NACIONES MUSULMANAS EN CONVULSIÓN

ORIGEN DE LOS PUEBLOS ARABES

El ángel del Señor le dijo a la egipcia Agar, has concebido y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Ismael porque Jehová ha oído tu aflicción. Será un hombre fiero, su mano se levantará contra todos y la mano de todos contra él; y habitará delante de todos sus hermanos. (Gen. 16:11-12). Una vez nacido Ismael el hijo de Abraham y Agar, ya joven vivió en el desierto de Parán, y su madre tomó para él mujer de la tierra de Egipto. (Gen. 21:21). Abraham sintió una profunda inquietud por el futuro de Ismael, y rogó a Dios: “ojala viva Ismael delante de ti” y Dios le dijo: “en cuanto a Ismael también te he oído. Lo bendeciré, lo haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera, engendrará doce príncipes y haré de él una gran nación”. (Gen. 17:18-20). Por orden de nacimiento los hijos de Ismael fueron: Nebaiot, Cedar, Adbeel, Mibisam, Misma, Duma, Massa, Hadar, Tema, Jetur, Nafis, y Cedema, por sus villas y por sus campamentos; doce jefes por sus familias. (Gen. 25:12-16).

 

Connotados estudiosos de las escrituras y de la historia secular dan por hecho que Abraham es padre de los pueblos árabes a través de Ismael y del pueblo hebreo a través de Isaac. (Gen. 16:15 y 21:1-7). Los descendientes de Ismael se dispersaron en el Medio Oriente y en los países del norte de África, constituyéndose en los pueblos que dieron origen a las naciones árabes de hoy.

 

BREVE HISTORIA DE LOS PUEBLOS ARABES

En los días de los grandes imperios antiguos tales como: Egipcio, Asirio, Babilónico, Medo Persa, Greco Macedonio, Romano y Bizantino, los pueblos árabes vivían en comunidades que se desarrollaron en el comercio, en la fabricación de telas y alfombras, artesanía, agricultura, en las artes, letras y la matemática; otros se dedicaron a la ganadería como fue el caso de los beduinos, que aún se mantienen en países tales como Arabia Saudita, Jordania e Israel, etc.

 

Los pueblos árabes eran muy desunidos hasta que en el siglo VII se levantó Mahoma de la tribu Koreich, en Arabia, con un mensaje de unidad espiritual:  Alá es Dios y Mahoma su profeta. Fue rechazado en principio en la Meca y huyó a Medina en el 622 y, luego de conquistarla, se dirigió a la Meca con rotundo éxito. Fundó el Islam, que significa sumisión, y después de conquistar pueblos de diversas culturas murió en el 632. Luego el imperio islámico de los Califas le da continuidad al Islam en conquista por Medio Oriente, Asia, Norte de África y Europa. Las dinastías Omeyades, Abasidas y Fatimitas conquistaron vastos territorios desde el siglo VII al XIII.  Inspiraron la dinastía de los Mamelucos en Egipto y el poderoso imperio Otomano de fe islámica (imperio turco), el cual gobernó extensos territorios desde el siglo XV hasta principios del siglo XX.

 

Los imperios europeos de los siglos XVIII al XX, tales como España, Portugal, Francia, Inglaterra, Italia y Holanda colonizaron en su momento muchos grupos étnicos de diversos territorios del mundo de entonces. Las naciones árabes de hoy eran colonias de estos imperios;  por ejemplo: casi la generalidad de países árabes del Medio Oriente obtuvieron su independencia de Inglaterra antes y después de la segunda guerra mundial de 1939 al 1945. Los países musulmanes del norte de África fueron colonizados por Francia, Inglaterra, Italia, y España como es el caso de Túnez, Egipto, Libia, y Marruecos.

 

SITUACION ACTUAL DE LOS PAISES ARABES

Los países musulmanes son 39, de los cuales 22 pertenecen a la liga árabe, en los que priman monarquías y férreas dictaduras militares. Las monarquías y los gobiernos dictatoriales llevaron a estos pueblos a grandes brechas entre ricos y pobres, pequeños grupos que lo tienen todo y los pueblos que sufren carencias insospechadas en naciones productoras de petróleo.

 

El abandono, la marginación, el hambre, la falta de oportunidades, la negación de libertad de expresión y de transito, la desesperanza, la corrupción administrativa, y el terror emanado de la policía y los servicios de inteligencia han convertido estas naciones en un barril de pólvora, cuya juventud quiere no solo pan, progreso, oportunidades y libertad, sino también, un profundo cambio socio-político que oferte un horizonte esperanzador para toda la familia árabe; por eso claman por democracia.

 

Estos pueblos están cansados de maltratos, vejámenes y humillaciones,  y han salido a las calles a decir, basta ya!,! se acabo! No son protestas organizadas por partidos políticos, solo responden a la espontaneidad de los pueblos y especialmente de los jóvenes. Es el caso de Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Siria y Bahrain. Hasta ahora la dictadura de Ben Ali en Túnez de 23 años de duración, fue barrida por las protestas populares. Así como también el régimen de Hosni Mubarak en Egipto, quien gobernó 30 años. Con el levantamiento de grupos populares armados y los bombardeos de la ONU en Libia, se tambalea la dictadura de Muammar Gadafi, quien gobierna el país por 42 años. Y en cuanto a Siria pasa por un momento de gran convulsión porque el pueblo quiere libertad. Las protestas en algunas monarquías tales como Bahrain, Jordania y Oman, demandan que estas naciones se constituyan en monarquías parlamentarias, que es el sistema usado en las monarquías europeas, como es el caso de Inglaterra y España.

 

Los pueblos árabes quieren profundo cambio y que el poder soberano sea del pueblo y no de los reyes y dictadores !quieren democracia, quieren progreso, libertad y justicia. Quieren que los jugosos beneficios que proceden de la explotación del petróleo sea del pueblo y no de unos cuantos!.

 

INTERESES FORANEOS EN PELIGRO

Dios cumplió su palabra profética a Abraham en lo que respecta a los descendientes de Ismael, por cuanto a la mayoría de ellos los estableció en territorios riquísimos en petróleo, recurso natural no renovable que mueve la economía del mundo, ya que las fuentes de energías alternas están en pañales. De esto se desprende el interés de naciones del 1er. Mundo en el flujo libre de petróleo que procede del Oriente Medio, donde se concentra el 66% de la energía petrolífera del planeta. Por tal razón, las convulsiones políticas y sociales de naciones árabes productoras de petróleo preocupa profundamente a occidente, porque cualquier ocurrencia dispara los precios internacionales del petróleo.

 

En el ámbito político, el equilibrio de fuerzas entre Israel y países árabes del Medio Oriente es vital. Por eso occidente influye sutilmente para que en Túnez, Egipto y Yemen, surjan gobiernos democráticos. A pesar de que por décadas apoyó a los dictadores de naciones musulmanas del Medio Oriente y África del Norte, tales como: Ben Ali, en Túnez; Hosni Mubarak, en Egipto; Ali Abdullah Saleh, en Yemen; y a las monarquías del golfo. Lo que no quiere occidente es el surgimiento de gobiernos islámicos fundamentalistas al estilo de Irán, a fin de que sus intereses sean preservados. Por lo cual, aspira a la estabilidad política, económica, social y religiosa de estas naciones en convulsión.

 

REFLEXIÓN BIBLICA

Lo sucedido en países musulmanes evidencia que el mundo está cambiando de forma significativa y sorprendente. El ejemplo de Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Siria y Bahrain nos recuerda que el hombre puede ser obligado a distanciarse injustamente de la condición con que fue creado por Dios en el Huerto del Edén, con libre albedrio, con derecho a comer, vestir, a tener un hábitat, respeto a su dignidad humana, libertad de expresión y de transito, los cuales fueron consignados por Dios en su sagrada palabra.

 

Algunos analistas de política internacional han dicho que lo que sucede en países musulmanes es el resultado de la influencia democrática de occidente. Yo voy mas allá. Según Génesis, el hombre fue creado por Dios con una condición inalienable de libertad que es innegociable y puede ser sometido por un tiempo a vivir sin ese derecho, pero no todo el tiempo. Los pueblos se cansan del hambre, las injusticias, las humillaciones, los vejámenes, la opresión, los maltratos, el robo, y el cercenamiento de sus libertades y derechos. Su reacción produce grandes explosiones sociales cuyo resultado deja una secuela de muerte, luto, desolación y destrucción de bienes materiales.

 

No importa cuál sea la cultura, la religión, los usos y costumbres, idioma, color de la piel y posición geográfica donde viva, el ser humano reacciona igual ante los abusos en cualquier ámbito, porque como dijo Pablo en el areópago ateniense: de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, porque linaje suyo somos. (Hechos 17:26 y 28).

 

El hombre en su necesidad busca pan y libertad, aun cuando el otro hombre se lo niega. Dios se lo ha concedido como primer derecho. (Gen. 1:28-29). Jesús dijo: “no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. (Mat. 4:4). ‘El pan que a vida eterna permanece alimenta nuestras conciencias. Si el Hijo os libertare seréis verdaderamente libres”. (Juan 8:36). La verdad es la única que nos hace libres para vivir de manera digna y ver a Jesús como Salvador y Señor. Acéptalo como tu salvador personal, cambiará tu vida y te dará esperanza. Las convulsiones de países árabes también obedece a lo que dijo Jesús en el pequeño Apocalipsis; que antes de su regreso habrá alborotos en la naciones. (Marcos 13:8). Vivimos días proféticos, días apocalípticos, busquemos una relación con Dios a través de Jesucristo porque su venida se acerca. ¿Está usted preparado?!

 

Pastor Luis Alberto Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor, Inc.

 

Posted on May 19, 2013, in Artículos and tagged , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: