LAS SIETE MARAVILLAS DEL HOMBRE Y LA ETERNA MARAVILLA DE DIOS.

 

Las siete maravillas del mundo antiguo fueron creaciones de la inteligencia del hombre que, por un lado, aluden a la imagen de Dios en el ser humano, con capacidad insospechada de arte, creatividad, sabiduría, habilidades y conocimiento. El hombre mostró lo que es: la corona de creación, la más importante criatura de Dios. Por otro lado, estas construcciones deslumbrantes manifiestan el orgullo, la soberbia y la vanidad humana. El hombre sabe que es limitado, temporal e imperfecto pero su condición pecaminosa lo ciega y no le deja ver que la gloria es de Dios y que las construcciones de los hombres se deterioran y se destruyen con el paso del tiempo y por los efectos de fenómenos naturales.

 

BREVE RESEÑA DE LAS SIETE MARAVILLAS DEL HOMBRE.

 

Las Pirámides de Egipto: Monumentos funerarios, utilizados como sepultura de los faraones del imperio antiguo de Egipto. Las pirámides simbolizan los más portentosos y emblemáticos monumentos de esta civilización. De las pirámides clásicas de la IV dinastía, las mas célebres son las de Kéops, Kefrén y Mikerino, ubicadas en la meseta de Giseh cerca del Cairo, Egipto. Las mismas fueron levantadas por tres dinastías de faraones. Se cree que la pirámide de Keops fue construida por el faraón Kufi, en el siglo XXVI a.C., que es la mayor y la más antigua. Las pirámides de Egipto es la única maravilla del mundo antiguo que permanece hasta hoy.

 

Los Jardines Colgantes de Babilonia: La dinastía caldea le devolvió el esplendor a Babilonia entre 626 y 539 a.C., preponderancia que alcanzó en el reino de Haururabi 1793-50 A.C. Fueron construidos en el siglo VI A.C. durante el reinado de Nabucodonosor II, rey de los caldeos, lo construyó cerca del rio Éufrates en la antigua Babel. Quiso hacerlo para complacer a su esposa la reina Amytis, hija del rey de los medos, un regalo que demostró su amor por ella, y le recordara las hermosas montañas de su florida tierra, tan diferente de las grandes llanuras de Babilonia.

 

Estos tenían terrazas abovedadas alzadas unas sobre otras, que descansaban sobre pilares cúbicos. Éstas eran ahuecadas y rellenas con tierra para permitir la plantación de árboles de gran tamaño. Los pilares, las bóvedas y las terrazas fueron construidos con ladrillo cocido y asfalto

 

La Escultura de Zeus Olimpo: Fue una escultura crisoelefantina elaborada por el famoso escultor clásico Fidias en el 432 a. C., en lo que actualmente se conoce como Olimpia, Grecia, y forma parte de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.  La estatua ocupaba la totalidad del ancho del pasillo del templo construido para albergarla. De acuerdo con una fuente contemporánea medía aproximadamente doce metros de alto. Zeus fue esculpido en marfil.

 

En la mitología griega, era la divinidad suprema, dios de la luz, de la naturaleza en todas sus manifestaciones de poder y del cielo. Su función mitológica era garantizar el orden del cosmos y proteger el resto de los dioses. Fidias fue el más importante de los escultores griegos del periodo helenista, siglo VI-III a.C..

 

El Mausoleo de Halicarnaso: Era una tumba monumental de mármol blanco. Fue construida en honor a Mausolo, rey de Caria. Según los historiadores, la vida de Mausolo no tiene nada destacable exceptuando la construcción de su tumba. El proyecto fue concebido por Artemisa II de Caria, su esposa y hermana. La construcción fue comenzada durante el reinado de Mausolo y fue terminada alrededor del 350 A.C., tres años después de la muerte de Mausolo y un año después del fallecimiento de Artemisa II.

 

El Faro de Alejandría: El faro de Alejandría fue una torre construida en el siglo III A.C. (entre los años 285 y 247 A.C.) en la isla de Faro en Alejandría, Egipto, para servir como punto de referencia del puerto y como faro. Con una altura estimada entre 115 y 150 metros (383 – 450 pies) fue una de las estructuras hechas por el hombre más altas por muchos siglos, y fue identificada como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo por Antípatro de Sidón.

 

Fue construido por el arquitecto Alva-eratus por orden de Ptolomeo II en la isla de Faro (Pharos), frente a Alejandría. Consistía en una gigantesca torre sobre la que una hoguera nocturna marcaba la posición de la ciudad a los navegantes, dado que la costa en la zona del delta del Nilo es muy llana y carecía de cualquier referencia para la navegación marítima.

 

En su construcción se utilizaron grandes bloques de vidrio que fueron situados en los cimientos para evitar la erosión y aumentar la resistencia contra la fuerza del mar. El edificio, erigido sobre una plataforma de base cuadrada, era de forma octogonal y estaba construido con bloques de mármol ensamblados con plomo fundido. En la parte más alta un gran espejo metálico reflejaba la luz del sol durante el día, y por la noche proyectaba la luminosidad de una gran hoguera a una distancia de hasta cincuenta kilómetros.

 

El Templo de Artemisa: La Artemisa griega es la misma Diana Romana de (Hechos 19:23-41). En la mitología griega era hija de Zeus y Jeto, hermana gemela de Apolo. En honor a esta diosa mitológica los griegos construyeron el famoso templo de la ciudad de Éfeso, el cual fue construido de mármol escogido entre el 352-250 A.C.. Se decía que una imagen de ella había caído del cielo, otros decían que había sido labrada en ébano que había caído de las nubes. Era adorada en el Asia menor que en el presente es territorio de Turquía, y por su belleza se constituyó en una de las siete maravillas del mundo antiguo.

 

Plinio describe el templo como de 377 pies de largo (115 m) por 180 pies de ancho (55 m), realizado principalmente en mármol, era el más grande de todo el mundo griego. Constaba de 127 columnas, cada una de 60 pies de alto (18 m), igual a 12 veces el diámetro de la base. Tenía tres filas de columnas en la fachada occidental (con un total de 36), divididas en tres hileras de ocho columnas, dos columnas a los lados de las antas y una doble fila que dividía el gran pronaos en tres naves.

 

El Coloso de Rodas: Rodas era una isla de Grecia en el mar Egeo, la más importante isla junto a la costa suroeste de Turquía. La isla fue uno de los principales focos de expansión del arte helenista o griego entre los siglos VI y III A.C. Al final del siglo IV y principios del siglo III (305-295 A.C.), se construyó el famoso coloso de Rodas, gigantesca estatua de Apolo quien era el dios griego del día, de la poesía, de la música, y de las artes. En la mitología griega era hijo de Zeus y Leto, y hermano gemelo de Artemisa. Dicha estatua fue levantada para celebrar la victoria de los Rodios sobre el ejército del imperio Tolomeo de  egipcio.

 

LA ETERNA MARAVILLA DE DIOS

El Señor Jesucristo es la eterna maravilla de Dios, en lenguaje poético, el salmista dice: “eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derramó en tus labios. Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre. Ciñe tu espada sobre el muslo, oh valiente, con tu gloria y con tu majestad. En tu gloria sé prosperado; cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, y tu diestra te enseñará cosas temibles”. (Sal. 45:2-4).

 

En tanto que la amada de cantares lo describe: “mi amado es blanco y rubio, señalado entre diez mil. Su cabeza como oro finísimo; sus cabellos crespos, negros como el cuervo. Sus ojos, como palomas junto a arroyos de las aguas, que se lavan con leche, y a la perfección colocada. Sus mejillas, como una era de especias aromáticas, como fragantes flores; sus labios, como lirios que destilan mirra fragante. Sus manos como anillos de oro engastados de Jacinto; su cuerpo, como claro marfil cubierto de zafiros. Sus piernas, como columnas de mármol fundadas sobre brasas de oro fino; su aspecto como el Líbano, escogido como los cedros. Su paladar, dulcísimo, y todo él codiciable. Tal es mi amado, tal es mi amigo, oh doncellas de Jerusalén. (Cant. 5:10-16).

 

El profeta evangélico dice: “he aquí que para justicia reinará un rey; y príncipes presidirán en juicio y será aquel varón como escondedero contra viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa”. (Is. 32:1-2). “Yo te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos y de casas de prisión a los que moran en tinieblas”. (Is. 42:6-7). “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él, el pecado de todos nosotros”. (Is. 53:4-5).

 

Jesús es la eterna maravilla de Dios en su nacimiento en Belén (Lc. 2:1-38); en su bautismo (Lc. 3:21-22); su ministerio público (Lc. 4:14-30); transfiguración (Mt. 17:1-5); crucifixión (Mt. 27:32-55); en la hermosura de la resurrección (Mt. 28:1-10); la ascensión (Mrcs. 16:19-20); el sentarse a la diestra del padre (Heb. 1:1-3); en la belleza de su regreso prometido. (Apoc. 1:7); en el ejercicio de su Señorío en las tres esferas del cosmos: cielo, tierra e inframundo (Fil. 2:8-11); en la hermosura de su reino milenial y eterno (Apoc. 20:4 y 22:4-5). Jesús es la eterna maravilla de Dios en los estados de humillación y exaltación.

 

El Señor es de mayor hermosura que los astros celestes, que los mares y la foresta, de más belleza que los amaneceres y atardeceres, que flores de primavera. Él es camino, verdad y vida, testigo fiel, primero y último, el verdadero, el hombre Reino de Dios y Señor vida eterna.

 

El pecado es mancha y horror, pero Jesús es la eterna maravilla de Dios para tu vida solitaria y vacía. Su sangre purísima limpia tu conciencia manchada, recíbele hoy como suficiente salvador personal y acepta su Señorío en tu vida. Dios te Bendiga.

 

 

Posted on May 19, 2013, in Artículos and tagged , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: