BIBLIA, POLÍTICA Y SOCIEDAD

La Biblia es considerada como la palabra de Dios, de manera que es infalible y el texto más importante de todos los libros del mundo. No existen documentos fuera de la Biblia que sean aceptados como infalibles. Cabe mencionar que dentro de la teología protestante se destacan cinco puntos que resumen la sagrada teología. 1. Sola fide: lo cual significa que la salvación es por la sola fe. 2. Sola gratia: que la salvación es por la sola gracia de Dios. 3. Solus christus: por la única obra intercesora de Cristo. 4. Soli deo gloria: dando así la gloria solamente a Dios. 5. Sola scriptura: asimismo se enfatiza la suficiencia de la palabra de Dios expresada en la Biblia, con el fin de conocer al Dios verdadero al revelarse éste hacia los hombres a través de Cristo. Significa que la Biblia es la revelación especial de Dios, por lo cual es superior a todo texto religioso cuyo campo de acción se fundamenta en la filosofía que comprende simple investigación y producción humana. La Biblia y sus cerca de dos mil reglas comprende valores sobrenaturales relevantes de aplicación práctica.

DEFINICIONES DE POLÍTICA

El término política procede de la acepción griega POLITIKE, que se definía como el arte de gobernar la polis o ciudad-estado griego. Actualmente el diccionario de la Real Academia de la Lengua define política en tres de sus acepciones: 1.Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados; 2. actividad de los que rigen o aspiran a regir los asuntos públicos; 3. actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Foy Valentine expresa que la política es el arte o ciencia de gobernar, el arte de lo posible, la lucha por el poder, la búsqueda y el ejercicio entre grupos, el proceso de determinar quién consigue qué, cuándo y cómo, la relación entre los gobernantes y los que son gobernados, y el proceso de trasladar las presiones sociales en leyes publicas. En consecuencia, el concepto de política se define en tres sentidos básicos: como lucha por el poder, como conjunto de instituciones por medio de las cuales se ejerce el mismo, y como reflexión teórica sobre su origen, estructura y razón de ser. 

La historia humana es la historia de la lucha política protagonizada por individuos, grupos, o naciones para conquistar, mantener o extender el poder político. Esa lucha por el poder puede ser pacífica o violenta. Los procesos de lucha por el poder indican un estado avanzado de civilización y una mayor sensatez en el ejercicio de la política.

Las guerras constituyen la forma mas extrema del enfrentamiento político, cuyo fin es la destrucción del adversario. La política tiene el poder como su objetivo principal de donde se desprende que, sin poder, no habría política. Su método primario es la negociación, para lograr que se lleven a cabo las decisiones de bien público como su objetivo esencial.

Pablo A. Deiros dice: la política es la preocupación por todo lo que tiene que ver con el bienestar común en términos de una nación, en sus relaciones internas y externas. El ejercicio político implica preocupación por el país y su destino histórico. Alguien dijo “como quiera que definamos la política nunca es tan mala para justificar que los cristianos nos retiremos de participar de nuestros deberes ciudadanos, ni tan buena que no sintamos la necesidad de impregnarla constantemente con los valores éticos de la fe cristiana”. Los cristianos estamos llamados a evangelizar la política. Albert Butterfield, historiador cristiano inglés, dijo: “ningún hombre ha inventado todavía una estructura política, sin que la inventiva del diablo no encuentre la manera de explotarla para sus fines perversos”.

EL GOBIERNO CIVIL, INSTITUCIÓN DE DIOS

Dios es la suprema autoridad del universo y por él han sido establecidas las instituciones terrenales y sus autoridades. La Biblia enseña que esas instituciones de poder son: la familia, la nación y la iglesia. El estado ha sido construido por Dios para hacer posible la vida ordenada y pacífica de los seres humanos en sociedad, mientras dure este sistema de cosas en este mundo. Pueblo, territorio y poder son los elementos básicos que conforman un Estado. La nación es una comunidad humana que posee elementos históricos, tradicionales, culturales y económicos comunes. El territorio es el espacio físico donde habita el pueblo y es también donde se ejerce el poder político.

 El poder es la capacidad que tiene el Estado de imponer a los ciudadanos la aceptación y el cumplimiento de sus decisiones determinadas por medio de sus tres ramas: el Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. El Poder Ejecutivo es el órgano ejecutivo del Estado y dispone de tres elementos básicos para su funcionamiento: Administrativo, que comprende: gobierno, ministerios, gobiernos regionales, tribunales, policía, etc.; las Fuerzas Armadas, que tienen como función la defensa de la soberanía nacional, y Hacienda, que se ocupa de la recaudación de los fondos necesarios para el sostenimiento de todo el aparato estatal y la realización de los programas sociales del país.

El poder político institucionalizado en el Estado es un hecho cuya realidad histórica no necesita comprobación, el cual desde la perspectiva de la fe queda evidenciado en los pasajes bíblicos de Mat.22:17-22, Rm. 13:1-7, 1 Tm. 2:1-2 y 1 P. 2:13-17. William Barclay, gran erudito de escritos sagrados dice: “ningún hombre puede vivir completamente separado de la sociedad de la que es miembro”. Como parte de la nación, goza de beneficios que no obtendría aislándose. No es razonable reclamar los privilegios y negarse a los deberes. El hombre tienen deberes para con el Estado y debe cumplirlos aunque sea Nerón quien esté sentado en el trono. Platón dijo: “el Estado existe por razón de justicia y seguridad”. Sin Estado, sin leyes y sin el compromiso de obedecerla, los más fuertes gobiernan con egoísmo perversidades e injusticias y los débiles serian abusados, la vida se regiría por la ley de la selva.

Jesús, en Mt. 22 separó lo de Dios de lo del Cesar (gobierno civil), pero no significa que lo de Cesar es independiente de lo de Dios. Al contrario, la autoridad que reside en el Estado de cualquier nación ha sido establecida y sustentada por Dios. El apóstol Pablo expresa su visión principal acerca del Estado aseverando que el imperio romano y la pax romana, era el instrumento de Dios para librar al mundo del caos. (Rm. 13:1-7) Idealmente, los hombres debían estar unidos por el amor cristiano, pero no lo están; el Estado es el instrumento de Dios para que el pueblo se mantenga unido y en paz. Por tanto, es deber de los cristianos colaborar y no estorbar a los que administran el Estado, porque lo sepan o no, las autoridades políticas cumplen un deber encomendado por Dios. Su deber es fomentar el bien y castigar el mal. Pablo insiste que el Estado guarda relación con el propósito ordenado de Dios para la sociedad, con el fin de evitar la anarquía. Con todas sus limitaciones, el Estado cumple un propósito dentro del ordenamiento providencial de Dios en la nación.

 JESÚS Y LA POLÍTICA

Después de hacer un escrutinio teológico sereno del ministerio público de Jesús de Nazaret y sus nobles enseñanzas, para conocer si le dio importancia a la situación política de su época o no, tenemos que colegir que a través de la historia muchos han presentado al Jesús histórico como un hombre desconectado de su realidad, a pesar de proclamar la unión hipostática, que fue 100% hombre y 100% Dios, (el segundo de la santísima trinidad). Lo cierto es que Jesús de Nazaret, vivió en las realidades humanas, no en el campo de ideas abstractas, pintarle desinteresado de su realidad cotidiana en la palestina de su generación es una falacia, no es coherente con su humanidad ni con su mensaje. Sectores poderosos de cada generación han manipulado la persona de Jesús, vinculándolo a una religiosidad inoperante aislada de la realidad política y social de su época, a fin de mantener el Status Quo en un territorio determinado y frenar a los cristianos, adormeciéndolos, para que no participen en política y puedan ejercer su derecho de producir una influencia de justicia en la sociedad.

Es evidente que Jesús, no fue un zelote que arrastró multitudes para revelarse contra el imperio romano, él no vino a este mundo a formar un partido político con fines de reivindicaciones sociales y económicas, no vino para hacer una revolución en su época al estilo Che-Guevara. El mensaje de Jesús tenía como esencia el Reino de Dios que no es de este mundo, como le dijo a Pilato (Jn. 18:36). Aunque también dijo que ese Reino estaba entre ellos refiriéndose a él (Lc. 17:21). Su mensaje del Reino de Dios estaba por encima de la política de los hombres, él no hablaba como un político, sino en términos espirituales, declarando la voluntad del Padre, como tantas veces lo declara en los discursos del aposento alto y camino a Getsemaní (Jn. 13-17). La misión de Jesús, fue venir a cumplir con la obra de redención de la humanidad en cada generación, como lo envió su Padre y él quiso venir. Y así destruir las obras de satanás y su reino de tinieblas y oscuridad. Ahora bien, los evangelios no presentan a un Jesús místico, sino mezclado con la gente en sus necesidades de sanidad emocional, física y mental, de apoyo y solidaridad, expresando compasión y misericordia hacia los marginados, rechazados y olvidados, alimentando a los hambrientos, enseñando y orientando al pueblo para darle esperanza y consuelo en medio del dolor y la injusticia.

Al ver la injusticia de su tiempo en Israel, como el Imperio Romano le cobraba el 30% de los ingresos a cada judío y la mafia religiosa el 15% para el tesoro del templo, entre estas dos mafias les arrancaban el 45% a los infelices, que comprendían la gran mayoría. Por otro lado, los hacendados, comerciante, compañía de cobradores de impuestos, altos oficiales romanos, y demás chupa sangre de esa generación, tenían al pueblo agobiado, hambriento, desesperanzado. Jesús veía en la injusticia de la sociedad una consecuencia del pecado del hombre, una quiebra de la confraternidad y de la comunión humana. Por eso su revolución consistió en predicar el perdón de los pecados, el amor hacia el prójimo aun hacia el enemigo. Contrario a lo que decía la ley de Moisés: ojo por ojo, diente por diente (Mt. 5:38). Jesús fue un pacifista acabado, un abanderado de la no violencia; la única violencia que él acepto fue la que cada uno ejerce sobre sí mismo en favor del esfuerzo por mejorar el mundo y cuidar la vida de los demás. Si bien Jesús fue un radical teológico muchas veces, no fue indiferente a la política, consciente de la maldad de los invasores romanos, del rey Herodes Antipas y de la élite política religiosa de su generación, proclamó: los que gobiernan oprimen con su poder a las naciones (Mr. 10:42), y hasta señala abiertamente la relación de todo el que tiene poder político con el diablo cuando dice que éste da el poder a quien quiere (Lc. 4:6).

Se enfrenta a grupos poderosos del poder político; califica al rey Herodes Antipas, lacayo de Roma, en favor de sus intereses en Palestina, de “zorra”, animal que destruye toda la cosecha agrícola, la zorra es insaciable, dañina y destructora (Lc. 13:32) ante la visión de Jerusalén que sería destruida por los invasores políticos (Mt. 21). En cuanto a los políticos-religiosos; los ¡ay de Mt. 23, revelan su maldad! El Señor no menospreció la necesidad de reformas estructurales en este mundo, pero pone su acento en la conversión individual. No menosprecia la necesidad de la política, pero pone los ojos en el Reino de Dios. Que es trascendente y eterno, en tanto que el reino de los hombres es humano y temporal.

La justicia política no es el Reino de Dios, pero el reino se realizará en una sociedad fraterna y justa (Is. 65:17-25; Ap. 20;1-6). Lo que significa que es tarea humana transitar el camino de la institucionalidad y la justicia social en las naciones de hoy. Y el instrumento es el sistema de gobierno que ha elegido cada nación y el compromiso extremo que asumen los políticos frente a Dios, el pueblo y los valores del sagrado libro. Los cristianos que hoy desprecian la política en nombre del Reino venidero del Señor Jesucristo, ignoran que el Reino eterno se fundamenta en el gobierno civil temporal. Además, el reino milenial, es la expresión física del Reino de Dios en este mundo, con Jesucristo como Rey en el ejercicio de un reino político sobre las naciones. 

LA IGLESIA PRIMERA Y LA POLÍTICA

La razón principal por la que se escribieron los evangelios es declarada en Jn. 20:31 que dice: pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre. Por otro lado, se escribieron con el propósito de no llamar la atención del Imperio Romano y así mostrar un Cristo no peligroso para el Statu Quo del momento. Además, con la mentalidad escatológica de que el fin del mundo estaba próximo. En este sentido, en la supuesta víspera del fin del mundo, poco interés podían generar los problemas políticos a los cristianos de entonces. No tenían ninguna urgencia de reformar sociedades civiles que consideraban próximas a desaparecer. A pesar de esto, los evangelistas fueron fieles a la comunicación del mensaje de Cristo donde encuentra fundamento nuestra fe y vida cristiana práctica.

El libro de los Hechos revela claramente que la iglesia primera ocupa su tiempo, habilidad, talento y creatividad predicando con señales poderosas el evangelio de Jesucristo de tal manera que para el siglo III la mitad, de los habitantes del Imperio Romano eran cristianos (60 millones). Pero la inserción de los creyentes en actividad política era nula, con rara excepciones. El caso de Erasto, tesorero de la ciudad de Corinto (Rm. 16:23). Por otro lado, Pablo, alude al recurso de política migratoria, como ciudadano romano en Filipos y Jerusalén (Hch. 16:35-40 y 22:25-29). En (Rm. 13:1-7), alude al poder político institucionalizado en el Estado, que el hombre tiene deberes para con el Estado y debe cumplirlas y los que ejercen autoridad deben hacer el bien que de hecho y de derecho merece el pueblo, de manera que es un compromiso mutuo. De hecho en 1 T. 2:1-2, el apóstol aconseja a que se ore por los reyes y por los que están en eminencia. Y Pedro aconseja al creyente por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior y a los gobernadores… Temed a Dios. honrar al rey. (1P. 2:13 y 17).

¿DEBE EL CRISTIANO PARTICIPAR EN POLÍTICA?

Generalmente, los cristianos de todos los tiempos se han marginado de la política por diversas razones. Los creyentes hispanos no somos una excepción. Muchos ven la política como una actividad perniciosa que gradualmente puede corromper la conciencia del cristiano, que según el Señor Jesús dijo: “están en el mundo… pero no son del mundo” (Jn. 17:11 y 16), y Pablo dice que nuestra ciudadanía está en el reino de los cielos (Fl. 3:20). No somos del mundo porque no practicamos las obras pecaminosas de las tinieblas que Satanás, con engaño, ha sistematizado en el mundo. Pero Dios ama el mundo (al ser humano) y por el mundo murió Cristo para salvación. Además, nuestra misión es ese mundo sin Cristo. Por otra parte, somos ciudadanos del Reino de los cielos pero también de la nación donde nacimos.

Los cristianos somos hombres y mujeres de dos mundos, el físico y el espiritual, del reino de los cielos y de la República Dominicana, si somos dominicanos. No existe un solo pasaje bíblico que ordene al cristiano aislarse de los problemas y necesidades de su nación y renunciar a su papel de ser luz, sal y levadura del mundo. (Mt. 5:13-16 y 13:33) Lo más fácil es enajenarse de los grandes problemas nacionales y sus soluciones y refugiarse en las cuatro paredes de un templo. La Biblia enseña el ejemplo de hombres como José, Daniel, Nehemías e Isaías que influyeron positivamente sobre el poder político de su época. Los casos de Deborah, Esther y Betzabe, mujeres protagonistas que ejercieron poder político con la sabiduría de Dios. Es digno de mencionar el caso del hermano Erasto, tesorero de la ciudad de Corinto, del cual se habla poco, pero desempeñó responsablemente un puesto político delicadísimo, a pesar de las presiones de los intereses de diversos sectores de la ciudad y el gobierno de Corinto.

El cristiano que tiene una profunda devoción con Dios, una preparación diversa en la educación secular y una probada vocación de servicio a la comunidad, puede hacer vida política en beneficio de su ciudad o nación, dando mayor importancia a su vida de fe, para que los valores de la espiritualidad verdadera lo alejen de las distorsiones en que puede caer el hombre en el ejercicio de la actividad política. Todo cristiano que incursiona en política sabe que es un campo bien difícil, donde resulta fácil resbalar por errores propios, por zancadillas, y trampas que tienden enemigos políticos. La calumnia y la difamación es parte del juego. Para el creyente es difícil porque no siempre se puede aplicar los principios cristianos al pie de la letra, que es de lo que se tiene que cuidar el cristiano para mantener su corazón en integridad.

En cuanto a la iglesia, como organismo viviente, cuna del reino y de la autoridad de Dios, sabemos que su misión en la tierra es predicar el evangelio de Jesucristo, trabajar por los sectores vulnerables de la sociedad y cumplir con su rol profético de proclamar justicia social en la nación. Para nada es su misión el incursionar en la política partidista. En cuanto a los partidos políticos cristianos, pueden ser legales pero innecesarios para la sociedad y peligroso para la propia fe evangélica. La experiencia histórica aconseja no fomentar partidos confesionales, pues ya fracasaron en la Europa de la era de la ilustración. (Final del siglo XVIII y principio del XIX).

CONCIENCIA CRISTIANA AL VOTAR

Los partidos políticos son una expresión de la democracia representativa. Se entiende que cada uno cree tener la verdad absoluta y el programa de gobierno que es el más justo y conveniente para la sociedad. En su lucha por el poder mienten, denigran, acusan y dañan reputaciones, etc. El asunto es que ninguno tiene la verdad completa y muchas veces exageran faltando a la sensatez y a la justicia. Los cristianos fieles deben ser muy cuidadosos en vincularse excesivamente a un partido político determinado, para no caer en emocionalismo político radical que debilite su consagración espiritual.

Es importante evaluar los principios de los partidos políticos y verificar si están en sintonía con los valores bíblicos; tales como la honestidad, justicia, libertad, verdad, respeto a la vida y a la dignidad humana, la defensa y protección de los inocentes, y ayuda a los sectores vulnerables de la sociedad. En cuanto a los candidatos, es bueno evaluar su historial moral. Si ha servido a la comunidad o se ha aprovechado de ella, quienes lo apoyan económicamente, si habla siempre la verdad o solo cuando está en campaña. ¿En qué comprende su programa de gobierno? ¿Es inteligente, educado, humilde y compasivo para servir al pueblo? ¿Tiene un carácter templado y una familia estable? ¿Cuál es su afiliación política? ¿Cuál es su condición espiritual? ¿Tiene temor de Dios? ¿Se preocupa por los problemas de las comunidades? ¿Cuándo sea elegido, cumplirá con las promesas de campaña?

Los obispos y líderes de la nación han orientado al pueblo de Dios a sufragar a favor de candidatos cristianos evangélicos, los cuales tienen valores y principios Bíblicos. En tal sentido, el pueblo de Dios debe votar por aquellos candidatos que tengan temor de Dios, y un testimonio intachable dentro y fuera de la comunidad cristiana, y profundamente interesados en servir a la nación asumiendo el solemne compromiso de buscar soluciones sabias a los grandes problemas nacionales. Llenos de coraje y de la voluntad política indeclinable, de pasar de las meras palabras a los hechos.

El 15 de Mayo se celebrará las elecciones presidenciales, congresuales y municipales. Dominicanos y dominicanas, estamos comprometidos ante Dios, la nación y nuestras conciencias, a usar el derecho al voto sabiamente en beneficio del engrandecimiento de la República Dominicana.

 Que el Señor nos bendiga con paz y comprensión para que el amor, la justicia y el bienestar prevalezcan, a fin que la nación se encamine bajo el eterno señorío de Jesucristo.

Bendiciones,

Pastor Luis A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor C/Carmen Mendoza de Cornielle #35, Ensanche Quisqueya, Santo Domingo República Dominicana

809.620.1360

jfacentral@gmail.com

http://www.jesucristofuentedeamor.com
Citas.

-Diccionario de la Real Academia de la lengua.

-Los Evangélicos y la política. (José Luis Martínez).

-Comentario de la Biblia. (Matthew Henry).

– Vida y Ministerio de Jesús de Nazaret. (José Luis Martín Descalzo).

 

 

Posted on April 14, 2016, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: