TOCANDO EL ESPÍRITU TRAS LA PALABRA

 

LA PALABRA REVELADA

En su impresivo a los cristianos de Éfeso, el apóstol Pablo dice: no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él. (Ef. 1:16-17). A los Gálatas dice: más os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí, ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo. (Gá. 1:11-12). En tanto, que a la iglesia de Corinto escribe: ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿Qué os aprovechará, si no os hablare con revelación o con ciencia, o con profecía, o con doctrina? (1Co. 14:6).

 

El término revelación es común denominador de estos pasajes paulino y proviene de Apocalupsis, acepción griega del Nuevo Testamento que significa: un desvelamiento, se usa del apartamiento del velo de tinieblas que cubre a los gentiles, obra llevada a cabo por Cristo. (Lc. 2:32). De la comunicación del conocimiento de Dios al alma (Ef. 1:17) y de una expresión  de la mente de Dios para la instrucción de la iglesia. (1Co. 14:6 y 26). También se usa el término apocalupto que significa desvelar y descubrir. (Mt. 10:26 y Lc. 12:2).

 

Revelación debe entenderse en dos sentidos: 1ro. La palabra revelada de Dios que recibieron y escribieron los profetas y apóstoles, los cuales fueron inspirados por el Espíritu Santo. (2P. 1:21). 2do. La iluminación y claridad que el Espíritu Santo, el inspirador y explicador de la palabra, imparte a la iglesia para comprender las sagradas escrituras mas allá de la letra común y ordinaria. De manera que, cuando el Espíritu Santo revela la palabra, es ministrada con ciencia, frescura, belleza, y provecho. Produce en los oyentes edificación, exhortación y consolación. (1Co. 14:3).

 

El Espíritu Santo ilumina y revela la palabra para llevarnos a una estatura espiritual de nivel, donde los rudimentos del evangelio quedan atrás. Todo crecimiento espiritual fluye de la palabra y la revelación. Es usada por el Espíritu Santo para sacarnos del ABC del evangelio, del A, E, I, O, U, del conocimiento de Jesucristo y de las sillitas de primaria en las que están sentados los cristianos sin desarrollo, a fin de llevarnos a una estatura de madurez. La revelación de la palabra es la verdad de Dios, nos lleva a la espiritualidad del reino y alumbramiento del entendimiento en el conocimiento del Cristo exaltado, tal como el és.

 

La Espada Del Espíritu

San Pablo escribe: y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. (Ef. 6:17). En tanto, que el escritor a los Hebreos proclama: porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos ; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. (He. 4:12). La espada es usada en las epístolas como un símbolo de la palabra de Dios, es el instrumento del Espíritu Santo para la preparación, entrenamiento, equipamiento y formación didáctica de la iglesia. La espada del Espíritu es la única alma ofensiva del cristiano y se entiende que Efes. 6 trata de la palabra griega RHEMA, que es una palabra escritural oportuna llamada por el Espíritu Santo en una situación determinada de un creyente, una familia, o una iglesia,  aplicando la palabra precisa a la necesidad presente. Se separa de logos, que es un término griego del Nuevo Testamento que alude a la generalidad cuando se explica cualquier pasaje bíblico.

 

Por otra parte, se indica en Hebreos que la Palabra no muere, se mantiene viva y efectiva, no fracasa en el cometido a cumplir, el Dios de Israel dice por el profeta Isaías: que no vuelve a él vacía, sino que hará lo que él quiere y será prosperada en aquello para que fue enviada. (Is. 55:11).

 

La palabra de Dios es mas cortante que toda espada de dos filos, corta hacia el que la predica y hacia el pueblo que escucha. Cuando es repetida, declarada y explicada el Espíritu Santo se activa y la guía a lo más intimo del ser humano, con el fin de separar el alma del Espíritu. Esto significa que separa las regiones de las emociones, y los pensamientos humanos de las regiones de la espiritualidad verdadera. Define y separa lo de Dios, de lo humano. La palabra de Dios es un penetrante sobrenatural de los pensamientos y las intenciones del corazón.

 

Cuando David huía de Saúl, fue a Nob la ciudad de los sacerdotes, pidió a Ahimelec pan y una espada, el sacerdote le dio pan sagrado de los retirados de la mesa de los panes y le dio la espada de Goliat, al que David había vencido en el valle de Ela. Ahimelec le dijo: está aquí envuelta en un velo detrás del efod; si quieres tomarla, tómala; porque no hay otra sino esa. Y dijo David: ninguna como ella; dámela. (1S. 21:9). La espada de Goliat envuelta en un velo detrás del efod en la ciudad de los sacerdotes es una figura emblemática  de cómo en el Antiguo Testamento los filos de la espada del Espíritu estaban ocultos cubiertos por un velo. David  desnudando los filos de la espada de Goliat es un tipo de Jesús, el Mesías de Dios, revelando la palabra de Dios, desnudando las grandes verdades del corazón de Dios explicando lo que nunca fue dicho y sacando a la luz la vida y la inmortalidad por el evangelio. (2Ti. 1:10).

 

El llamado de la iglesia es ministrar con la espada del Espíritu, con los filos desnudos que es ministrar con ciencia y revelación de la palabra para provecho. El hecho es que el efod lo usaban los sacerdotes para ministrar, y la espada estaba detrás del efod lo que significa que la palabra es un poderoso ministro de Dios en todo tiempo.

 

Penetrando En Las Sagradas Escrituras

El Espíritu Santo desea que entremos en sus pensamientos, plasmados en las escrituras en hechos y relatos ordinarios y destacados. Para interpretar la Biblia con ciencia, belleza y frescura es necesario conocer cual es el propósito original del Espíritu Santo en cada palabra, el valor de la palabra se halla en el pensamiento que expresa. Los saduceos eran grandes estudiosos pero no la entendían, Jesús les dijo: erráis, ignorando las escrituras y el poder de Dios, (Mt. 22:29). Watman Nee, el sabio maestro chino del siglo XX dice: “Como pueblo de Dios debemos de tener profunda intuición y sensibilidad espiritual para fundir nuestros pensamientos, con los pensamientos  del Espíritu Santo, el inspirador de los profetas y apóstoles escritores. Estudiar la Biblia es estudiar los pensamientos del Espíritu Santo a través de Pablo, Juan, Pedro, Etc. Debemos seguir el pensamiento del Espíritu Santo y no el nuestro”.

 

Hay palabras que son primarias y otras secundarias, troncos y ramas, no hay tronco sin ramas, ni ramas sin tronco. Debemos de seguir de modo objetivo y pleno al Espíritu Santo, identificar el pensamiento básico y los secundarios, las verdades principales y las explicaciones. La explicación es muy importante cuando la gente no entiende. El etíope de Hechos 8 leía en Is. 53, y Felipe les dijo: pero ¿Entiendes lo que lees? El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Felipe subió a su carro y le anunció el evangelio de Jesús. (Hch. 8:26-35). Hay que evitar ser subjetivo y presumido, el corazón sencillo sintoniza mejor con las riquezas del Espíritu Santo en la Palabra. en los evangelios y los Hechos entramos en los relatos del Espíritu Santo, en tanto que en las epístolas, entramos en los pensamientos del Espíritu Santo. De esta manera el espíritu de Dios usa historias, hechos y pensamientos insertados en la Biblia para penetrar a nuestras vidas, y llenar de frutos nuestro ministerio. Creyentes sensibles al Espíritu de Dios tienen mayores impresiones de lo que Dios ha dicho. La mansedumbre nos hace sensibles para captar las profundas y finas verdades de la revelación de la Palabra.

 

Amerita que tengamos sentimientos delicados a fin de tener una penetración enriquecedora en la Palabra. lo fino de la palabra se percibe en el sentimiento delicado y exquisito, el de espíritu noble y avisado discierne las insondables verdades del rey y del reino para provecho de la iglesia.

 

Tocando El Espíritu Tras La Palabra       

la biblia es mas que doctrina y letra inmóvil, es palabra viva, pensamientos, y sentimientos del Espíritu Santo y espíritu tras la palabra. Jesús  dijo: El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. (Jn. 6:63). El espíritu es lo mas intimo y profundo en el ser humano, (1Ts. 5:23). Así el espíritu de la Palabra es lo mas profundo e imperceptible. Del espíritu Tras la palabra, fluye la vida en la Palabra. La Palabra y el espíritu de la Palabra son inseparables, tocar el espíritu tras la Palabra amerita un profundo despertamiento del que la escudriña, obra que solo el Espíritu Santo puede llevar a cabo.

 

Todo el que aspira a ser ministro de la palabra debe poner en libertad su espíritu. A veces la palabra es fuerte y el espíritu del hombre débil. Los auténticos ministros de la Palabra han integrado cada libro de la Biblia a su espíritu por la obra paciente del Espíritu Santo en ellos. El cumplir el ministerio de la palabra requiere poner la palabra delante y el espíritu humano detrás. Se requiere que el ministro de la palabra toque el espíritu tras la palabra que se le ha dado por gracia.

 

Si escudriñamos la palabra en los ámbitos de relatos, doctrinas, pensamientos, sentimientos e impresiones y no llegamos a tocar el espíritu de la Palabra, entonces hay deficiencias, nos falta lo mas excelente, y profundo, ya que la sustancia de la Biblia está en tocar el espíritu tras la Palabra. Las palabras de la Biblia son letras y no sonidos, la preparación y entrenamiento para tocar el espíritu de la palabra reside en el trabajo paciente y continuo del Espíritu Santo en nuestro diario vivir. Es cuando Cristo es verdad y realidad viviente en nosotros. (Jn. 14:6 y Fil. 1:21). Es el Espíritu Santo quien nos lleva a una unidad con el espíritu tras la palabra y nos revela las riquezas del sagrado libro, afinando nuestro espíritu con el espíritu del pasaje.

 

Watman Nee, dice: que “nuestra disciplina reporta sensibilidad rica y delicada, tenemos que haber sido tratados en abundancia por el Espíritu Santo, sin abundante entrenamiento no van a producirse sentimientos ricos, si el sentimiento espiritual no es rico la comprensión de la Biblia no puede ser abundante”. La explicación ha de ser con palabras cargadas de espiritualidad y sentimientos porque cuando tocamos la Biblia en su riqueza, tocamos a Dios, tocamos su reino y el mundo de la sagrada espiritualidad.

 

La iglesia de la República Dominicana ha sido llamada a declarar la palabra con ciencia, belleza y revelación. Ministrando con la espada del espíritu encendida con los filos desnudos para cortar el pecado, la mentira, el engaño y la maldad. Penetrando sabiamente en las riquezas insospechadas del conocimiento de Cristo. Tocando lo mas intimo de la Palabra, el espíritu tras la palabra. Que el Espíritu Santo nos eleve a niveles de altura en la fe del evangelio de Jesucristo. Dios te bendiga.

 

IGLESIA JESUCRISTO FUENTE DE AMOR

Pastor Luis Alberto Reyes

jfacentral@gmail.com

809.620.1360

 

 

Posted on July 1, 2013, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: