que nada mejor que la misma Biblia para buscar ejemplos de cualquier hecho que queramos resaltar, así que buscar un personaje o un hecho en la Biblia resulta mejor que testimonios personales. Por ejemplo, si quiere hablar de sanidad es más recomendable buscar una sanidad hecha por Jesús que usted hablar de cuando Dios usó a un hermano para sanar a un enfermo ya que le da más fortaleza y fundamento irrefutable a la predicación.

2 Timoteo 2: 14-16

“Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. Procura con diligencia presentarte ante Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.”

Para ayudarnos a desarrollar el don de la predicación lo correcto es empezar por los inconversos.

 Es bueno tomar en cuenta que para poder citar hechos de la Biblia hay que tener la investigación completa, no se puede contar de la mente sin saber los detalles del hecho que queremos señalar pues podemos caer en pronunciar nombres o pasajes incorrectos o peor aun confundir dos hechos de tiempos diferentes que nada tienen que ver.

 d. Evaluación: Es necesario que el emisor procure la evaluación del mensaje. Hay que dejarse evaluar, ya que muchas veces es difícil que nosotros mismos nos demos cuenta de cuáles son las debilidades y los aspectos que necesitan ser trabajados para mejorar. La evaluación debe ser realizada por una persona con experiencia y preparada que nos pueda señalar cualquier uso incorrecto de las escrituras o cualquier vedad bíblica que fue incorrectamente aplicada o que pudiera resultar de confusión para el oyente.

 Dentro de los errores típicos durante la predicación de un mensaje podemos señalar los siguientes:

♦ Uso de muletillas: No se tienen recursos para dar ideas coordinadas, así que, en momentos en los que es mejor callar “hacer una pausa de silencio” se introduce una frase o palabra y se continúa repitiendo en todo el desarrollo del mensaje. Comúnmente la letra “e” o frases como “bendito el nombre de Dios” esta última es bien utilizada si en un momento específico queremos hacer un énfasis, pero cuando hacemos una repetición constante y lo repetimos al final de cada oración lo convertimos en una muletilla para no quedar callados buscando inconscientemente la manera de hablar continuamente.

♦ Buscar dar emoción: Cayendo en gritos sin sentido y brincos locos innecesarios que nada tienen que ver con lo que se está hablando.

♦ Ir sin una semilla para sembrar: Es una falta de respeto hacia los receptores el subir a un púlpito sin nada que sembrar.

♦ Problemas de dicción: Usar una letra por otra, la mala pronunciación de las palabras o el uso incorrecto de términos o definiciones es de gravedad al momento de predicar un mensaje, pues resulta en mucha distracción para el oyente y si pudiera ser hasta motivo de bochorno o burla de la persona que está llevando el mensaje. Por ejemplo, el poner la “S” o la “L” donde no va.

 Si se tiene problemas de dicción hay que trabajarlo para corregirlo y la mejor forma es procurar practicar hablando de forma correcta todo el tiempo, no solo al momento de la predicación, para lograr así una verdadera corrección. (Corríjalo en el día a día no durante la predicación). Usar una dicción distinta a la que usted usa diariamente es cuesta arriba y lo más probable es que no logre decir todas las palabras correctamente o que esto le presione durante la predicación impidiéndole concentrarse en el mensaje y la parte espiritual. Es necesario tener una buena pronunciación, pues recuerde que usted es un comunicador del reino y que el denuedo Dios se lo dará pero tiene que hacer la parte que le corresponde.

 ♦ Tensión extrema: Los niveles de tensión durante la predicación son algo normal, porque vas a presentar la palabra del que creó todas las cosas, sin embargo a través del dominio propio, estos niveles de tensión deben ser controlados y no deben impedir que se den ideas coherentes ni mucho menos limitar la voz y que esta no logre salir de forma apropiada, si ya usted fue bien preparado, descanse en Dios y no permita que la tensión sea un bloqueo para predicar el mensaje.

VI. ELEMENTOS DE LA PREDICACIÓN.

La parte principal para la preparación de un buen mensaje es conocer los elementos de la predicación para poder separar correctamente las partes del mensaje y transmitir una idea clara y precisa al que nos estará escuchando.

Siempre se da inicio con la lectura del texto base elegido y se da el tema bajo el cual se estará predicando la palabra. El tema debe ser claro y se puede repetir dos veces al dar inicio para que quede gravado, hay que aclarar si pertenece a una serie bajo la cual se está predicando y también en los casos de que sea una campaña. Jamás se deberá insistir en repetir durante todo el mensaje el tema pues esto quita la concentración del contenido del mensaje. Igualmente, se debe considerar el NO repetir insistentemente el nombre de un personaje bíblico porque podemos caer en exaltar a la apersona y el nombre en que debemos insistir en repetir es el nombre que es sobre todo nombre “Jesús”. 

Luego de leer la cita base elegida para ser explicada se debe hacer una oración presentando el mensaje.

Hay que tomar en cuenta el saber dividir y coordinar las partes de un mensaje, y saber separar correctamente sus elementos. 

Los elementos de la predicación son:

 a. Exordio: La introducción se debe comenzar con voz suave. Debe estar relacionada directamente con lo que queremos hablar y debe servir para traer definiciones de hecho o palabras, aclaraciones culturales que se involucran en la cita leída o una historia del personaje que ilustre para llegar a la condición actual que se refleja en el pasaje. Esto quiere decir que durante la etapa de la investigación se deben considerar los elementos que se van a incluir en la introducción y ponerlos por escrito para que puedan ser debidamente estudiados o en caso de que lo amerite bien resumidos para tenerlos a la mano durante el mensaje.

 La mejor parte del mensaje debe ser el inicio, porque es la parte donde se debe conectar con el emisor y darle la información suficiente para preparar la tierra para proceder luego con la siembra de verdades. En el exordio o introducción se debe declarar palabras claves y atraer la atención de la gente para lograr su atención, lo cual se puede hacer con preguntas que resulten claves para ser explicadas a la luz de la palabra mientras se predique el mensaje.

Si le invitan a predicar a una iglesia no es bueno que se introduzca cantando una canción, PREDIQUE. Que alguien lo presente, agradezca la invitación y vaya directo al punto (al texto), luego de la lectura ore por el mensaje pues debe recordar que su invitación fue para la predicación del mensaje y la parte de la adoración ya pasó. 

b. Cuerpo del Mensaje: Es ir al centro del mensaje, a la aplicación de la palabra. El cuerpo es el desarrollo, “la explicación de las escrituras y también la aplicación a nuestro tiempo actual.” Hay personas que tienen necesidad de una buena siembra de la palabra porque solo visitan la iglesia los domingos y deben ser muy bien nutridos. Si usted no es una persona capaz de nutrir a los demás, mejor deje eso.

Hay errores típicos que deben ser eliminados al momento de hacer la aplicación de la palabra, por ejemplo, el hablar en términos de “ustedes” que suena acusador, se debe decir “nosotros”. No se meta en lo malo señalando pecados “edifique”, no mencione líderes, ni pastores, simplemente no se meta en eso ni mucho menos con intención de usarlos como malos ejemplos.

 Se puede incluir en momentos oportunos una anécdota “corta y precisa” que entone el mensaje expuesto. El mensaje es para producir transformación, si no produce transformación, si no hay cambios, el predicador podría estar sembrado “NADA”.

 Puntos claves que deben ser considerados durante el cuerpo del mensaje:

• No podemos ser ministros mudos, que hablan y es como si no dijeran nada. Es mejor dar masas de verdades y sin pulir, que ofrecer un plato de porcelana china con una tajada de “NADA”. (Charles Spugeon).

• El conocimiento no es lo que define al predicador. El ministro debe ser un mensajero real del cielo.

• Las enseñanzas deben ser exactas, cuidando siempre de evitar interpretaciones equivocadas de lo que dice un pasaje de la Biblia.

• El uso de las palabras pudieran ser hojas de higuera para cubrir la ignorancia y caer solo en palabras muy elocuentes para finalmente dar un mensaje vació que carece de significado o fundamento.

• El mensaje debe estar basado en el texto leído.

 • La exégesis no debe caer en el libertinaje. No se puede fusilar la palabra, no puede festinar las cosas. Se debe mantener la literalidad.

• No copie un libro para luego repetirlo, incluya su propio mensaje, lo que Dios trató con usted durante el tiempo de oración por el mensaje.

El mensaje persuade cuando lo que se dice es la palabra de Dios. Cuando se hace la exégesis correctamente el espíritu santo persuade al receptor. El predicador debe dar un mensaje edificante lleno de esperanza y consolación. (Debemos edificar con los mejores materiales no con madera, heno y hojarasca, sino con oro, plata y piedras preciosas.)

Cuidémonos de no dar comida cruda. Es mejor verdades limitadas y sencillas pero cocinadas y preparadas para ser digeridas. Los pensamientos deben ser coherentes y estar ordenados como tropas en un ejército, así el orden, que es Ley del Reino, no debe ser descuidado por los embajadores del cielo.

Para predicar un mensaje correctamente debes identificar, dentro del o los pasajes a usar, las grandes verdades bíblicas que pueden contener. Es recomendable hacer un listado de las grandes verdades.

Ejemplo:

Grandes verdades de la vida de Saulo

– Dios no miró su pasado.

– El que ataca a la iglesia ataca a Dios.

– Dios restaura y tiene misericordia.

 c. Conclusión del Mensaje: No se puede dejar el mensaje en el aire, es necesario aterrizar todo lo que estábamos hablando. Haga un recuento o resumen de las grandes verdades que incluyó en su mensaje, logrando así dejar una idea clara de lo que usted habló. No es que repita todo lo que dijo, solo concéntrese en la idea central y concluya con algo que cierre todo lo que usted a dejado establecido por la palabra. En todo mensaje al concluir siempre se bebe hacer el llamado a las personas que no han aceptado a Cristo como salvador de sus vidas.

d. Ministración: No diga lo que va a pasar, no hable, no manipule, no sugestione, no juegue con las emociones de la gente. Si usted va a ministrar hágalo conforme a la palabra de Dios. Si usted es evangelista debe de durar cómo máximo media hora predicando y hacerlo con un juicio y entendimiento claro. Es necesario saber imponer las manos con sabiduría, si le toca ministrar a una persona del sexo opuesto no debe tocarla en el cuerpo, la Biblia apoya la imposición de manos en la cabeza de la persona, la cual no debe imponerse con ligereza.

VII. SOBRE LAS ILUSTRACIONES Y LA ATENCIÓN DEL PÚBLICO.

Las ilustraciones traen claridad en un mensaje, es necesario dar ejemplos en la aplicación de la palabra, siempre y cuando aclaren y no confundan el mensaje. Las anécdotas o ilustraciones deben ser limitadas. Es preferible que sean de la vida real. Un mensaje sin anécdota es un mensaje sin ventana, que no permite que el receptor mire el panorama de lo que está planteando. Evite confundir una pequeña anécdota con un testimonio.

Nunca se debe subestimar al público receptor pues siempre hay personas que están muy atentas al mensaje, incluso en ocasiones muchas de estas personas poseen un mayor conocimiento, por ende evaluaran constantemente cada palabra que sale de nuestra boca. El uso de aplausos no es solo para alegrar el momento y para ambientar la predicación sino que también proveen una pausa que el predicador puede utilizar para pensar, y descanso de la mente del oyente. 

VIII. SOBRE LA VOZ Y LA ESPONTANEIDAD.

Hay que soltar la voz (Inflexiones de la voz = cambios de la voz). Sacar la voz del diafragma, para no forzar las cuerdas vocales y aprender a subir y bajar el tono.

Tiene que disciplinar el tono de voz ya que este debe ser espontáneo. Es preferible no buscar palabras raras y rebuscadas del diccionario, ya que pudiera dar a notar la dificultad de decir dicha palabra por no ser parte de su vocabulario tradicional dejando de esa manera de ser espontáneo en lo que dice. Cuando señale verdades tiene que subir el volumen de la voz, modular su voz y aplicar las inflexiones correctas.

 El púlpito no debe ser usado para promulgar ideas propias y pueriles (infantiles), sino para usar toda la fuerza de juicio, memoria, imaginación y elocuencia en la predicación del evangelio. Lo primero deber ser la espiritualidad combinada con la elocuencia e ideas claras. La fluidez en el mensaje y la agilidad son muy importantes, esto se debe de tener bien claro.

Tips para la voz antes de la prédica: Usar agua tibia con sal. Afloja y elimina la flema que se acumula en las cuerdas vocales. Debe tener cuidado y guardar su voz. ¡Cuídela!

Vencer el miedo: Tiene que estar seguro de lo que está hablando. No improvise. Sepa que hay un pueblo que atentamente le escucha. ¡Enfoque su don! 

IX. SOBRE LA APARIENCIA DEL PREDICADOR.

La forma de vestir es importante: evite la mala combinación, informalidad y estar despeinado.

La mujer: Tiene que darse un toque especial y debe vestir formal. Debe cuidar la apariencia que proyecta, ya que debe ser de santidad y no de sensualidad. Debe tener una imagen espiritual, cero ropas apretadas; evite a toda costa vestimentas transparentes. Evite artículos que distraigan la atención del público del mensaje como grandes adornos u ornamentos, sea sencilla, recuerde que la atención debe estar en lo que usted dice no en usted. Vista siempre con decoro evitando así que el ambiente espiritual se torne carnal, recuerde que cada ocasión tiene su ética de vestimenta y lo establecido para la mujer en la iglesia son ropas que no resalten su figure sino que resulten elegantes y con colores no escandalosos.

El hombre: Nunca use pantalones “salta charcos”, debe estar claro de su correcta medida para que todo esté a su justa medida. La higiene y la elegancia deben ser características en el predicador, un hombre sin afeitar y mal pelado resulta poco convincente. Evite el uso del jeans pues es una prenda sport y no para usar de noche, rompe con la formalidad del predicador. Cuídese de combinaciones extravagantes o llamativas que distraigan la atención del público al mensaje. Su vestimenta debe ser de corte formal, con corbata. Recuerde que es un ministro de la palabra del reino.

X. CLASES DE MENSAJES Y TIEMPO DE DURACIÓN.

Un buen mensaje refleja espiritualidad y tiene que estar basado exclusivamente en la palabra de Dios.

Clases de mensajes

• Textuales

• Expositivos

• Sistemático

• De uno o varios personajes

Por su marca ministerial

• Evangelístico

• Pastoral

• Didáctico 

El Mensaje Textual es el mensaje que se fundamenta en un texto bíblico, el cual se estudia cuidadosamente y se utiliza cada una de sus partes como guión de desarrollo o bosquejo. El mensaje textual puede ser apoyado con textos similares en otros libros de la biblia.

 El Mensaje Expositivo debe ser preparado con alto contenido bíblico y con demostraciones reales que han podido ser observadas en la actualidad. Se incluyen demostraciones de hechos históricos y tienen como mayor objetivo la enseñanza de la palabra del reino. La persona que prepare estos mensajes debe estar muy preparada y saber las diferentes fuentes de información que deben ser incluidas para dar veracidad a los hechos incluidos en lo que se está exponiendo principalmente las historias bíblicas que el predicador debe aprenderlas muy bien.

El Mensaje Sistemático comprende mensajes predicados en forma continua de los versículos dentro de un capítulo de la Biblia, o de un capítulo tras otro en un libro de la Biblia. También puede hacerse por secciones o grupo de capítulos de un libro de manera continua o subsiguiente.

 El Mensaje de Uno o Varios Personajes comprende el mensaje que se enfoca en uno o varios personajes de la biblia, que se puede hacer contando la historia completa, o solo de lo mas importante de su vida, destacando particularidades determinadas. Cuando se trata de varios personajes se destacan particularidades similares u opuestas.

El mensaje evangelístico está enfocado al llamamiento de la persona al arrepentimiento y va directamente de la mano con la vida eterna. El evangelista no se puede concentrar en hablar del infierno como hacen muchos, para luego hacer un llamado al que muchos pasan por temor. No se puede separar el mensaje de arrepentimiento de pecado de la sangre de Cristo porque si nos enfocamos en el pecado de la persona llegando al hostigamiento y la culpa para solo al final decir “la sangre de Cristo te limpia” es mejor hacer énfasis en el amor de Dios que envió a su unigénito para que todo aquel que en el creo no se pierda más tenga vida eterna. Además, los evangelistas están llamados a la demostración de los dones de Dios durante la ministración, por lo que sus mensajes son llenos de verdades del mensaje de salvación y cortos para que puedan tener tiempo de la ministración del don, ya sea de sanidad, ciencia o profético.

 El mensaje pastoral debe nutrir y edificar. El pastorado sostenible se fundamenta en la enseñanza. Las personas llegan a la iglesia a escuchar y a nutrirse con la palabra de Dios. El mensaje pastoral puede complementarse con el impacto evangelístico, considerando que hay todo tipo de público cuando se está predicando el mensaje.

 El pastor está llamado a ser maestro, pues su trabajo es el de nutrir a la congregación. La combinación de la sabiduría del pastor con la ciencia del maestro causa un gran impacto considerando que el mensaje del ministro depende mucho de la ocasión o condición espiritual que esté viviendo la persona.

 El mensaje pastoral debe ser muy coherente, lleno de palabra de vida y enfocado al crecimiento espiritual de toda la iglesia, evitando concentrarse en hechos específicos de algún miembro, sino que como mensajero del reino debe llevar un mensaje que nutra a toda la congregación sin importar su estatus o situación actual, pues es el espíritu santo que se encargará de dar a cada uno su parte. Un pastor rara vez es breve en sus predicas. La Biblia es un libro muy sencillo pero muy complejo.

 El Mensaje Didáctico comprende en la exposición que se fundamente en la enseñanza de la palabra de Dios, con el fin de comunicar principios y leyes del reino de Dios para crecimiento del oyente. En este tipo de mensaje se importantiza la explicación de las escrituras, lo que se aleja del mensaje folklórico y emociones humanas intranscendentes.

Lo que debemos de evitar en los mensajes de sanidad interior, avivamiento y unción.

• De Sanidad Interior La predicación tiene una influencia grande en la gente y no puede ser utilizada para manipular. Durante la predicación usted está en posición de influenciar en las emociones del público, así que debe moverse espiritualmente pues es Dios a través del Espíritu Santo quién debe producir el impacto en las vidas nunca la manipulación. Es lógico que cuando se esté desarrollando el mensaje muchas personas lloren, pero siempre debe ser porque el Espíritu Santo esté impactando sus vidas y no porque el predicador se valga de tácticas o mecanismos dramatizando situaciones de tristeza para afligir el corazón del receptor, logrando con eso un toque en las emociones que muy alejado está de una herida sanada por el espíritu santo.

• De Avivamiento y de Unción: La unción se puede confundir con alboroto. La unción no está en los énfasis (no se confunda), es importante hacer los énfasis correspondientes e incluso las pausas necesarias pero no es correcto hacer uso de las diferentes inflexiones de la voz para producir tristeza o alegría en la gente cayendo así en manipular las emociones con nuestra voz.

 XI. NATURALEZA DEL MENSAJE, FUNDAMENTO ESCRITURAL Y VERDADES AL DESNUDO.

Mensaje de esencia de fondo no retórico y de forma. El mensaje debe ser juzgado por el número de verdades expuestas, las palabras sin verdades espirituales son necedad. Es necesario que el predicador tenga hábito de lectura y una biblioteca con material complementario que incluya fundamento histórico, diccionarios, compendios, Biblias de estudio.

 El método divino es presentar la ley de Dios a la mente humana y enseguida escribirla en la tabla del corazón. El predicador debe ser portador de explicaciones exactas sobre las escrituras, el ministro debe ser un mensajero real del cielo. Todo sermón debe evaluarse por su contenido y no por su área superficial. El mensaje debe ser sacado del texto central o estar íntimamente relacionado con él, el texto central nunca debe ser abandonado.

XII. IMPORTANCIA DE LA CORRELACIÓN Y LA FRESCURA EN EL PÚLPITO.

En la Biblia hay millones de combinaciones, pero…

¿Dónde están?

¿Dónde las buscamos?

 Lo primero es dejar claro que la Biblia es su propio intérprete y que para poder dar la interpretación correcta a los pasajes es necesario utilizar la evidencia interna de la Biblia. 

Ejemplo:

Ezequiel 22:30 “Y busqué entre ellos hombre que hiciesen vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé”.

 Para usted poder identificar lo que significa la brecha debe auxiliarse con la correlación de la Biblia. La parte histórica absorbe todo, y no sirve para hacer una buena exégesis de lo que ha leído, pero buscar correlación entre un pasaje y otro es difícil.

 Cuando Jehová le dijo a Moisés que le mostraría sus espaldas “lo vería como en la abertura de la roca” ahí en el agujero de la roca puede aplicarse la brecha de Ezequiel. “Jesús está en la brecha”, Él es la gloria de Dios.

 Entonces estar en la brecha es estar en sintonía con el corazón de Dios. Es necesario estar claros en que hay relación interna en el mismo pasaje, no es una relación ordinaria (lo que ve cualquiera), es señalar lo que no se ve, sin caer claro en inventos o cosas que parecieran solo interpretativas o contradictorias. Para hacer una correlación correcta hay que tomar en cuenta que la Biblia no se contradice.

XIII. Testimonio cotidiano del predicador. 

No prediques lo que no vives, lo que sostiene lo que decimos es nuestro propio testimonio. Es necesario que el ministro guarde un testimonio fiel para con todos, para no caer en escándalos que denotan una falsa manera de vivir por personas que predican lo que no practican. Sabemos que no hemos alcanzado la perfección pero como ministros de la palabra debemos tener una vida consagrada que agrade a Dios y que de testimonio de lo que Dios verdaderamente ha hecho en nuestras vidas. Cómo podemos tener en nuestra voz un tono de veracidad y seguridad al hablar de un palabra que cambia y transforma vidas si no ha sido transformada la mía.

Gálatas 6:2 El que cree estar firme mire que no caiga. No es algo momentáneo sino algo que debemos procurar a diario en la oración sin ignorar las maquinaciones del enemigo que anda buscando hacernos caer, claro que tampoco vamos a caer en ver al enemigo hasta en la sopa pero si debemos estar atento para discernir y poder guardarnos en consagración para poder predicar una buena palabra que suene verdadera en nuestra boca.

XIIII. Creatividad y habilidades del predicador.

Ya hemos hablado de cómo ser creativos y del don que es recibido de Dios, sin embargo es necesario mencionar cuando el predicador sencillamente no es bueno. En verdad hay que aceptar que existen “predicadores malos”.

 ♦ No conectan con el público.

♦ No se entiende lo que dicen.

♦ No tienen la habilidad para destacar las grandes verdades.

♦ No saben explicar lo que entendieron del pasaje.

Es necesario que estemos claros en que podemos tener un don sin pulir y toparnos con algunas de las situaciones citadas que solo necesiten ser trabajadas, pero es necesario reconocerlo y como decíamos ser evaluados para poder mejorar. También es necesario que en caso de identificar que no es nuestro don debe ser aceptado y buscar el rostro de Dios porque de lo que sí debes estar seguro es de que algún don Dios puso en ti y ese es el don que necesita ser pulido no uno equivocado.

 Otras malas características en un predicador: 

Improvisación de los mensajes: El pueblo debe ser respetado y si alguien dispuso de su tiempo para ir a escucharlo hablar de la palabra de Dios usted debe de sentir la responsabilidad que tiene de tomarse su tiempo para orar, observar, investigar y preparar un buen mensaje. No haga un simple resumen de algo para luego pararse a leerlo, y dejo claro que sí se puede leer en algún momento, sobretodo en la parte de la introducción que uno está incluyendo tal vez fechas, definiciones o datos que no son simples de memorizar, pero cuando esta ya fluidamente queriendo conectar con el pueblo y declarar las verdades de la palabra usted debe estar preparado para poder decirlo con seguridad. Nunca debe presentarse con improvisación sin haber estudiado verdaderamente lo que va a predicar.

La imitación: El que imita a otros predicadores no busca lo que Dios ha colocado en su interior. No es que este mal ver a los mejores predicadores y tomar ideas de sus mensajes, pero siempre se debe buscar el ser original y desarrollar lo que Dios nos ha dado a nosotros.

XV. PREDICADORES EN CONSTANTE ENTRENAMIENTO EN UN MUNDO CAMBIANTE.

El que está en el ministerio de púlpito, tiene que vivir leyendo y refrescando lo leído. La frescura está ligada a la inspiración. Hay que tener inspiración… un predicador sin inspiración difícilmente logre mostrar algo de frescura.

 Es necesario estar actualizado con lo que está pasando en el mundo actual y que seamos entendidos con los tiempos. No podemos ser expertos en la Biblia y no saber lo que está pasando en el mundo actual, debemos recordar que la Biblia incluye tiempos proféticos que debemos saber discernirlos en la actualidad. Es necesario ver noticias nacionales e internacionales, leer periódicos y estar informados de todos los temas en general para que también podamos dar frescura en nuestros mensajes y usar señalamientos de lo que está aconteciendo.


Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

SIETE PRINCIPIOS DE PROSPERIDAD EN ECLESIASTÉS

Dios está profundamente interesado en nuestro progreso, avance y prosperidad en este mundo. La prosperidad integral comprende todas las promesas del nuevo pacto que se han de cumplir en los que le aman en esta tierra, y en el reino venidero. Su voluntad es bendecirnos y cumplir con lo que ha prometido en Cristo Jesús. Es por eso que todas las bendiciones del evangelio seguirán volcándose sobre todos aquellos que hemos creído, lo sabemos y tenemos fe en él, y un corazón abierto para recibir lo de Dios.
A continuación detallo estos siete principios de prosperidad que es solo una fracción de las grandes bendiciones del evangelio (prosperidad integral).

 

1er. Principio

Temer a Dios y guardar sus mandamientos.

El fin del discurso es éste: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Ecl. 13:13-14).

El temor a Dios y guardar sus mandamientos es el todo hombre en este mundo, lo demás es transitorio, pasajero e insatisfactorio. El fundamento de la prosperidad integral es obedecer a Dios en su palabra.

 

2do. Principio

No mirar las circunstancias.

El que al viento observa, no sembrará; y el que mira a las nubes, no segará. (Ecl. 11:4).

Mirar las circunstancias tiene reproche en la palabra de Dios, dependamos de Dios en todo tiempo. Puesto los ojos en Jesús, el autor y consumados de la fe. (Heb. 12:2). Pues la fe, pone en huida la atmósfera enrarecida que produce la duda y la negatividad.

 

3er. Principio

El trabajo honesto es el medio para prosperar.

Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano. (Ecl. 11:6). Bueno es que tomes esto, y también de aquello no apartes tu mano. (Ecl. 7:18). Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas. (Ecl. 9:10).

En cuanto a la prosperidad balanceada, sin ansiedad; Mas vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu (Ecl.4:6). El plan de Dios es prosperarnos mediante el trabajo honrado y con el tiempo se verán los frutos. Dios se ha comprometido a bendecir. A todos aquellos que tienen pacto con él en Cristo Jesús. 

4to. Principio

Apártese de la insensatez del necio

El necio cruza sus manos y come su misma carne. (Ecl. 4:5). Por la pereza se cae la techumbre, y por la flojedad de las manos se llueve la casa. (Ecl. 10:18).

El necio no es industrioso, ama el no hacer nada, por eso esta condenado a la pobreza extrema, porque su actitud lo aleja del progreso y la prosperidad. Es el gran responsable de sus calamidades, y luego le echa la culpa a Dios, a su familia y a los amigos. En fin de cuenta el necio no tiene juicio.

5to. Principio

Es don de Dios que el hombre disfrute todo su trabajo y haga bien en su vida

Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida. Y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. (Ecl. 3:12-13). He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque ésta es su parte. (Ecl. 5:18).

El consejo de Dios es que el hombre disfrute el tiempo que viva en la tierra dentro del temor de Dios. Que disfrute su trabajo en este mundo, que use lo que produzca en bienestar de él y de su familia, y que tenga una alma generosa con los demás haciendo bien al necesitado.

6to. Principio

Axioma de economía práctica

Cuando aumentan los bienes, también aumentan los que los consumen. (Ecl. 5:11). El aumento de los ingresos y bienes llama la atención de otros (familiares y amigos), los cuales también quieren ser atencionados, (hay muchos a la expectativa). Pero también el aumento de ingresos aumenta los gastos porque se han de cubrir necesidad es que antes no estaban satisfechas. No obstante las bendiciones de Dios traen mas satisfacción al corazón cuando la disfrutamos en compañía de personas que amamos.

7mo. Principio

La ponderación del balance de las cosas

En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él. (Ecl. 7:14). Debemos de aprender a vivir la vida de justicia en el trato con Dios, reconociendo que frente a los desafíos de la vida diaria debemos de tener un corazón y una mente cultivada en el balance. Saber como gozar en el día del bien y tener la sabiduría prudencial en el día de la adversidad. Estos principios nos ayudan a estar mejor orientados para sacar los mejores resultados en los años que Dios nos da en esta tierra. 

Reflexión final

Ojalá que tengamos voluntad espiritual y anhelo de progreso, a fin de implementar estos “7 principios de prosperidad financiera en todo tiempo”. Dios se mantiene fiel y honesto en el cumplimiento de las promesas del nuevo pacto en Cristo Jesús, en nuestro favor. Resta que nos esforcemos y nos comportemos con valentía y determinación porque hasta para recibir las bendiciones que Dios pone en nuestras manos hay que sacrificarse y ser tenaz y perseverante.

 Que estos 7 principios de prosperidad financiera en Eclesiastés sean usados por el Espíritu Santo para que tengamos finanzas sanas todo el año. 1ro. Tener a Dios y guardar sus mandamientos. 2do. No mirar las circunstancias. 3ro. El trabajo honesto es el medio de prosperar. 4to. Apártense de la insensatez del necio. 5to. Es don de Dios que el hombre disfrute todo su trabajo y haga bien en su vida. 6to. Axioma de economía práctica. Y 7mo. La ponderación del balance de las cosas. Gracia, misericordia y paz de Dios en Cristo Jesús.

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

BIBLIA, POLÍTICA Y SOCIEDAD

La Biblia es considerada como la palabra de Dios, de manera que es infalible y el texto más importante de todos los libros del mundo. No existen documentos fuera de la Biblia que sean aceptados como infalibles. Cabe mencionar que dentro de la teología protestante se destacan cinco puntos que resumen la sagrada teología. 1. Sola fide: lo cual significa que la salvación es por la sola fe. 2. Sola gratia: que la salvación es por la sola gracia de Dios. 3. Solus christus: por la única obra intercesora de Cristo. 4. Soli deo gloria: dando así la gloria solamente a Dios. 5. Sola scriptura: asimismo se enfatiza la suficiencia de la palabra de Dios expresada en la Biblia, con el fin de conocer al Dios verdadero al revelarse éste hacia los hombres a través de Cristo. Significa que la Biblia es la revelación especial de Dios, por lo cual es superior a todo texto religioso cuyo campo de acción se fundamenta en la filosofía que comprende simple investigación y producción humana. La Biblia y sus cerca de dos mil reglas comprende valores sobrenaturales relevantes de aplicación práctica.

DEFINICIONES DE POLÍTICA

El término política procede de la acepción griega POLITIKE, que se definía como el arte de gobernar la polis o ciudad-estado griego. Actualmente el diccionario de la Real Academia de la Lengua define política en tres de sus acepciones: 1.Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados; 2. actividad de los que rigen o aspiran a regir los asuntos públicos; 3. actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Foy Valentine expresa que la política es el arte o ciencia de gobernar, el arte de lo posible, la lucha por el poder, la búsqueda y el ejercicio entre grupos, el proceso de determinar quién consigue qué, cuándo y cómo, la relación entre los gobernantes y los que son gobernados, y el proceso de trasladar las presiones sociales en leyes publicas. En consecuencia, el concepto de política se define en tres sentidos básicos: como lucha por el poder, como conjunto de instituciones por medio de las cuales se ejerce el mismo, y como reflexión teórica sobre su origen, estructura y razón de ser. 

La historia humana es la historia de la lucha política protagonizada por individuos, grupos, o naciones para conquistar, mantener o extender el poder político. Esa lucha por el poder puede ser pacífica o violenta. Los procesos de lucha por el poder indican un estado avanzado de civilización y una mayor sensatez en el ejercicio de la política.

Las guerras constituyen la forma mas extrema del enfrentamiento político, cuyo fin es la destrucción del adversario. La política tiene el poder como su objetivo principal de donde se desprende que, sin poder, no habría política. Su método primario es la negociación, para lograr que se lleven a cabo las decisiones de bien público como su objetivo esencial.

Pablo A. Deiros dice: la política es la preocupación por todo lo que tiene que ver con el bienestar común en términos de una nación, en sus relaciones internas y externas. El ejercicio político implica preocupación por el país y su destino histórico. Alguien dijo “como quiera que definamos la política nunca es tan mala para justificar que los cristianos nos retiremos de participar de nuestros deberes ciudadanos, ni tan buena que no sintamos la necesidad de impregnarla constantemente con los valores éticos de la fe cristiana”. Los cristianos estamos llamados a evangelizar la política. Albert Butterfield, historiador cristiano inglés, dijo: “ningún hombre ha inventado todavía una estructura política, sin que la inventiva del diablo no encuentre la manera de explotarla para sus fines perversos”.

EL GOBIERNO CIVIL, INSTITUCIÓN DE DIOS

Dios es la suprema autoridad del universo y por él han sido establecidas las instituciones terrenales y sus autoridades. La Biblia enseña que esas instituciones de poder son: la familia, la nación y la iglesia. El estado ha sido construido por Dios para hacer posible la vida ordenada y pacífica de los seres humanos en sociedad, mientras dure este sistema de cosas en este mundo. Pueblo, territorio y poder son los elementos básicos que conforman un Estado. La nación es una comunidad humana que posee elementos históricos, tradicionales, culturales y económicos comunes. El territorio es el espacio físico donde habita el pueblo y es también donde se ejerce el poder político.

 El poder es la capacidad que tiene el Estado de imponer a los ciudadanos la aceptación y el cumplimiento de sus decisiones determinadas por medio de sus tres ramas: el Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. El Poder Ejecutivo es el órgano ejecutivo del Estado y dispone de tres elementos básicos para su funcionamiento: Administrativo, que comprende: gobierno, ministerios, gobiernos regionales, tribunales, policía, etc.; las Fuerzas Armadas, que tienen como función la defensa de la soberanía nacional, y Hacienda, que se ocupa de la recaudación de los fondos necesarios para el sostenimiento de todo el aparato estatal y la realización de los programas sociales del país.

El poder político institucionalizado en el Estado es un hecho cuya realidad histórica no necesita comprobación, el cual desde la perspectiva de la fe queda evidenciado en los pasajes bíblicos de Mat.22:17-22, Rm. 13:1-7, 1 Tm. 2:1-2 y 1 P. 2:13-17. William Barclay, gran erudito de escritos sagrados dice: “ningún hombre puede vivir completamente separado de la sociedad de la que es miembro”. Como parte de la nación, goza de beneficios que no obtendría aislándose. No es razonable reclamar los privilegios y negarse a los deberes. El hombre tienen deberes para con el Estado y debe cumplirlos aunque sea Nerón quien esté sentado en el trono. Platón dijo: “el Estado existe por razón de justicia y seguridad”. Sin Estado, sin leyes y sin el compromiso de obedecerla, los más fuertes gobiernan con egoísmo perversidades e injusticias y los débiles serian abusados, la vida se regiría por la ley de la selva.

Jesús, en Mt. 22 separó lo de Dios de lo del Cesar (gobierno civil), pero no significa que lo de Cesar es independiente de lo de Dios. Al contrario, la autoridad que reside en el Estado de cualquier nación ha sido establecida y sustentada por Dios. El apóstol Pablo expresa su visión principal acerca del Estado aseverando que el imperio romano y la pax romana, era el instrumento de Dios para librar al mundo del caos. (Rm. 13:1-7) Idealmente, los hombres debían estar unidos por el amor cristiano, pero no lo están; el Estado es el instrumento de Dios para que el pueblo se mantenga unido y en paz. Por tanto, es deber de los cristianos colaborar y no estorbar a los que administran el Estado, porque lo sepan o no, las autoridades políticas cumplen un deber encomendado por Dios. Su deber es fomentar el bien y castigar el mal. Pablo insiste que el Estado guarda relación con el propósito ordenado de Dios para la sociedad, con el fin de evitar la anarquía. Con todas sus limitaciones, el Estado cumple un propósito dentro del ordenamiento providencial de Dios en la nación.

 JESÚS Y LA POLÍTICA

Después de hacer un escrutinio teológico sereno del ministerio público de Jesús de Nazaret y sus nobles enseñanzas, para conocer si le dio importancia a la situación política de su época o no, tenemos que colegir que a través de la historia muchos han presentado al Jesús histórico como un hombre desconectado de su realidad, a pesar de proclamar la unión hipostática, que fue 100% hombre y 100% Dios, (el segundo de la santísima trinidad). Lo cierto es que Jesús de Nazaret, vivió en las realidades humanas, no en el campo de ideas abstractas, pintarle desinteresado de su realidad cotidiana en la palestina de su generación es una falacia, no es coherente con su humanidad ni con su mensaje. Sectores poderosos de cada generación han manipulado la persona de Jesús, vinculándolo a una religiosidad inoperante aislada de la realidad política y social de su época, a fin de mantener el Status Quo en un territorio determinado y frenar a los cristianos, adormeciéndolos, para que no participen en política y puedan ejercer su derecho de producir una influencia de justicia en la sociedad.

Es evidente que Jesús, no fue un zelote que arrastró multitudes para revelarse contra el imperio romano, él no vino a este mundo a formar un partido político con fines de reivindicaciones sociales y económicas, no vino para hacer una revolución en su época al estilo Che-Guevara. El mensaje de Jesús tenía como esencia el Reino de Dios que no es de este mundo, como le dijo a Pilato (Jn. 18:36). Aunque también dijo que ese Reino estaba entre ellos refiriéndose a él (Lc. 17:21). Su mensaje del Reino de Dios estaba por encima de la política de los hombres, él no hablaba como un político, sino en términos espirituales, declarando la voluntad del Padre, como tantas veces lo declara en los discursos del aposento alto y camino a Getsemaní (Jn. 13-17). La misión de Jesús, fue venir a cumplir con la obra de redención de la humanidad en cada generación, como lo envió su Padre y él quiso venir. Y así destruir las obras de satanás y su reino de tinieblas y oscuridad. Ahora bien, los evangelios no presentan a un Jesús místico, sino mezclado con la gente en sus necesidades de sanidad emocional, física y mental, de apoyo y solidaridad, expresando compasión y misericordia hacia los marginados, rechazados y olvidados, alimentando a los hambrientos, enseñando y orientando al pueblo para darle esperanza y consuelo en medio del dolor y la injusticia.

Al ver la injusticia de su tiempo en Israel, como el Imperio Romano le cobraba el 30% de los ingresos a cada judío y la mafia religiosa el 15% para el tesoro del templo, entre estas dos mafias les arrancaban el 45% a los infelices, que comprendían la gran mayoría. Por otro lado, los hacendados, comerciante, compañía de cobradores de impuestos, altos oficiales romanos, y demás chupa sangre de esa generación, tenían al pueblo agobiado, hambriento, desesperanzado. Jesús veía en la injusticia de la sociedad una consecuencia del pecado del hombre, una quiebra de la confraternidad y de la comunión humana. Por eso su revolución consistió en predicar el perdón de los pecados, el amor hacia el prójimo aun hacia el enemigo. Contrario a lo que decía la ley de Moisés: ojo por ojo, diente por diente (Mt. 5:38). Jesús fue un pacifista acabado, un abanderado de la no violencia; la única violencia que él acepto fue la que cada uno ejerce sobre sí mismo en favor del esfuerzo por mejorar el mundo y cuidar la vida de los demás. Si bien Jesús fue un radical teológico muchas veces, no fue indiferente a la política, consciente de la maldad de los invasores romanos, del rey Herodes Antipas y de la élite política religiosa de su generación, proclamó: los que gobiernan oprimen con su poder a las naciones (Mr. 10:42), y hasta señala abiertamente la relación de todo el que tiene poder político con el diablo cuando dice que éste da el poder a quien quiere (Lc. 4:6).

Se enfrenta a grupos poderosos del poder político; califica al rey Herodes Antipas, lacayo de Roma, en favor de sus intereses en Palestina, de “zorra”, animal que destruye toda la cosecha agrícola, la zorra es insaciable, dañina y destructora (Lc. 13:32) ante la visión de Jerusalén que sería destruida por los invasores políticos (Mt. 21). En cuanto a los políticos-religiosos; los ¡ay de Mt. 23, revelan su maldad! El Señor no menospreció la necesidad de reformas estructurales en este mundo, pero pone su acento en la conversión individual. No menosprecia la necesidad de la política, pero pone los ojos en el Reino de Dios. Que es trascendente y eterno, en tanto que el reino de los hombres es humano y temporal.

La justicia política no es el Reino de Dios, pero el reino se realizará en una sociedad fraterna y justa (Is. 65:17-25; Ap. 20;1-6). Lo que significa que es tarea humana transitar el camino de la institucionalidad y la justicia social en las naciones de hoy. Y el instrumento es el sistema de gobierno que ha elegido cada nación y el compromiso extremo que asumen los políticos frente a Dios, el pueblo y los valores del sagrado libro. Los cristianos que hoy desprecian la política en nombre del Reino venidero del Señor Jesucristo, ignoran que el Reino eterno se fundamenta en el gobierno civil temporal. Además, el reino milenial, es la expresión física del Reino de Dios en este mundo, con Jesucristo como Rey en el ejercicio de un reino político sobre las naciones. 

LA IGLESIA PRIMERA Y LA POLÍTICA

La razón principal por la que se escribieron los evangelios es declarada en Jn. 20:31 que dice: pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre. Por otro lado, se escribieron con el propósito de no llamar la atención del Imperio Romano y así mostrar un Cristo no peligroso para el Statu Quo del momento. Además, con la mentalidad escatológica de que el fin del mundo estaba próximo. En este sentido, en la supuesta víspera del fin del mundo, poco interés podían generar los problemas políticos a los cristianos de entonces. No tenían ninguna urgencia de reformar sociedades civiles que consideraban próximas a desaparecer. A pesar de esto, los evangelistas fueron fieles a la comunicación del mensaje de Cristo donde encuentra fundamento nuestra fe y vida cristiana práctica.

El libro de los Hechos revela claramente que la iglesia primera ocupa su tiempo, habilidad, talento y creatividad predicando con señales poderosas el evangelio de Jesucristo de tal manera que para el siglo III la mitad, de los habitantes del Imperio Romano eran cristianos (60 millones). Pero la inserción de los creyentes en actividad política era nula, con rara excepciones. El caso de Erasto, tesorero de la ciudad de Corinto (Rm. 16:23). Por otro lado, Pablo, alude al recurso de política migratoria, como ciudadano romano en Filipos y Jerusalén (Hch. 16:35-40 y 22:25-29). En (Rm. 13:1-7), alude al poder político institucionalizado en el Estado, que el hombre tiene deberes para con el Estado y debe cumplirlas y los que ejercen autoridad deben hacer el bien que de hecho y de derecho merece el pueblo, de manera que es un compromiso mutuo. De hecho en 1 T. 2:1-2, el apóstol aconseja a que se ore por los reyes y por los que están en eminencia. Y Pedro aconseja al creyente por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior y a los gobernadores… Temed a Dios. honrar al rey. (1P. 2:13 y 17).

¿DEBE EL CRISTIANO PARTICIPAR EN POLÍTICA?

Generalmente, los cristianos de todos los tiempos se han marginado de la política por diversas razones. Los creyentes hispanos no somos una excepción. Muchos ven la política como una actividad perniciosa que gradualmente puede corromper la conciencia del cristiano, que según el Señor Jesús dijo: “están en el mundo… pero no son del mundo” (Jn. 17:11 y 16), y Pablo dice que nuestra ciudadanía está en el reino de los cielos (Fl. 3:20). No somos del mundo porque no practicamos las obras pecaminosas de las tinieblas que Satanás, con engaño, ha sistematizado en el mundo. Pero Dios ama el mundo (al ser humano) y por el mundo murió Cristo para salvación. Además, nuestra misión es ese mundo sin Cristo. Por otra parte, somos ciudadanos del Reino de los cielos pero también de la nación donde nacimos.

Los cristianos somos hombres y mujeres de dos mundos, el físico y el espiritual, del reino de los cielos y de la República Dominicana, si somos dominicanos. No existe un solo pasaje bíblico que ordene al cristiano aislarse de los problemas y necesidades de su nación y renunciar a su papel de ser luz, sal y levadura del mundo. (Mt. 5:13-16 y 13:33) Lo más fácil es enajenarse de los grandes problemas nacionales y sus soluciones y refugiarse en las cuatro paredes de un templo. La Biblia enseña el ejemplo de hombres como José, Daniel, Nehemías e Isaías que influyeron positivamente sobre el poder político de su época. Los casos de Deborah, Esther y Betzabe, mujeres protagonistas que ejercieron poder político con la sabiduría de Dios. Es digno de mencionar el caso del hermano Erasto, tesorero de la ciudad de Corinto, del cual se habla poco, pero desempeñó responsablemente un puesto político delicadísimo, a pesar de las presiones de los intereses de diversos sectores de la ciudad y el gobierno de Corinto.

El cristiano que tiene una profunda devoción con Dios, una preparación diversa en la educación secular y una probada vocación de servicio a la comunidad, puede hacer vida política en beneficio de su ciudad o nación, dando mayor importancia a su vida de fe, para que los valores de la espiritualidad verdadera lo alejen de las distorsiones en que puede caer el hombre en el ejercicio de la actividad política. Todo cristiano que incursiona en política sabe que es un campo bien difícil, donde resulta fácil resbalar por errores propios, por zancadillas, y trampas que tienden enemigos políticos. La calumnia y la difamación es parte del juego. Para el creyente es difícil porque no siempre se puede aplicar los principios cristianos al pie de la letra, que es de lo que se tiene que cuidar el cristiano para mantener su corazón en integridad.

En cuanto a la iglesia, como organismo viviente, cuna del reino y de la autoridad de Dios, sabemos que su misión en la tierra es predicar el evangelio de Jesucristo, trabajar por los sectores vulnerables de la sociedad y cumplir con su rol profético de proclamar justicia social en la nación. Para nada es su misión el incursionar en la política partidista. En cuanto a los partidos políticos cristianos, pueden ser legales pero innecesarios para la sociedad y peligroso para la propia fe evangélica. La experiencia histórica aconseja no fomentar partidos confesionales, pues ya fracasaron en la Europa de la era de la ilustración. (Final del siglo XVIII y principio del XIX).

CONCIENCIA CRISTIANA AL VOTAR

Los partidos políticos son una expresión de la democracia representativa. Se entiende que cada uno cree tener la verdad absoluta y el programa de gobierno que es el más justo y conveniente para la sociedad. En su lucha por el poder mienten, denigran, acusan y dañan reputaciones, etc. El asunto es que ninguno tiene la verdad completa y muchas veces exageran faltando a la sensatez y a la justicia. Los cristianos fieles deben ser muy cuidadosos en vincularse excesivamente a un partido político determinado, para no caer en emocionalismo político radical que debilite su consagración espiritual.

Es importante evaluar los principios de los partidos políticos y verificar si están en sintonía con los valores bíblicos; tales como la honestidad, justicia, libertad, verdad, respeto a la vida y a la dignidad humana, la defensa y protección de los inocentes, y ayuda a los sectores vulnerables de la sociedad. En cuanto a los candidatos, es bueno evaluar su historial moral. Si ha servido a la comunidad o se ha aprovechado de ella, quienes lo apoyan económicamente, si habla siempre la verdad o solo cuando está en campaña. ¿En qué comprende su programa de gobierno? ¿Es inteligente, educado, humilde y compasivo para servir al pueblo? ¿Tiene un carácter templado y una familia estable? ¿Cuál es su afiliación política? ¿Cuál es su condición espiritual? ¿Tiene temor de Dios? ¿Se preocupa por los problemas de las comunidades? ¿Cuándo sea elegido, cumplirá con las promesas de campaña?

Los obispos y líderes de la nación han orientado al pueblo de Dios a sufragar a favor de candidatos cristianos evangélicos, los cuales tienen valores y principios Bíblicos. En tal sentido, el pueblo de Dios debe votar por aquellos candidatos que tengan temor de Dios, y un testimonio intachable dentro y fuera de la comunidad cristiana, y profundamente interesados en servir a la nación asumiendo el solemne compromiso de buscar soluciones sabias a los grandes problemas nacionales. Llenos de coraje y de la voluntad política indeclinable, de pasar de las meras palabras a los hechos.

El 15 de Mayo se celebrará las elecciones presidenciales, congresuales y municipales. Dominicanos y dominicanas, estamos comprometidos ante Dios, la nación y nuestras conciencias, a usar el derecho al voto sabiamente en beneficio del engrandecimiento de la República Dominicana.

 Que el Señor nos bendiga con paz y comprensión para que el amor, la justicia y el bienestar prevalezcan, a fin que la nación se encamine bajo el eterno señorío de Jesucristo.

Bendiciones,

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com
Citas.

-Diccionario de la Real Academia de la lengua.

-Los Evangélicos y la política. (José Luis Martínez).

-Comentario de la Biblia. (Matthew Henry).

– Vida y Ministerio de Jesús de Nazaret. (José Luis Martín Descalzo).

 

 

REPÚBLICA DOMINICANA; UNA NACIÓN CON DESTINO PROFÉTICO

 Tenemos el privilegio de evocar el juramento trinitario conservado en el alma y espíritu nacionalista de los buenos dominicanos.
“En nombre de la Santísima y Augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente; juro y prometo por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una República libre y soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana, la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos encarnados y azules, atravesados por una cruz blanca. Mientras tanto, seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad. Así lo prometo ante Dios y el mundo. Si lo hago, Dios me proteja y de no, me lo tome en cuenta y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición, si los vendo”.

Del ideario del prócer Juan Pablo Duarte, citamos frases célebres que tocan las fibras mas intimas de la dominicanidad.

1. “Sed justos lo primero, si queréis ser felices. Ese es el primer deber del hombre; y ser unidos, y así apagaréis la tea de la discordia y venceréis a vuestros enemigos, y la patria será libre y salva. Yo obtendré la mayor recompensa, la única a que aspiro, al veros libres, felices, independientes y tranquilos.”

2. “Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla.” 

3. “Trabajemos por y para la Patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.”

4. “Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones”

5. “Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria.”

6. “Dios ha de concederme bastante fortaleza para no descender a la tumba sin dejar a mi Patria libre, independiente y triunfante.”

7. El buen dominicano tiene hambre y sed de justicia ha largo tiempo, y si el mundo se la negase. Dios que es la Suma Bondad, sabrá hacérsela cumplida y no muy dilatado; entonces, ¡ay! de los que tuvieron oídos para oír y no oyeron, de los que tuvieron ojos para ver y no vieron… ¡la Eternidad de nuestra idea! Porque ellos habrán de oír y habrán de ver entonces lo que no hubieran querido oír ni ver jamás.

 8. Trabajemos, trabajemos sin descansar, no hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos.

9. “Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor.”

10. “Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están muy acordes en estas ideas: destruir la Nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la nación entera.”

11. Sonó la hora de la gran traición…, y sonó también para mí la hora de la vuelta a la Patria: el Señor allanó mis caminos.

12. Por desesperada que sea la causa de mi Patria, siempre será la causa del honor y siempre estaré dispuesto a honrar su enseña con mi sangre.

13. Yo obtendré la mayor recompensa, la única a la que aspiro, al veros libres, felices, independientes y tranquilos.

14. El amor de la patria nos hizo contraer compromisos sagrados para con la generación venidera; necesario es cumplirlos, o renunciar a la idea de aparecer ante el tribunal de la Historia con el honor de hombres libres, fieles y perseverantes.

15. Procuraré conservarme Bueno, conservaré mi corazón y mi cabeza.

DEFINICIONES ATENDIBLES

Según el diccionario Gran Espasa Ilustrado, Nación: se define como el conjunto de personas que generalmente hablan un mismo idioma, y tienen un mismo origen étnico, un tradición común, un mismo territorio y la conciencia de un destino común. También se como entidad jurídica y política formada por el conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo gobierno. En tanto, que Nacionalidad: es el carácter peculiar de los pueblos o individuos de una nación. Estado propio de la persona nacida o naturalizada en una nación.

Nacionalismo: Es el aspecto de los naturales de una nación a ella. Doctrina que exalta la personalidad nacional. Patria: Tierra natal o adoptiva a la que se pertenece por vínculos afectivos, históricos o jurídicos. Patriotismo: Amor a la patria, sentimiento y conducta propio del patriota. Patriota: Persona que tiene amor a su patria. Patriótico: Se aplica al acto, pensamiento e impulso que es provocado por el amor a la patria.

PERFIL DE NACIÓN

En su 2do. Viaje misionero el apóstol Pablo fue guiado por el Señor a cumplir la misión en Atenas, la capital de Grecia, metrópolis conocida como la capital de la sabiduría y del conocimiento de entonces. Una vez que Pablo disputaba con los Epicúreos y los Estoicos, filosofías en boga en esa época, fue invitado al areópago (monte de ares), el dios griego de la guerra. El mensaje de Pablo a los griegos se resume así: a) Aunque ustedes no lo sepan, ese dios no conocido que ustedes adoran es el verdadero Dios. b) Pueden aprender mucho acerca de ese Dios si observan lo que él hace en el mundo que ha creado. c) Ese Dios verdadero seguirá siendo desconocido, a menos que ustedes lo encuentren en la persona de Jesucristo. (Hch. 17:16-34).

En Hechos 17, verso 26, Pablo les dice a los atenienses: y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación. Este texto tiene tres tópicos de gran importancia. 1-De una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres. 2-Les ha prefijado el orden de los tiempos. 3-Los límites de su habitación. 

De Una Sangre Ha Hecho Todo El Linaje De Los Hombres.

Todo el linaje de los hombres procede del primer hombre de Dios, Adán. (Gn. 2:7). Lo que por otro lado el reino y el trono de Dios están en el 3er. Cielo, pero le ha dado la tierra al hombre para habitarla. (Is. 66:1, y 2Co. 12:1-4).

Les Ha Prefijado El Orden De Los Tiempos.

Dios ha señalado el tiempo del hombre en la tierra, en el Salmo 90 dice que la vida del hombre es como torrente de aguas que pasa, como sueño, como la hierba que crece en la mañana, florece y crece; a la tarde es cortada, y se seca. Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los mas robustos son ochenta años… pronto pasan y volamos. (Sal. 90: 5-6 y 10). En cuanto al detalle el sabio Salomón declara en Eclesiastés capitulo 3 la oda del tiempo donde se enumeran 14 pares de tiempos con el limitante del tiempo de nacer y tiempo de morir. (Ecl. 3:1-8). Así como Dios le ha prefijado el orden de los tiempos al hombre en su vida personal, también ha prefijado el orden de los tiempos a las naciones. Cada nación tiene sus épocas, sus periodos, sus ocasiones y oportunidades para nacer, crecer, desarrollarse y dar el abrigo y las oportunidades que necesitan sus hijos. Y así propiciar una vida de dignidad humana y de provisión de necesidades que es la responsabilidad de todo estado funcional.

Los Límites De Su Habitación.

Dice en Deuteronomio 32: Cuando el altísimo hizo heredar a las naciones, cuando hizo dividir a los hijos de los hombres, estableció los límites de los pueblos según el número de hijos de Israel. (Dt. 32:8). Dios propició desde los días de la torre de Babel en Gn. 11, que los pueblos del mismo idioma, lengua, dialecto, costumbre, usos y cultura se mantengan unidos, se organizaran, con leyes y gobernantes para representar esos pueblos. Pero también les dio un territorio para morar y habitarlo (la casa de tal grupo étnico), así lo hizo con cada pueblo, pero le puso límite. Hizo dividir a los hijos de los hombres, estableció los límites de los pueblos, en Israel lo hizo por sus tribus.

Significa que los límites de su habitación trata de las fronteras entre las naciones de la tierra, de las cuales el 95% es terrestre y el 5% marítimas. Cada nación tiene soberanía, jurisdicción y derecho sobre su nación. (Pueblo, territorio y gobierno). No hay duda alguna, Dios lo ha instituido así porque las personas de usos, costumbres, tradiciones e idioma igual, se entienden mejor que si fueran de deferentes culturas.

DIVERSAS ETAPAS DE LA HISTORIA REPUBLICANA

La República Dominicana ha pasado por muchos cambios y acontecimientos importantes, que sin duda alguna han marcado nuestra historia.

Es importante destacar que la historia de nuestro país podemos dividirla en cuatro etapas relevantes, las cuales son llamadas las 4 repúblicas.

1- La Primera República. Abarca desde el periodo de la proclamación de nuestra independencia nacional en 1844, hasta la pérdida de la soberanía nacional cuando se produce la anexión a España en 1861.

Dentro de la misma hay dos sucesos notorios que me gustaría resaltar:

a) La pugna entre la reacción anexionista y liberal, dicha pugna fue solo en los inicios, pues la burguesía no demoró en imponerse y consolidarse en el poder gracias al despotismo. b) La aparición del caudillismo; este surge por obra de la falta de preparación política del pueblo, consecuencia a su vez del subdesarrollo social y del afán de monopolizar el poder, alentado por las dos figuras políticas más sobresalientes dentro de la burguesía, Pedro Santana y Buenaventura Báez. c) La guerra dominico-haitiana del 1845 al 1847.

2-La Segunda República, comprende desde 1865-1916 y se caracterizó por:

a) Se caracterizó por la guerra de restauración donde la nación dominicana prevaleció contra el imperio español. Siendo Gregorio Luperón la espada resplandeciente de la gesta. b) El surgimiento de los grupos políticos: Rojos, verdes, azules. Y la dictadura de Buenaventura Báez. c) La dictadura de Ulises Heureaux. d) La crisis económica de 1907 que derivó en la invasión norteamericana en 1916.

 3-La Tercera República: Fragua nuestra contemporaneidad; este es el período comprendido entre 1924-1966.

a) La conclusión de la invasión norteamericana al país en 1924. b) El gobierno de Horacio Vásquez. c) Más tarde la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo desde 1930 a 1961. d) El gobierno democrático de Juan Bosch en 1963. e) La revolución de Abril en 1965, liderada por Francisco Alberto Caamaño Deñó. Con el propósito de reintegrar al poder al profesor Juan Bosch, después del golpe de estado de 1963.

4-La Cuarta República: comprende el período constitucional o democrático desde 1966 hasta la fecha.

a) El gobierno de los 12 años de Joaquín Balaguer. “Un periodo de semi dictadura”. b) A partir del 1978 hasta la fecha, procesos de una mayor apertura democrática.

LA NACIÓN DOMINICANA

en el caso de nuestra amada República dominicana evocamos la definición de nación, como el conjunto de personas que generalmente hablan un mismo idioma, y tienen un mismo origen étnico, una tradición común, y tienen un mismo territorio y la conciencia de un destino común.

Esta definición está muy acorde con el sublime sentir de Duarte y los Patricios, por esto lucharon hasta derramar su sangre para dejarnos el excelso legado de una nación libre e independiente de toda potencia extranjera. Es penoso y vergonzoso que en cada periodo republicano los malos dominicanos hayan intentado o traicionado los mejores intereses de nuestra patria amada. El caudillismo, el personalismo, el egoísmo rancio y la codicia embriagante de muchos ha oscurecido la conciencia de un destino común promisorio y digno a favor de las grandes mayorías. Solo un pequeño grupo ha disfrutado de los niveles de riquezas de la producción nacional, lo que es una degradación del sueño de nación de Duarte y los Patricios, que se sacrificaron para que viviéramos en una nación de justicia, alejada de la inequidad y el chantaje de los malos dominicanos.

 Desde la 4ta. República declaramos una palabra profética fiel; la nación dominicana, es nación profética, nación enmarcada dentro del propósito de Dios. Y los injustos y malvados de esta tierra que todos lo quieren para ellos, serán destruidos y el plan de Dios con la nación continuará con futuras generaciones de dominicanos, en virtud de que Duarte y sus socios de lucha le entregaron ésta nación a la santísima trinidad de Dios, lo que significa que la República Dominicana le pertenece a Dios. Es la herencia que el Padre le concedió al hijo eterno (Sal. 2:7-8). Quien ha hecho coheredero con el Hijo a su iglesia de cada generación.

 Esta nación es herencia de Jesucristo el vencedor. Es por eso que Dios es tan celoso con la República Dominicana, el Señor está sobre los males del país y sobre todo problema y circunstancia, seguiremos adelante, nuestra bandera seguirá ondeando los cielos, con la sagrada Biblia abierta en Jn. 8:32 y con el Dios, Patria y Libertad en el escudo nacional, símbolos de la nobleza, dignidad, y valentía del pueblo dominicano, nada nos detendrá porque Dios está con nosotros, su amor en Cristo Jesús, nos cubre de fuerzas y determinación para seguir luchando por nuestras familias y por la mas noble debajo del sol, República Dominicana Dios te bendiga nación amada. 

REFLEXIÓN FINAL

La República Dominicana es una nación profética, con una marca de destino espiritual, y un sello de auténtico llamado de Dios, a los cuales no puede escapar. Es nación de pacto por el compromiso que hicieron Duarte y los Patricios con Dios, y su palabra en la fundación de la nación dominicana. Los buenos dominicanos somos más, y con la potencia de Dios en Cristo, expulsaremos al malo y lo enfermo de nuestra amada nación. Para que nuestros hijos, nietos, bisnietos, y chones vivan en una República Dominicana restaurada.

 El anhelo de los creyentes dominicanos es que Dios extienda un manto de salvación de gloria y de justicia sobre cada centímetro de nuestra nación, a fin de que Dios el Padre sea glorificado a través de Jesucristo, el Señor de la República Dominicana. Gracia, misericordia y paz. 

Bendiciones,

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

OCHO PRINCIPIOS DE ÉXITO PARA TODO EL AÑO

No hay duda alguna de que las familias dominicanas han enfrentado muchos desafíos, contrariedades y adversidades en el año pasado. Y la herencia de la secuela automáticamente ha pasado a este 2016. El desafío es enorme para ir adelante con nuestros hijos, en procura de alcanzar nuestras metas, planes, proyectos y sueños. En tal sentido, precisamos de una visión clara, de lo que nos proponemos y donde queremos llegar. Significa que necesitamos un plan piloto para este nuevo año, para no desenfocarnos y evitar caer en vacilaciones, distracciones y pérdida de tiempo. Una vez que obremos con la unidad del corazón y la mente, con metas claras, gran pasión para ir adelante con absoluta confianza en Dios en Cristo Jesús, nuestras vidas tendrán razones de significado para alcanzar lo soñado.
El salmista y el Señor Jesús expresan dos principios prácticos absolutamente contundentes: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría” (Sal. 90:12). “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mt. 6:33). En este sentido, presentamos 8 principios que nos darán una dirección de acción y destino para el año nuevo. Que el Señor llene nuestros corazones de sabiduría espiritual y práctica, a fin de que por la acción de su Santo Espíritu en la palabra nos ilumine, a fin de usar la madurez espiritual para tomar las mejores decisiones en el nuevo año para que se traduzca en mejores resultados. Sabemos que Dios está con nosotros, tenemos pacto con él en Cristo Jesús. Él es fiel y sus palabras justas, santas y puras. No fallará en cumplir sus fieles promesas, nuestro compromiso es descansar en él, creer en sus palabras y confiar en sus promesas en este nuevo año y siempre.

1. FE EN DIOS Y OBEDIENCIA A SU PALABRA

Aun la ciencia avala que el hombre y la mujer de fe tienen mas certeza, seguridad y estabilidad en sus determinaciones y decisiones. Jesús dijo: Porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. (Mt. 17:20).

Santiago dice: Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría pídala a Dios… Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra (Stgo. 1:5-6). En tanto, que el escritor a los Hebreos dice: Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumidor de la fe (Heb. 12:2). Jesús dijo: Si me amáis, guardad mis mandamientos (Jn. 14:15). Y reitera, el que me ama mi palabra guardara (Jn. 14:23). El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. (Jn. 14:21).

La fe en Dios a través de Cristo y la obediencia a su palabra son el fundamento para la vida y cada año de peregrinación del creyente en la tierra. Todos aquellos que quieran ser bendecidos saben que tienen que descansar, confiar en Dios y obedecer su palabra en todo tiempo.

2. TENER RAZONES POR LAS CUALES LUCHAR

Debemos tener razones que justifiquen nuestro esfuerzo y lucha en el nuevo año, es necesario tener un plan piloto de varias metas por alcanzar que nos dé enfoque y dirección. Dios mismo planeo primero el proyecto de salvación en Cristo Jesús; luego lo llevo a cabo con éxito rotundo.

Pablo dice a los Efesios: Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor. (Ef. 5:10-11). María de Nazaret, la madre de Jesús le dice en las bodas de Caná, “No tienen vino” ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. (Jn. 2:1-4). Y en Getsemaní le dijo a sus discípulos: He aquí ha llegado la hora, y el Hijo del hombre es entregado en manos de pecadores. (Mt. 26:45). Es como si tuviera una hora para cada cosa, lo que revela el plan preconcebido por el Padre de todo lo que sucedería en la vida de su hijo eterno. Significa que como Dios, nosotros también debemos de planear todo lo que queremos que ocurra en nuestras vidas en el nuevo año, un plan piloto que presentemos al Espíritu Santo. Quien lo corregirá aprobando lo que está en sintonía con la voluntad de Dios y apartará lo que provenga de emociones sin dirección y lo de nuestra voluntad terrenal.

Buenas razones para nutrir un buen plan piloto lo será el amor y la obediencia a Cristo, todo lo referente a nuestra espiritualidad; devoción diaria de comunión con el Espíritu de Dios, meditación y estudio de la palabra de Dios, la obediencia congregacional, el compromiso de pagar los diezmos y ser fieles en nuestras ofrendas. Así como en el servicio al Señor y a los santos. El cuidado de la familia, la relación de pareja, el tema financiero y como prosperar, emprendurísmo, ámbito empresarial, y de la oficina profesional y el cuidado de la salud física y emocional. De manera que debemos tener una visión clara de razones bien enfocadas por las cuales luchar a fin de alcanzar nuestros sueños. 

3. ASUMIR CON CARÁCTER LOS COMPROMISOS QUE NOS LLEVARÁN AL PROGRESO

Carácter: Entre muchas definiciones es elevación de ánimo firmeza y energía. El apóstol Pablo refiriéndose al fruto del Espíritu dice a los creyentes de Galacia: Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. (Gal. 5:22-23). La templanza comprende firmeza, carácter y sobriedad para enfrentar los desafíos de la vida diaria, que se aleja del hombre inconstante como dice Santiago: El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos (Stgo. 1:8).

El Dr. Francisco La Cueva, en su diccionario greco-español dice: El hombre de doble alma es inconstante en todos sus caminos. Este hombre cambia fácilmente, es un emocionalista y todo lo deja inconcluso. Pero el que tiene el carácter de Cristo está preparado para asumir los compromisos que lo llevarán al progreso, a lo bueno, al avance y al logro de sus expectativas.

La Biblia honra los que asumieron con responsabilidad y carácter el propósito de Dios en sus vidas, en el trabajo cristiano, en la familia, en el emprendurísmo de negocios, en los estudios, en el alcanzamiento de los sueños, pero sobre todo en la fe de salvación. El carácter templado será usado por el Espíritu Santo para persistir y lograr nuestras metas: 

4. ACTITUD POSITIVA FRENTE A LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA

Jesús dijo: De la abundancia del corazón habla la boca. (Mt. 12:34). Y el sabio Salomón: La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos. (Prv. 18:21). Debemos de tener una actitud positiva que se constituya en la abundancia del corazón que enseño el Señor Jesús a sus discípulos. De esa abundancia de lo bueno, justo, puro y sano en el corazón es de lo que habla la boca del creyente fiel y sincero. Es determinante porque con la lengua damos muerte o vida y comeremos el fruto de esa siembra (Gal. 6:7).

Tener una actitud positiva frente a las circunstancias de la vida es una decisión que se fundamenta en principios de la palabra de Dios. El pesimista se descarta así mismo con su negatividad de las cosas, siempre está enfocado en los obstáculos y no en las metas, soslaya el espíritu de lucha y glorifica el “no se puede”. Rechaza la mirada positiva de las cosas que es la mejor mirada y abraza la mirada negativa de las cosas que es la peor mirada.

A pesar de que Pablo dice: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Fil. 4:13). Y reitera pensamientos positivos cuando dice: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. (Fil. 4:8). Que el espíritu Santo nos dé una actitud positiva frente a las circunstancias de la vida diaria y nos dé una mente y corazón extendidos para ir en pos de nuestros sueños.

5. EL CUIDADO DEL CUERPO Y EMOCIONES

Pablo dice a los Corintios: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le destruirá a él. (1Co. 3:16). Y reitera ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros? (1Co. 6:19). El cuerpo del creyente es la vasija de Dios que ha sido llena del Espíritu de Dios, por lo cual debe ser cuidado celosamente.

Debemos tener una alimentación sana, dormir las horas recomendadas por la ciencia médica. Dios vela por la ciencia (Prv. 22:12), necesitamos el descanso para reponer la fuerza y vitalidad. Y necesitamos el ejercicio para mantener nuestros cuerpos ágiles, activos con el sistema circulatorio y muscular en movimiento, consumiendo las calorías necesarias para que no tengamos sobrepeso, y mantenernos saludables. Las emociones deben ser ministradas por el Espíritu de Dios, y restauradas de las heridas del pasado, y cuidarlas de daños y laceraciones, sobre todo las mujeres que tienen emociones muy sensibles. Pablo dice a los Filipenses: Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! (Fil. 4:4). 

6. CULTIVACIÓN DEL COMPAÑERISMO CRISTIANO

Pablo dice a los Efesios: Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos y en todos. (Ef. 4:3-6). Y a los Filipenses dice: Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo. (Fil. 2:2-3).

La ciencia ya estudió que las personas solitarias y aisladas se mueren 10 años antes de su tiempo. La gente necesita el amor, solidaridad y cariño de los demás, y para recibirlo también hay que sembrarlo. Los solitarios no son felices en este mundo, Cristo nos ofrece compañerismo continuo en medio de su amada iglesia.

7. PERSEVERANCIA

Jesús dijo en el pequeño apocalipsis de Mateo 24: Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo (Mt. 24:13). La Biblia honra la perseverancia, que es constancia en el tiempo, firmeza en las crisis, permanencia en la fe en tiempos convulsionados. El llamado del Señor es seguir adelante sin desmayar, sin detenernos, sin mirar atrás. Aunque no veamos nuestras oraciones contestadas, aunque no veamos las promesas de Dios cumplirse, aunque le miremos en neblina, nuestra responsabilidad es seguir creyendo y perseverar. Dios no fallará y bendecirá nuestra confianza en él y todo lo que toquemos con nuestras manos florecerá por voz de Dios. Mantengámonos constantes y estables. 

8. DESARROLLO DE UNA VIDA BALANCEADA

El profeta Isaías dice la palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras, mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá (Is. 28:13). La palabra de Dios al ser manifestada es activada por el Espíritu de Dios del mandamiento a la visión de línea sobre línea, de lo general a lo particular. Como es declarado por el profeta, poniendo el balance en el poquito allí y en el otro poquito allá. En los poquitos allí y allá está el equilibrio de la palabra al ser servida al hombre que espera recibir, cambiar y ser bendecido.

En la vida práctica es igual, necesitamos del poquito de allí y de allá para mantener el balance en nuestras vidas, la diversidad en nuestro accionar trae satisfacción interior, evitando de esa manera la radicalización y los extremos. Es la mejor manera de vivir una vida agradable a Dios, en armonía con los demás y en paz con nuestras propias conciencias.

Reflexión final

Ojalá que tengamos voluntad espiritual y anhelo de progreso, a fin de implementar estos “ocho principios de éxito para todo el año”. Dios se mantiene fiel y honesto en el cumplimiento de las promesas del nuevo pacto en Cristo Jesús, en nuestro favor. Resta que nos esforcemos y nos comportemos con valentía y determinación porque hasta para recibir las bendiciones que Dios pone en nuestras manos hay que sacrificarse y ser tenaz y perseverante.

A continuación mencionamos los principios: La fe en Dios y obediencia a su palabra, tener razones por las cuales luchar, asumir con carácter los compromisos que nos llevarán al progreso, actitud positiva frente a las circunstancias de la vida, el cuidado del cuerpo y emociones, cultivación del compañerismo cristiano, perseverancia y desarrollo de una vida balanceada. Valoremos tales principios Bíblicos en nuestras vidas y transitemos todo el año con una visión clara con nobles resultados. Gracia y paz en Cristo Jesús.

 

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana
809.620.1360
jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

MIRADA PASTORAL DE LA NAVIDAD

La palabra navidad proviene del término natividad, que viene del latín “Nativitatem”, que significa nacimiento. El mundo religioso y secular la aplica al nacimiento del Señor Jesucristo, el hijo de Dios.

Según Mt. 26:26-29, Mc. 14:22-25 y Lc. 22:14-20; el Señor Jesús ordenó a sus discípulos celebrar su muerte con la comunión, santa cena o cena del Señor. Esta enseñanza fue desarrollada por el apóstol Pablo en 1Co. 11:17-34, a fin de orientar y disciplinar a la iglesia de Corinto que ameritaba orden y fundamento espiritual. Lo que estableció el Señor en la cena de la institución del nuevo pacto es para que cada generación de creyentes celebre su muerte por nuestros pecados.

 Pero en lo que respecta a la celebración de su nacimiento Jesús no dijo que debía ser celebrado, no hay un solo pasaje en el Nuevo Testamento que apoye tal celebración, de lo que se desprende que la iglesia del primer siglo no celebró el nacimiento del Señor Jesús. Además, por la evidencia externa en el siglo segundo y tercero, tampoco se celebró la navidad.

CUANDO COMIENZA A CELEBRARSE LA NAVIDAD

Al emperador Constantino hacerse cristiano en el año 313 después de un contundente triunfo militar, empezó a cristianizar muchas festividades paganas. tal como la saturnalias que era celebrada por los romanos paganos entre el 17 y 24 de diciembre, y el 25 se celebra el nacimiento del dios Sol. Como unos creían que Jesús había nacido el 6 de enero, otros que había sido el 19 ó 20 de abril y otros suponían que había nacido el 20 de mayo. Fue el papa Julio I en el siglo IV que escogió el 25 de diciembre como fecha del nacimiento del Señor, porque en ese día se celebraba en la Roma pagana la antigua fiesta del solsticio de invierno, el (Natalis Solis Invicti), que según la historia de Mosheims, procede de la tradición babilónica que honrraba a Mitra, Baco, Adonis, Horus, Osiris, Júpiter, Hércules y Tammuz hijo de Ninrod. De ahí surgió la idea de unir esos nacimientos con el de Jesús para opacar las fiestas paganas.

Realmente la alta erudición ha demostrado que Jesús de Nazaret, nació en el otoño del 748 ó 749 de la fundación de Roma, que equivale al año 4 ó 5 antes del año que dice la tradición que nació. Esta precisión en los años se fundamenta tanto en la evidencia interna que tiene como base los pasajes del nacimiento del Señor en San Mateo capítulo 1-2 y San Lucas 1:26-2:38. También el año y la estación es avalado por la evidencia externa (Investigación histórica, arqueológica y cultural). De día no hay veracidad alguna, el 25 de diciembre como hemos explicado es un día tan solo propuesto para tal acontecimiento. En cuanto al mes, según la alta erudición el mas probable es octubre. Lo importante es que Jesús nació en Belén para traernos el amor de Dios.

NACIMIENTO ANUNCIADO POR LOS PROFETAS

En su devenir los profetas del Antiguo Testamento anunciaron la primera y segunda venida del ungido del Señor y su reino de justicia de manera maravillosa y esperanzadora. En lo que respecta a su nacimiento dice el profeta Isaías: Por tanto, el Señor mismo os dará señal: he aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel (Is. 7:14).

 La palabra hebrea que se traduce como virgen se refiere a una joven en edad de casarse sea virgen o no. Aunque en el caso de María de Nazaret se trataba de una virgen literal, pues cuando el ángel Gabriel le anuncia que concebirá en su vientre y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Pues no conozco varón. El ángel le dijo: el Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el santo ser que nacerá será llamado hijo de Dios (Lc. 1:31, 34-35). En pasajes tales como (Gn. 24:43, Ex. 2:8 y Sal. 68:25), el mismo termino hebreo para virgen se traduce doncella. En tanto, que la palabra hebrea para Emanuel significa “Dios con nosotros”. En aquel momento crítico de la historia, el nombre dado al niño que nacería era una manera de expresar confianza en el Dios de Abraham.

 Vuelve y declara el profeta: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. (Is. 9:6). Su principado sobre su hombro, es segura referencia al manto real de la estirpe davídica del niño. Admirable, Consejero: indica cualidades de guía infalible de inextinguible sabiduría, sobre él descansará el imperio del reino de los cielos. Dios fuerte: el niño es Dios encarnado, el omnipotente, el término hebreo traducido como fuerte tiene el significado adicional de “héroe”, el Señor es el héroe infinito de su pueblo. Padre Eterno: Como padre que se preocupa por las necesidades de su pueblo. Es el segundo en la trinidad que vive un eterno es, y que con su nacimiento como niño entró al tiempo de los hombres, el portador del amor, carácter y naturaleza del Padre (Jn. 14:9). Príncipe de Paz: Su reino estará marcado por la sanidad, prosperidad, bienestar, la paz de Dios, y el cese de la enemistad. El libro de Apocalipsis revela que al establecimiento del reino le precede el triunfo de Cristo sobre satanás y aliados. (Ap. 19:16 y 20:10).

El profeta Miqueas contemporáneo de Isaías dice: Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad (Miq. 5:2). Belén es la ciudad de David (1Sam. 16:1-4, y 13), ciudad real, pequeña en los días de David y cuando nació Jesús allí habían como 200 casas, él eternizó a Belén con su nacimiento anunciado ocho siglos antes, de la tribu de Judá, la tribu de David. De allí saldría el Señor (Adonai), en Israel.

Salió como el ángel de Jehová, portando el carácter y la naturaleza de Yaweh, Dios de Abraham, Isaac y Jacob, como es revelado en la historia de la salvación del Antiguo Testamento hasta que el segundo en la trinidad fue manifestado en carne (Jn. 1:14), en su primera venida, esperamos que regrese y llame a su iglesia a las nubes (1Ts. 4:16-17), en lo que se conoce como arrebatamiento o traslación, que es el término teológico. Luego regresará por segunda vez para vencer al anticristo y el falso profeta y destruir el ejercito del anticristo y encadenar a satanás y establecer el reino milenial en la tierra (Ap. 19:16; 20:10). En la parte izquierda de la Biblia sus salidas fueron como el ángel de Yaweh y en la parte derecha de la Biblia como hijo de Dios y Hombre. En el arrebatamiento y la segunda venida entra en escena como hijo de Dios vencedor de los poderes de la oscuridad y con el cuerpo de gloria, como gobernará las naciones en el milenio en el cuerpo de la eternidad.(Is. 2:1-4; Ap. 20:1-10). 

SUS ANTEPASADOS

El niño Rey tiene antepasados de gran honor en la historia de la salvación, pero también de origen pagano, con un pasado pecaminoso, hasta que amaron al Dios de Abraham, tales como Adán, Enoc, Matusalén, Noé, Abraham, David; además, Tamar, Betsabé, Rahab y Ruth. Los evangelistas Mateo y Lucas en la genealogía de Jesús en (Mt. 1:1-17 y Lc.3:23-38) producen el detalle sin limpiar la estirpe generacional del niño Rey. Adán, el primer hombre de Yaweh. Enoc, el gran consagrado del periodo pre-diluviano arrebatado por Dios. Matusalén, el anciano de la humanidad que vivió 969 años. Noé, el pregonero de justicia y héroe del diluvio. Abraham, el hebreo padre de la fe y del pueblo de Dios. David, el guerrero de la historia de Israel. Fares, hijo incestuoso de Judá y Salomón, hijo adulterino de David. Además, Mateo menciona cuatro mujeres: Tamar, la que hizo el papel de ramera sin serlo frente a Judá, para ser vindicada. Betsabé mujer de Urías de origen Hitita, con la que David adulteró. Rahab, la ramera de Jericó de origen cananeo que profesó fe al Dios de Abraham. Ruth, mujer moabita adoradora del dios Quemós, que confesó su amor al Dios de Abraham.

EL BELEN DE DIOS Y DE LA HUMANIDAD

Belén es compañerismo del cielo y la tierra, es el vínculo entre la eternidad y el instante de la vida humana, es el enlace entre la belleza de la espiritualidad verdadera y la ignorancia humana de lo de Dios, Belén es un pesebre por trono del niño rey. Es el lugar donde el cielo besó la tierra, es humildad y sencillez, exaltación y gloria en la manifestación del Emanuel: Dios con nosotros y el coro angelical en los campos de Belén.

En Belén brilló la luz del sol de justicia (Mal. 4:2), significa que la luz justiciera del reino brilló por vez primera entre los hombres en Belén, y sus rayos impactaron con fuerza los corazones de los hombres con el caliente de su gloria. El apóstol Juan dice: “Y aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros, (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Jn. 1.14). Belén es símbolo de la expresión más sublime de amor manifestado por el Padre. La belleza de Belén es Jesús, él es la hermosura radiante de la noche de paz.

Belén es acercamiento del Reino de Dios a los hombres, en gloria y presencia del Hijo eterno y voz profética de los ángeles anunciadores. Belén: es donde sucedió lo inexplicable, porque el amor de Dios no es para ser entendido, es amor en mil idiomas que 20 siglos después ha dejado al hombre como abismado. En Belén nació el amor con la presencia del niño del pesebre.

Navidad: es la fiesta del alma agradecida, el júbilo del corazón redimido, el cántico del alma en regocijo. Es la fiesta de la salvación, la fiesta de la vida, el júbilo de la esperanza en los corazones de los hombres. La navidad es mas que bombillitos que prenden y apagan, es mas que golosinas y nueces, mas que colores de telas de temporada, mas que risa enloquecedora por causa del vino, mucho más que la frugalidad de tradiciones desgastadas por el uso. La navidad es la fiesta del espíritu humano que se separa de la puerilidad externa que solo conecta con los sentidos humanos. Cristo es la navidad misma y punto.

INVITADOS AL NACIMIENTO

Los pastores de los campos de Belén (Lc. 2:8-20). Un pastor de ovejas era de pésima reputación en la generación de Jesús, despreciable, de túnica sucia, solitario, errante en las montañas, de vida forzada, que veía a su familia en ocasiones, dedicado a las ovejas, considerado profano por la élite religiosa de la época por considerarlo violador del Sabbat y su poca dedicación al ritual del templo de Jerusalén. Se decía en Palestina: que tu hijo no sea conductor de camellos, cuidador de asnos, ni buhonero, ni pastor de ovejas, porque son oficios de ladrones. Y pensar que los pastores de Belén fueron los invitados primerísimos del Padre al nacimiento de su hijo eterno. A ellos eligió Dios como testigos del niño del pesebre, lo contaron a los vecinos de Belén los cuales se maravillaron, pero no trascendió.

Los magos del oriente (Mt. 2:1-12). Mago: es una palabra de origen ario de la raíz “Mag” de donde viene el término griego “Megas” y latino “Magnus”, que significa “grande e ilustre”. Connotados eruditos consideran que los magos procedían de Media y Persia, y se habían educado en medicina, matemática, astronomía, ciencias naturales, astrología y liturgia religiosa. Se cree que fueron discípulos de Zoroastro, líder fundador del Zoroastrismo en el siglo VI A.C.

La estrella se encendió en el cielo y movió a los ilustres del oriente a la sagrada cita que el cielo había convocado en Belén. En tanto, que, el palacio de Herodes y toda Jerusalén, estaban ajenos al nacimiento del Mesías Rey. Herodes oiría el asunto de los ilustres con escepticismo y temor, como una locura. En otro orden, como humano, los sabios llegaron a Belén dirigidos por la estrella muda y brillante. Vieron el panorama en la casa donde ya vivía la familia sagrada en Belén y quedarían absortos del escenario que vieron para un Rey. Y como ante los reyes no se podía entrar con las manos vacías, ellos ofrecieron lo mejor de Persia, oro, incienso y mirra. La estrella muda fue su señal de sobrenaturalidad una vez los ilustres adoraron al niño Rey, desaparecieron del escenario por siempre, pero la estrella sigue brillando en el horizonte de manera perenne.

NAVIDAD SECULAR

Desde el inicio de la celebración de la navidad en el siglo IV, los hombres han introducido elementos paganos absolutamente ajenos a la historia verdadera del nacimiento del Señor, y que han sido usados por satanás para distorsionar la espiritualidad autentica que se desprende del nacimiento del hijo de Dios en Belén. Y así llevar confusión, error y oscuridad a muchos en cada generación de la humanidad. A continuación presentamos algunos ejemplos:

 El protagonismo de Santa Claus en la fiesta de navideña: Según la tradición en el siglo V vivió Nicolás, el obispo de la ciudad Myra, en lo que era el territorio de la actual Turquía. Dicho obispo era honrado por los latinos y griegos el 6 de diciembre. Se cuenta que Nicolás era muy caritativo con los niños, pues le daba muchos regalos y apoyo. De este personaje se originó Santa Claus. Papá Noel o Viejo Páscuero: Esta leyenda se originó en Demre nombre moderno de la ciudad de Myra, en Turquía. Al paso del tiempo la leyenda fue vinculada a la fiesta de navidad, por lo cual Santa Claus o Papá Noel está muy presente en los países occidentales de fe cristiana. Realmente Santa Claus, es un símbolo comercial del periodo navideño que surgió en la revolución industrial en el siglo XIX, tanto en Londres como en New York, idea de los empresarios de tiendas de lujo de la época.

 ¿Por qué ligar a Santa Claus o Papá Noel a la celebración del nacimiento del Señor Jesús? Esos son inventos de los que han secularizado el acto infinito y sagrado de la manifestación del amor de Dios, al enviar su hijo a nacer en Belén, para bendición de cada generación humana. En los evangelios no aparece Santa Claus, ni por casualidad, es una distorsión de satanás y los hombres codiciosos de ayer y de hoy

 El Árbol de Navidad: El árbol fue usado con fines religiosos desde los albores de la humanidad. Por lo cual Dios dijo a Moisés: No plantarás ningún árbol para asera cerca del altar de Jehová tu Dios (Dt. 16:21). Es conocida la contienda de Dios con Israel porque en lugares altos (bajo árboles), ofrecían sacrificio a dioses falsos, por lo cual Dios prohibió tales prácticas.

 En las primeras fiestas navideñas los romanos usaron árboles de pino para representar el calor del nuevo nacimiento del dios sol en forma de fuego, prácticas que se basaba en una vieja leyenda babilónica. A estas prácticas se unieron los Germanos y Celtas que introducirían luminarias a los árboles para ahuyentar los espíritus malignos en las llamadas noches rigurosas (del 25 de diciembre al 6 de enero). De los países sajones se adoptó la costumbre de colgar toda suerte de regalos y golosinas.

Después del descubrimiento de la electricidad por Thomas Alva Edison en 1878, a los pinos adornados se les inserta luces de bombillas que la tecnología ha ido perfeccionando. Hoy el árbol de navidad se ve muy normal, pero en los evangelios no hay rasgos de tal árbol. Es una práctica absolutamente pagana.

Los Belen

es: La idea original de montar un nacimiento fue de Francisco de Asís, cuando en 1223, después de viajar a Belén, regresó inspirado a Italia y en el bosque de Greccio, juntó a hombres y animales escenificó la natividad de Jesús en vivo. “Los Belenes” se popularizaron en España a principios del siglo XVIII de donde pasaron a México. Y en la década del 1930 se revitalizó la tradición.

 Los apóstoles jamás enseñaron que los creyentes en Cristo deben hacer alguna réplica del nacimiento, no existe un solo pasaje que lo apoye. Aunque son hermosos a la vista de niños y adultos, los belenes son puras tradiciones ajenas al Nuevo Testamento.

Otras Actividades: Es absolutamente penalizada en la Biblia la práctica de celebrar la navidad del Señor, con fiestas mundanas, consumo de bebidas alcohólicas, bailes carnales e insatisfactorios, comida en exceso, prácticas sexuales impuras, compra compulsiva de ropa y artículos del hogar que no se necesitan. En fin, acciones de hechos o de palabras que se definen como verdaderas locuras (Gal. 5:16-21).

REFLEXIÓN FINAL

Unamos nuestros corazones al Señor Jesucristo, recibiendo el amor del Padre para salvación y bendición.

Abramos nuestros corazones al Señor Jesús que ya no es un niño, y busquemos caminos derechos delante de él para que el propósito y razón de Belén sea cumplido en nosotros. Unamos nuestros corazones a la familia, perdonemos a nuestros ofensores, porque tenemos una deuda de amor hacia Dios en Cristo y hacia los hombres, aun hacia nuestros enemigos por decisión de ellos. Vivamos el mensaje de la natividad del Señor y seremos enriquecidos con paz de Dios en el corazón, y fiesta continua en el alma. Gracia y paz de Dios, Bendiciones.

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360
jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com

Fuentes:

– Biblia de Estudio Narrativa.

– Vida del Señor Jesucristo, José Luis Martín.

– Min. J.E.P.L., Departamento de Literatura.