ÓPTICA PROFÉTICA DEL MUNDO DE HOY

Dios mira el mundo distinto de cómo lo mira el hombre. El hombre lo ve por raza, cultura, religión, nivel de desarrollo económico, social y sistema político, etc. Dios, en cambio, mira el mundo conforme al interés de su plan profético escatológico, en tres grandes grupos: judíos, gentiles y la iglesia de Dios. Así lo dice el Señor, mediante la pluma maestra de Pablo: “no seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios” (1 Co. 10:32).

 

Los judíos son los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, con quien Dios hizo pacto y lo ratificó a sus generaciones. Judío es el gentilicio de la Tribu de Judá, la Tribu de David y de Cristo, que alude a la expresión mas reciente del Israel histórico de la Biblia. Considerado en los cánones sagrados la nación elegida por Dios en la historia de la salvación (Gn. 12,15, 17, 22; Ex. 19 y 20; Rm. 9-11), la doctrina de la elección convierte a Israel en nación santa (Ex. 19:6 y Lv. 9:2), de quien es la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amen (Rm. 9:4-5).

 

Gentiles son los descendientes de Jafet y Canaán, hijos de Noé. Los gentiles son personas que, por nacimiento, no son parte de la familia escogida de Dios y que, por lo tanto, se pueden considerar “paganos”. Aunque gentiles, naciones, paganos e impíos no son sinónimos en español, constituyen variantes que los traductores escogen para traducir las palabras Goyin del Hebreo clásico y Ethnoi, del griego Koiné. Los términos gentil y nación sugieren raza y territorio, mientras que paganos e impíos indican religión.

 

Cristo vino para ser luz de los gentiles (Mt. 4:16-17 y Lc. 2:32). Aunque el Señor dirigió su obra hacia los judíos (Mt. 15:24), dijo que le quitaría el reino y se lo daría a una nación que diera frutos (Mt. 21:43). Luego de su resurrección, Jesús incluyó a todas las naciones en la gran comisión  (Mt. 28:19-20), y las predicaciones de la iglesia apostólica e histórica cumplió la promesa hecha por Dios a Abraham; “en tu simiente serán benditas todas la naciones de la tierra” (Gn. 12:3, 18:18; y Gal. 3:8), referente a Cristo.

 

La iglesia de Dios es la congregación de los lavados por la sangre de Cristo, nacidos de nuevo, discipulados y bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, después de dar un testimonio de fe en Jesucristo creíble en la comunidad. Conforme al pensamiento del Nuevo Testamento, la iglesia conformada por judíos y gentiles, es la nación santa, el pueblo de Dios (1 P. 2:9; la iglesia  es el cuerpo de Cristo (1 Co. 12). Es un edificio del cual Cristo es piedra angular (Ef. 2:20), es la esposa del Cordero (en Ap. 19:6-10), (proviene mayormente de naciones gentiles) de toda nación, tribu, lengua y pueblo (Ap. 7:9). Es el pueblo que estaba escondido en Cristo, como Eva estaba escondida en Adán. Es el pueblo que con los santos del Antiguo Testamento gozara la eternidad con Dios.

 

ÓPTICA PROFÉTICA DE TRES PUEBLOS

Los judíos

  1. a.     Después de XIX siglos de dispersión en las naciones se constituyó el moderno estado de Israel, el 14 de Mayo de 1948, con grandes tensiones y guerras.
  2. b.     Se cumplió lo que Jesús dijo con relación a Israel (en Mt. 24:32 y Lc. 21:29-33). Connotados escatólogos han dicho que Israel es la señal, aludiendo a cuando los discípulos le preguntaron al Señor ¿qué señal habrá de tu venida? (Mt. 24:3). De la misma manera que la aparición de las hojas de los arboles anuncia la llegada del verano, así las señales son un aviso de su venida. “De la higuera aprended la parábola: cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca” (Mt. 24:32). En Lucas dice: “mirad la higuera y todos los arboles (21:29). La higuera siempre ha sido Israel; y los arboles del campo, las naciones de la tierra, que a pesar de los problemas políticos, sociales, económicos, y religiosos, florecen.
  3. c.     Israel ha florecido después de varias guerras con vecinos árabes, en 1948, 51, 67, 68-69, 73, 82, 2005 y 2008.
  4. d.     Actualmente tiene problemas muy serios con Irán, la situación Palestina latente sin resolver y el conflicto con Siria, sobre las alturas de Golán aún, está pendiente.
  5. e.     Israel es la señal y permanecerá por el pacto que Dios hizo con Abraham (Jer. 31:35-37; Rm. 9-11). Al final de los tiempos se, cumplirá. Rm. 11:26 que dice: “vendrá de Sión el libertador, que apartará de Jacob la impiedad”. Un texto que apunta a Jesús como Mesías libertador de Israel.

 

Los gentiles

Jesús habló de los tiempos de los gentiles: “Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan” (Mt. 21:24).

 

Los tiempos de los gentiles comprende (según Dn. 2:31-45), desde el reino de Nabucodonosor, representado por la cabeza de oro de la imagen del sueño del rey, Nabucodonosor, y que Daniel por revelación de Dios interpretó, hasta el reino de los 10 dedos de la imagen, que comprende a 10 reyes que han de apoyar el reino inicuo y apóstata del Anticristo (Ap. 17:7-13). Significa que los tiempos de los gentiles va desde Nabucodonosor, rey y líder del imperio babilónico, hasta el último reino humano, el imperio efímero del Anticristo. Desde Nabucodonosor, han pasado muchos imperios, tales como: el Medo-Persa, Greco Macedonio, Romano, Bizantino, Imperio de los Califas Árabes, el Carolingio, Germano, Mameluco, Turco, Español, Napoleónico, Portugués, Ingles, Mongol, Chino, Japonés, Zarita, breve Imperio Alemán, Ruso (la ex-Unión Soviética) y el Imperio Norteamericano, en el cual vivimos en el siglo XXI.

 

Todos los sistemas de gobierno de los gentiles han fracasado: sistema esclavista, feudal, monárquico, monárquico parlamentario, socialista, comunista y el sistema capitalista (la llamada democracia representativa). Todo lo del hombre ha fracasado, porque se mantiene de espalda a Dios, y rechaza su amor en Cristo. La injusticia, la falta de oportunidades de las grandes mayorías y la falta de distribución de las riquezas, donde un pequeño grupo se lo lleva todo, y las grandes mayorías siguen mal pasando, lleva a un debacle las naciones gentiles, como el contagio de crisis económicas en el mundo de hoy, que es profético, pero la iglesia está muy pasiva y proclama poco la parusía del Señor. ¿No será que las naciones gentiles están en profunda crisis, para llamar a la bestia que resuelva?

 

Actualmente las naciones gentiles están en una crisis total: económica, social, política, moral y religiosa, la familia en deterioro profundo y las sociedades en descomposición.

Jerusalén sigue ocupada, porque, aunque quedó liberada de gentiles, la vieja ciudad (Jerusalén oriental), en Junio del 1967, aún sigue ocupado por gentiles el lugar del antiguo templo de Salomón, el lugar más sagrado del judaísmo institucional y del mundo. Por lo menos los gentiles viven la llamada plenitud de los gentiles, que tiene que ver con las bendiciones del evangelio, la salvación en Cristo Jesús (Rm. 11:25).

 

 

La Iglesia de Dios

En la iglesia de esta generación, se está palpando la bendición de Dios, de lo que Cristo dijo (en Mt. 24:14), que el evangelio sería predicado en todo el mundo, y entonces vendría el fin. En el planeta hay un poco más de 7 mil millones de personas y el 90% ha escuchado el evangelio de Jesucristo. Significa que, nunca en la historia se había predicado el evangelio, como ahora lo hace la iglesia, usando el trabajo de campo, medios de comunicación y la distribución de biblias y literatura como nunca antes. Actualmente en el mundo se levantan unas 1,300 iglesias todos los días. En América Latina, el territorio del momentun de Dios, se levantan aproximadamente unas 450 iglesias todos los días. Solo en la República Dominicana hay unas 9 mil iglesias entre organizadas y no organizadas. La marcha de la iglesia es indetenible.

 

También, debemos destacar el progreso de los cristianos, que antes eran absolutamente personas marginadas. Ya el evangelio ha llegado a todas las clases sociales, y los cristianos tienen grandes templos en América Latina, buenas casas, buenos vehículos, buenos empleos, familias organizadas y prósperas. La bendición de Dios es evidente, Dios ha cumplido sus promesas. Dios ha sido bueno y fiel.

 

Pero la iglesia de hoy ha descuidado la doctrina, la educación bíblica, la fidelidad al texto bíblico y muchos predicadores han abusado en el uso de las Sagradas Escrituras, distorsionando su significado. Muchos se la pasan haciendo cuentos y no predican a Cristo, ni mencionan su sangre inmaculada y limpiadora del pecado humano. Muchas iglesias se han convertido en negocio con nombres bíblicos, ligando la espiritualidad verdadera, con la mercadería barata y aberrante; eso es apostasía (1 Tim. 4:1). Lideres que tienen las congregaciones como si fuera una herencia familiar, y no le dan cuenta a nadie de lo que hacen con el dinero de la obra de Dios.

 

El doctor Geraldo de Ávila, en su paso por la Rep. Dominicana, dijo: “Están los que creen haber recibido una revelación mejorada del evangelio y se consideran superiores a los demás. Pastores que implementan métodos para traer más gente a la congregación, aunque tales métodos no sean bíblicos. La Iglesia vive una  época donde muchos cristianos no quieren compromisos ni responsabilidades, viven su evangelio y no el de la Biblia, y no oyen a nadie. Pero háblele que se van hacer millonarios sin dar un golpe, háblele que nunca se van a enfermar, dígale que van a tener uno de los ministerios mas bendecido, sin prepararse, sin orar, sin congregarse sin sacrificar nada, eso es lo que la gente quiere oír”; y las culebras que se han metido a la obra de Dios saben que muchos persiguen palabras fantasiosas y fábulas estrafalarias.  ¿Diga usted si estamos en los últimos días o no, con lo que estamos viviendo en la Iglesia? (2 Ti. 3:1-5).

 

También, están los que quieren correr antes de gatear, y no quieren esperar que concluya el tiempo de su preparación espiritual. Los que hacen las cosas para ser vistos de los hombres, y los que quieren megas iglesias con miembros de otras iglesias. ¡Gran injusticia! Es tiempo apocalíptico, donde muchos usan atajos para el ejercicio del trabajo cristiano, y así evadir el camino de la cruz.

 

REFLEXIÓN PASTORAL

Dios mira la humanidad, en una óptica profética y escatológica de tres vertientes: judíos, gentiles y la iglesia de Dios. En cada uno de estos pueblos, se aprecia claramente el cumplimiento profético de los últimos acontecimientos que deben producirse antes del arrebatamiento de la iglesia ( de 1 Ts. 4:16-17),  y de la 2da. venida de Cristo (Ap. 1:7 y 19:11-21). Resta que, los que no tienen pacto de fe con Jesucristo, unan el corazón con la boca, creyendo en su resurrección y confesando su señorío, a fin de recibir el inigualable don de la vida eterna. A los cristianos el Señor nos aconseja: “velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán y de estar de pie delante del Hijo del hombre” (Lc. 21:36). Dios te bendiga.

Posted on May 19, 2013, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: