EL CAMBIO CLIMÁTICO Y SUS EFECTOS A LA LUZ DE LA BIBLIA

¿Qué es el cambio climático?

Es una transformación atribuida directa o indirectamente a las actividades humanas que altera la composición global atmosférica, agregada a la variabilidad climática natural observada en periodos comparables de tiempo.

 

Efecto Invernadero

Se denomina así a la absorción en la atmósfera terrestre de las radiaciones infrarrojas emitidas por la superficie, impidiendo que escapen al espacio exterior y aumentando, por tanto, la temperatura media del planeta.

 

Este fenómeno evita que el calor del sol recibido por la tierra deje la atmósfera y vuelva al espacio, produciendo a escala planetaria un efecto similar al observado en un invernadero.

 

El cambio climático y sus efectos a la luz de la Biblia

 

Las calamidades naturales son una amenaza latente para la humanidad. El desequilibrio de los ecosistemas del planeta ha provocado catástrofes cada vez mas difíciles de predecir y controlar.

 

Los desastres naturales de los últimos años han sido muy violentos y han dejado graves consecuencias para el hombre, no hay duda alguna, algo inusitado esta ocurriendo con el clima que afecta el planeta.

 

Huracanes, olas de calor o frío, terremotos, tsunamis, sequías, inundaciones, lluvias, tornados, tormentas eléctricas, incendios forestales, etc., se producen y amenazan las regiones del mundo. El vinculo entre estos desastres naturales y el cambio climático es nuevo a los ojos del mundo.

 

La alteración del clima no es un problema ambiental sino de desarrollo, el cambio climático se debe en gran parte al efecto invernadero provocado por la sobre-industrialización. Los modelos de desarrollo han producido cambios climáticos superiores a los que se habían producido en el  pasado de manera natural.

 

El principal cambio climático se ha producido en la atmósfera, donde se ha modificado el balance de gases que la forman. Esta afectación se produce por medio de la quema  de carbón, petróleo y gas natural, los cuales liberan grandes cantidades de CO2  a la atmósfera.

 

Cuando talamos bosque y queremos madera reducimos la absorción de CO2  realizado por los árboles, y conjuntamente liberamos el dióxido de carbono contenido en la madera.

 

Si el crecimiento de la emisión de gases invernadero se mantiene en el ritmo actual, los niveles en la atmósfera llegaran a duplicarse. Si no se toman medidas es posible que la cantidad se triplique antes del año 2100.

 

En la temperatura global se ha producido un incremento de 0.5 grados que afecta la atmósfera, después la revolución industrial hasta la fecha, el consenso científico es que seguirá aumentando entre 1.5 y 4.5 grados en los próximos 100 años.

 

En los últimos 10 años se estima que poco mas de 2,710 millones de personas resultaron dañadas por desastres naturales, lo que equivale a 211 millones de personas por año.

 

Según la organización mundial de la salud (OMS), un pequeño aumento de temperatura puede causar un incremento dramático de muertes, tales como la propagación de enfermedades como malaria, dengue, cólera, paludismo, enfermedades infecciosas, epidemias, etc.

 

En décadas pasadas algunos ateos y libre pensadores sentaron a Dios en el banquillo de los acusados por las predicciones de juicio proclamada en el  libro de Apocalipsis, argumentando que ¿Cómo era posible que un desenlace tan fatídico para la humanidad viniera de un Dios de amor?

 

El asunto es que ha sido el hombre que vive de espalda a Dios, el que esta provocando sobre el planeta y los que lo habitan su propio Apocalipsis. El pecado a llevado al ser humano a posiciones extremas de consecuencias incalculables (Rom. 1:18-32). Jesús dijo: el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. (Juan 10:10).

 

Como el árbol se conoce por sus frutos, el hombre se parece mas a Satanás que a Dios en su afán de destruir el ecosistema y al ser humano. Inventa muchos equipos sofisticados pero no puede controlarse a si mismo. Es muy inteligente para la ciencia y la técnica, pero sigue siendo el miserable pecador de siempre, lleno de avaricia, de egoísmo, de orgullo y de soberbia, solo la sangre de Cristo le puede limpiar del pecado y librarlo de las prisiones de satanás en que esta cautivo y cambiar de mal para bien, para que se salve él y el planeta. Solo Jesús salva nuestro mundo.

Pastor Luís A. Reyes

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor

Posted on May 19, 2013, in Artículos and tagged . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: