Cristo la esperanza de Haití

 

Breve Reseña Histórica

El origen de Haití se remonta a la época del colonialismo, cuando 300,000 esclavos de diversas zonas de África, de lo que hoy es el territorio de Nigeria, Zaire, Senegal y otros. Fueron llevados por Francia al Oeste de la isla La Hispaniola, dichos esclavos eran de las etnias Fon, Yoruba y Kongo principalmente. Por lo cual hablaban diferentes dialectos y tenían distintas culturas, de manera que como grupo social no se entendían, estrategia llevada a cabo por Francia para que los afro-caribeños no se organizaran contra sus abusos e injusticias, “división que se ha mantenido  a través de la historia.”

En el periodo de la colonia los esclavos fueron sometidos a trabajos forzados en los campos de siembra y corte de la caña de azúcar, trabajando de 14 a 17 horas diarias. De tal manera, que la esperanza de vida era de 24 a 27 años. Muchos morían muy jóvenes bajo el rigor del látigo de sus verdugos. Mientras los franceses luchaban por el territorio que hoy es Haití, y a su vez quitarle a España la parte oriental de la isla, los esclavos trabajaban por su libertad e independencia. Liderados por Toussaint Louverture, uno de los pocos esclavos que sabía leer y escribir. Entre 1781-1802 se produjo la rebelión encabezada por Toussaint Louverture, quien combatió a los franceses, ingleses y españoles.

Esta horda de esclavos enardecidos se levantaron y vencieron al ejercito Napoleónico. En 1804 Haití declaró su independencia y la abolición de la esclavitud al mismo tiempo, la primera rebelión de esclavos en triunfar en el mundo.

No obstante, Francia impuso una indemnización por su derrota de 150 mil millones de Francos a estos pobres esclavos por su independencia, mas de 23 mil millones de dólares que “Haití terminó de pagar el otro día”, la independencia mas costosa de la historia. Según algunos historiadores haitianos de la época, Toussaint Louverture padre de la patria haitiana, fue apresado y desterrado a Francia,  por la traición de Desalinees, y terminó muriendo en una cárcel francesa.

En espera de un cambio que nunca llegó del sistema azucarero  implementado por Francia, el pueblo haitiano escapo a las montañas a realizar trabajos agrícolas en beneficio de sus familias, y dejaron a sus lideres con el viejo sistema Frances de trabajos forzados. Desde entonces sus lideres y el pueblo haitiano han transitado senderos irreconciliables.

Aspectos Político y Social

Desde los días de Desalinees hasta Jeanclaude Duvalier, las dictaduras férreas han estado presentes en la historia de Haití. También los golpes de estado a presidentes elegidos por el pueblo, tales como Manigat y Aristy. Recordamos las invasiones norteamericana de 1888 y 1915-1934. Los dictadores de Haití, se lo llevaron todo, dejando a ese pueblo en la mas profunda miseria, marginación y carencias. Estos lideres traicionaron a su pueblo implementando el desorden, la injusticia, el crimen, el robo, la violencia, la división, el miedo, el terror, la mentira, el engaño, el fraude, el derramamiento de sangre, la insidia, y la manipulación.

A esto se añade el azote del monstruo del siglo XX en la población; la propagación acelerada del (VIH) sida en la década de los 80 y 90, y agravamiento del narcotráfico y el contrabando. Sumando mas dolor y desesperanza a ese pueblo que ha sufrido tanto y que ha esperado justicia por mas de 200 años de independencia.

Cuando ocurrió el terremoto del 3 de Junio de 1770, Haití se encontraba bajo el dominio de Francia, nación que mantenía una lucha sin cuartel por retener los dominios que, a sangre y fuego, había conquistado en El Caribe y otras regiones de América. Aquel movimiento telúrico, con una magnitud de 7,5 en la escala de MSK también devastó la ciudad de Puerto Príncipe. Cuando se produjo el terremoto de 7.0 en la escala de Ristcher del 12 de enero con epicentro en Carrefour, Haití estaba bajo la condición de fideicomiso de la ONU. El movimiento telúrico ocasionó 200 mil muertos aproximadamente, miles de desaparecidos, 200 mil heridos y 3 millones de damnificados. Amén de que Haití es la nación mas pobre de las Américas, y la número 10 en el mundo. Cuyo ciudadano promedio vive con un dólar al día.

La actual situación de Haití ha sumado mucho dolor, pobreza, desesperación y marginación. Un pueblo al que se le ha robado a través de la historia la dignidad que merece todo ser humano creado a la imagen de Dios. Un pueblo que ha sido blanco de la peor ignominia por sus propios lideres.

Dios ha levantado la República Dominicana y a la comunidad internacional para ir en auxilio de Haití, a fin de consolarle con la solidaridad y el apoyo que enseñó y vivió el Señor Jesucristo, el hijo de Dios.

Aspecto Religioso

La religión practicada por los Afro-Antillanos de Haití es el vudú que proviene de la palabra FON, que alude a (vudun), el influjo de las religiones de varias zonas de África. Tales como los actuales territorios de Nigeria, Zaire y Senegal, converge en los ritos y la cosmogonía de sus habitantes, los cuales dan un rostro católico al culto.

Sin embargo, es fácil ver que su concepto de dios es mucho mas africano que cristiano: una divinidad que ésta por encima de todo a la cual no hay que molestar con problemas humanos salvo casos particulares. Lo cotidiano se confía a dioses menores (típico de las religiones del África Negra) y a espíritus que se comunican con sus fieles y en ocasiones poseen a los que participan en determinados ritos.

Estas celebraciones se acompañan de velas encendidas, sacrificio de animales domésticos y danzas al frenético ritmo de los instrumentos de percusión, conocidos como Gaga y Atabales. Su origen se remonta a la dominación francesa que aportó los elementos católicos.

En tanto, que la creencias principales, y detalles mágicos fueron aportados por la población negra que fue llevada al oeste de la isla La Hispaniola, procedentes de las etnias Fon, Yoruba y Kongo principalmente. En su liturgia hay mucha similitud con la santería, en estas se ofrecen celebraciones en pequeños templos dirigidos por el HOUNGAN (sacerdote) o la MAMBO (sacerdotisa), los cuales dirigen las plegarias, piden ayuda, practican supuestas curaciones (usando medicina tradicional), y de forma irónica dan protección contra la brujería. Según el vudú existen LOA buenos y malos, los malos poseen a sus adoradores y le hacen creer que traerán soluciones a problemas personales, familiares y económicos.

En cuanto a los zombis, han sido popularizados por la literatura cinematográfica de Hollywood. Una versión racionalista sostiene que se trata de personas vivas a la que el sacerdote pone una sustancia venenosa sobre su piel. Este veneno los paraliza y les da aspecto de zombis, los cuales son utilizados como autómatas sin voluntad, en labores agrícolas y domesticas.

Pese a las prohibiciones de la iglesia católica durante siglos, el vudú ha persistido y el 80% cree en estas practicas ajenas a las verdades Bíblicas. Ante el espejo de la palabra de Dios, el vudú es una desorientación religiosa de carácter sincretista que aún se enseña en las escuelas de Haití. (es su religión folklórica).

En carta escrita por Toussaint Louverture, éste expresa que Dios le dijo que libertaría a los esclavos subyugados por Francia, y advirtió al pueblo haitiano que se apartara del vudú, porque con esa religión el pueblo no progresaría, ni tendría desarrollo como nación. Haití ha practicado el vudú, durante su historia colonial y republicana, lo que motivó que fuera declarado por el congreso su religión oficial a principios de esta década.

La Esperanza de Haití es Cristo

Jesús es la máxima expresión del amor de Dios para Haití y el mundo (Juan 3:16), ese amor fue expresado por el padre impregnando en el corazón humano la esperanza, que es la expectativa que tenemos en el presente de que el futuro va a ser prodigo y gratificante.

En medio de tantos sufrimientos y dolor infinito a través de su historia, Jesús es su gran esperanza, porque los grandes cambios en las naciones, de mal para bien fluyen de la espiritualidad que procede del Señorío de Jesucristo y de los sabios consejos de la Biblia, la palabra de Dios.

Jesús es la esperanza de Haití: el dijo no se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mi (Juan 14:1), y reitera: la paz os dejo, mi paz os doy: yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. (Juan 14:27).

En tanto, que el salmista dice: y ahora, Señor ¿Qué esperaré?, mi esperanza esta en ti. Haitianos y dominicanos, tenemos que volver a Jesús, acudir a su llamado de salvación y de paz, refugiarnos en el manto esperanzador de su amor.

Jesús te dice: el que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi padre, y delante de sus ángeles. (Apoc. 3:5).

El Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. (Apoc. 22:17).

Dios te Bendiga.

Pastor Luis Alberto Reyes.

Iglesia Jesucristo Fuente de Amor, Inc.

jfacentral@gmail.com

Posted on May 19, 2013, in Artículos and tagged , , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: